La Laguna

Una decisión política

La extensión del tranvía desde La Trinidad hacia Los Rodeos ha pasado de ser un proyecto "estrella" a quedar en el ostracismo.
P.P.P.
24/ene/16 0:48 AM
Edición impresa
Una decisión política

P.P.P.

A sí de sencillo, se trata de una decisión política. Así se debe entender la apuesta de suspender cualquier trabajo relativo a la ampliación de la línea 1 del tranvía hasta el Aeropuerto de Los Rodeos desde la Avenida La Trinidad, uno de los proyectos estrella del Cabildo de Tenerife para ampliar su red ferroviaria en el área metropolitana.

Si en los ejercicios 2008 y 2009 era uno de los grandes objetivos de la corporación, con el paso de los años, la crisis y los políticos con decisión del Ayuntamiento de La Laguna y el Cabildo de Tenerife han dejado "aparcado, pero no olvidado", el proyecto de extensión del tranvía hacia el aeropuerto hasta que las condiciones económicas y, sobre todo, las políticas sean mucho más benignas, dicen desde las administraciones.

En este sentido, el proyecto de ampliación del sistema tranviario hasta el aeropuerto parte desde la Avenida La Trinidad, aunque la decisión del recorrido está todavía en el aire debido al miedo existente a crear otro conflicto de índole vecinal y del sector del transporte. Está claro que cualquiera de las decisiones podría generar inestabilidad.

Teniendo como referencia este tipo de condicionante, se entiende que el trabajo que se realizó en el pasado y que se está desarrollando ahora sobre el Plan General de Ordenación (PGO) de La Laguna no debe ser empañado por un problema que en estos momentos, según el alcalde de Aguere y el propio presidente del Cabildo, José Alberto Díaz y Carlos Alonso, respectivamente, "no es prioritario ahora".

Lo que antes era "innegociable", ahora se ha convertido en un proyecto aparcado justificándose en la apuesta decidida de la ampliación de la línea 2 hasta La Gallega desde La Cuesta. Con ello se suspende durante unos años más la crispación y polémica sobre la extensión de la Línea 1 hasta Los Rodeos, cuya construcción se preveía iniciarse a lo largo de 2011.

Ese condicionante viene dado por el recorrido partiendo de la Avenida La Trinidad. En este sentido, la opción preferida por Metropolitano de Tenerife SA (o sea, Cabildo insular) es la que llevaría el tranvía por la calle El Juego hasta San Antonio, Juana La Blanca, Marqués de Celada y rotonda de San Benito hasta Los Rodeos.

La segunda, con dos alternativas, partiría desde la mitad de La Trinidad a través de Pablo Iglesias, Leocadio Machado, Antonio González Ramos, Don Quijote, San Antonio, Juana La Blanca y Marqués de Celada, hasta la rotonda.

La otra alternativa desde la Avenida Pablo Iglesias, tendría el mismo principio hasta Don Quijote, hacia la Avenida La Candelaria y hasta la misma rotonda de San Benito.

Por último, la última opción parte del intercambiador de Padre Anchieta y lleva el tranvía paralelo a la autopista TF-5 hasta la Avenida La Candelaria y la rotonda.

¿Y qué pasa con el ciudadano? Pues todos lo quieren, pero no que pase por sus calles.

Sobre ello, una encuesta realizada por la web de EL DÍA sobre si "¿Ve necesario llevar el tranvía hasta el aeropuerto de Los Rodeos?" dejó en evidencia que un total de 236 internautas (77,2%) se mostraban a favor de construir el tranvía, mientras que 70 personas lo veían innecesario (22,88%). Se trata de un muestreo que evidencia la importancia del proyecto.

El alcalde del municipio, José Alberto Díaz, destacó la semana pasada que era innecesario, apostando por la guagua y el taxi, "que solo son 8 euros el viaje", dijo. De la misma forma, el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, fue rotundo al afirmar que "la extensión del tranvía a Los Rodeos no es una prioridad", poniendo el empeño en la línea 2, desde Tíncer hasta La Gallega.

La opción de El Juego

La opción del tranvía por la calle El Juego hacia Los Rodeos a su paso por San Benito prevé una plataforma de 3,4 kilómetros longitudinales y está valorada en 90 millones con un plazo de ejecución de un año. Es la más rentable, de mayor accesibilidad y seguridad.

Barranco de Chamarta

La construcción de esta opción quitaría al ayuntamiento de los problemas estructurales que tiene el barranco de Chamarta en 600 metros lineales que impiden el paso de vehículos pesados por la vía. Su remodelación, con una cúpula y marco más grande, alcanzaría los 3,3 millones, un dinero que asumiría Metropolitano.

Sector del taxi, clave

A pesar de las posibilidades del tranvía, el sector del taxi no quiere oír hablar de un proyecto que le supondría la competencia directa. En este sentido, el alcalde no ha mostrado fisuras en su apoyo a Radio Taxi y Cooperativa San Cristóbal.