16 de diciembre de 2019
16.12.2019
Novedad

Mini John Cooper Works GP, el Mini más bestia

Con sus 306 cv de potencia y en configuración biplaza, se fabricarán tan solo 3.000 unidades. La marca ya ha habilitado un portal para efectuar la reserva

16.12.2019 | 23:27

Exclusividad y deportividad, a partes iguales

  • No es que el exterior haga alarde de esas prestaciones deportivas, es que las exigencias en cuanto a refrigeración y aerodinámica moldean el diseño del John Cooper Works GP. Así, el faldón delantero –'blackband' lo llama la marca–, el spoiler frontal y el alerón trasero con contornos de doble ala tienen como misión reducir los índices de fuerza ascensional. También cumple un papel aerodinámico las molduras de los pasos de rueda hechas en material termoplástico reforzado con carbono. Estos paneles en terminación mate expuesta incluyen la numeración de cada unidad de la serie limitada. También son característicos de este modelo la pintura Racing Grey del exterior contrastado en techo y carcasas de los retrovisores mediante un acabado metalizado y en algunas inserciones decorativas en un rojo de brillo intenso. En el interior priman los asientos deportivos, el volante de cuero específico, la moldura del lado del copiloto con la numeración de serie y los detalles en ese mismo 'Chili Red' que da pinceladas de color rojo al exterior.

MINI es una cantera inagotable de versiones especiales de su gama de modelos. Pero las que de verdad van directas al corazón de sus entusiastas más acérrimos son las que presumen de potencia, nervio y un carácter rebelde. El nuevo John Cooper Works GP cumple todos estos requerimientos y suma el de la exclusividad, ya que apenas se van a fabricar 3.000 unidades. Sus orgullosos propietarios empezarán a recibirlos en marzo del próximo año.

El apellido GP no es un adorno. Y no tanto por su motor tetracilíndrico de dos litros con turbocompresor que gracias a sus 306 CV (75 más que un JCW convencional) y 450 Nm le proporciona un poder de aceleración notable (de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos), sino por un bastidor hecho para multiplicar la característica sensación de conducir un MINI.

El apellido GP tampoco es nuevo. En 2006 dio nombre Cooper S John Cooper Works GP Kit y siete años más tarde repitió con una serie limitada de dos mil unidades y una potencia casi 90 CV inferior a la del modelo actual. ¿La razón? Un motor con cigüeñal reforzado, pistones específicos, bielas sin casquillo, un sistema de refrigeración e inyección optimizados y un turbocompresor de nuevo desarrollo, entre otras muchas evoluciones. El cambio Steptronic de ocho velocidades es específico y cuenta con bloque de diferencial integrado.

Este motor brinda a la versión más prestacional de MINI una respuesta del acelerador más espontánea, elástica y rotunda. También al oído, ya que la acústica de la línea de escape se ha diseñado para que ponga los pelos de punta en cualquier rango del cuentarrevoluciones. A bajo régimen, con un sonido vibrante; a plena carga, con un rugido propio de los coches de competición.

A nivel estructural son múltiples las modificaciones, incluyendo el soporte para el motor, la conexión de la transmisión con la carrocería o las barras de refuerzo. Además, presenta unas vías más anchas así como unos muelles, amortiguadores y estabilizadores adaptados para proporcionar un manejo aún más preciso al MINI John Cooper Works GP. Los frenos, con discos ventilados de 360 x 30 mm son deportivos y están mordidos por pinzas fijas de cuatro pistones en el tren anterior y flotantes de un solo pistón en el posterior. Las llantas, con una medida de 18'', son forjadas y de aleación ligera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook