Estudiantes de FP crean sensores para medir el estado de los embalses

Los datos recogidos permitirán conocer la calidad real del agua almacenada en estas instalaciones, probablemente alterada después de la erupción del volcán de Tajogaite

Los estudiantes que participaron en el proyecto palmero. | | EL DÍA

Los estudiantes que participaron en el proyecto palmero. | | EL DÍA

El Día

El Día

Estudiantes del CIFP Virgen de Las Nieves han instalado esta semana en dos embalses de La Palma boyas dotadas de sensórica y alimentación sostenible para recoger datos de diversos parámetros determinantes de la calidad del agua.

Esta iniciativa se desarrolla gracias a su proyecto Proto Smart Island FP, desarrollado en colaboración con el IES Francisco Tomás y Valiente de Madrid y el Cipfp Mislata de Valencia, y seleccionado como uno de los más innovadores del país en Formación Profesional en la Convocatoria de Ayudas de CaixaBank Dualiza y FPEmpresa.

Los estudiantes, pertenecientes a las familias profesionales de Electricidad y Electrónica, Energía y Agua e Informática y Comunicaciones, fueron divididos en grupos para poder afrontar el diseño y fabricación de un prototipo de boya de medición ambiental mediante un proceso de producción y colaboración a distancia. Para llevarlo a cabo establecieron una colaboración con el Cabildo de La Palma, con el fin de poder integrar los datos recogidos por las boyas en el proyecto La Palma Smart Island, dirigido por el Servicio de Transformación Digital del Cabildo insular y cuyo objetivo es dotar a la Isla de tecnologías que permitan una gestión más eficiente de los recursos, servicios e infraestructuras, creando espacios de interacción entre ciudadanos, empresas y administraciones.

La fabricación de los sensores y su instalación ha corrido a cargo de los estudiantes del CIFP Virgen de Las Nieves y del IES Francisco Tomás y Valiente, mientras que la interpretación y proyección de los datos ha sido desarrollada por el alumnado del CIPFP Mislata.

En el proyecto han intervenido también estudiantes de las familias profesionales de Administración y Gestión, colaborando en la gestión económica y promoción del proyecto, así como alumnado de la familia profesional de Sanidad, explicando al resto de estudiantes el uso y calibración del sensor de pH.

Los datos recogidos –pH, temperatura, turbidez, conductividad y posicionamiento de la boya– permitirán conocer la calidad real del agua de los embalses, probablemente alterada después de la erupción del volcán de Tajogaite, contribuyendo el registro de estos datos a la detección de posibles anomalías. El proyecto ha facilitado la colaboración y transferencia de conocimiento, no solo entre los estudiantes, sino también entre el profesorado.