Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lotería de Navidad 2022

Insultos, agresiones y humillaciones: los loteros que repartieron el Gordo en Asturias denuncian el acoso de quienes les afean "no habérselo vendido"

"Pedimos, por favor, que cesen estos comportamientos. Creemos que es injusto, solo pedimos civismo", apuntan

Una persona compra un décimo para el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. EP

El premio de la Lotería de Navidad repartido por el Club Atletismo Mieres tiene cara B. Los responsables de la entidad deportiva afirman que, en los últimos días, han recibido insultos y otras humillaciones por parte de algunos vecinos: "Probablemente sean el uno por ciento, pero están haciendo mucho daño", afirmó el presidente del Club Atletismo, Jesús Hevia. El episodio más grave ha tenido lugar en Moreda, donde alguien reventó la puerta de un garaje y causó graves daños en el coche de un familiar de la lotera de 'Los Collaínos' –la administración que vendió el número agraciado en el sorteo–. Los hechos están siendo investigados. "Pedimos, por favor, que cesen estos comportamientos. Creemos que es injusto, solo pedimos civismo", apuntó Hevia.

Él ha tenido que enfrentarse a insultos y comentarios muy desafortunados: "El otro día, una señora me dijo que soy un sinvergüenza porque no vendí Lotería en su barrio". Asociados del club han tenido que soportar envidias y malas caras. "Una chica se echó a llorar porque tiene compañeros que no le hablan en el trabajo, hay personas a las que acusan de haber ocultado las papeletas a propósito", aseguró el presidente del club Atletismo Mieres. Creen que tienen que hacer pública esta "cara B" del premio, pero dejan claro que "nos quedamos con todo el cariño que la mayoría nos han dado".

Hasta el pasado jueves, hacía quince años que El Gordo no caía "de verdad" en Asturias. Tan de verdad que dejó un total de 148 millones de euros. Se vendieron en la región 37 series, 370 décimos.

Las participaciones del club Atletismo Mieres agraciadas con el primer premio –por cada boleto se llevan 80.000 euros– espolvoreó dinero más allá de la comarca del Caudal. Por ejemplo, llegó al tren de chapa de la acería de Veriña de ArcelorMittal de la mano de un trabajador mierense. Más de cinco millones del Gordo repartidos entre los compañeros. Esta alegría llegada desde el Caudal fue la única consolación para Gijón en un sorteo que le fue aciago. En la ciudad más grande de la región no se repartió ninguno de los grandes premios que tocaron Asturias, algo inusual en los sorteos de Navidad. Tampoco el tercer concejo más poblado, Avilés, se llevó nada. Sí lo hizo, en forma de afortunadas migajas, Oviedo. La capital asturiana tuvo que conformarse con 440.000 euros de tres décimos sueltos. Especialmente uno, un décimo del Gordo vendido por máquina en la administración de la calle Jovellanos. Además, otro negocio de la ciudad vendió dos décimos de un cuarto premio, el 25296.

No todo fueron buenas noticias. Poco después del premio Josefina Núñez, madre de las loteras alleranas que repartieron 148 millones de euros con el Gordo de la Lotería de Navidad -en el sorteo celebrado el pasado jueves-, fallecía. La fatal noticia llegó el día de Nochebuena. El entierro y funeral por su eterno descanso tuvo al día siguiente en la iglesia parroquial de San Martín de Moreda.

Compartir el artículo

stats