50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA

Las universidades reclaman financiación para proseguir los estudios del volcán Tajogaite

Los científicos coinciden en la reivindicación del trabajo de las universidades canarias antes, durante y después de la erupción, y reclaman el apoyo de las instituciones

Carretera en construcción que une La Laguna y Las Norias. E. D.

Las dos universidades canarias han participado en la Comisión del Parlamento de Canarias que estudia los efectos de la crisis vulcanológica y reconstrucción en la isla de La Palma, donde han reclamado financiación que permita proseguir las investigaciones relacionadas con el Tajogaite.

Todos los investigadores citados en la sede parlamentaria coinciden en el importante papel que tendrá la isla en el liderazgo de la investigación científica referida a distintos ámbitos, como la biología, geotermia, geología, botánica y muchas más áreas, convirtiéndose en un laboratorio que permitirá, tanto a científicos canarios como a nacionales e internacionales, el aprovechamiento de los estudios a realizar.

De esta manera la media docena de científicos de distinto ámbito participantes en la comparecencia coincidieron en la reivindicación del trabajo de las universidades canarias y reclamaron el apoyo de las instituciones canarias, ya que la falta de personal y de la consiguiente financiación puede poner en peligro la continuación de las investigaciones.

Para ello, insistieron en la relevancia de las investigaciones realizadas, que han convertido a los científicos canarios en referencia mundial, y reclamaron también que se apueste por los desarrollos tecnológicos como elementos transformadores del territorio y la economía de La Palma.

Asimismo coincidieron en que los progresos científicos se consiguen con recursos humanos y con financiación, que permitan a La Palma convertirse en un nodo de investigación sostenible, con proyectos para fortalecer la cadena de valor del conocimiento, incentivando la creación de empresas y puestos de trabajo vinculados a actividades innovadoras, y que posibiliten transformar el impacto socioeconómico negativo de la erupción en una oportunidad para realizar una modernización de la economía de la Isla.

Ordenación

El primero en intervenir fue el geólogo y catedrático de la Universidad de La Laguna Ramón Casillas, quien se refirió a que hay que tener en cuenta que la temperatura sigue elevada en el entorno de las coladas «y que el proceso de enfriamiento durará años, lo que afecta a las características de la roca, que se fracturará», lo que condiciona la reconstrucción.

Por eso, dijo, es necesario buscar la compatibilidad entre las actuaciones a realizar en la reconstrucción y la conservación del patrimonio geológico que se ha generado, «haciéndolo compatible», además de «tener en cuenta la ordenación futura del territorio en una zona de alta peligrosidad volcánica, afectada por la dorsal de Cumbre Vieja».

En esa misma línea se pronunció la profesora titular de Geografía Física de la ULL, María del Carmen Romero, quien pidió que se comience a utilizar el término «rehabilitar», que dijo tiene como significado el «reponer a alguien la posesión de algo».

Romero también señaló que en La Palma tienen «la oportunidad de llevar a cabo la ordenación de un territorio, con el reto y la responsabilidad de garantizar valores naturales y científicos y que contemple además los derechos de las personas afectadas».

En la comparecencia también participaron el director del observatorio de cambio climático situado en Fuencaliente, José Carlos Hernández, quien apuntó que desde 2016 descubrieron emanaciones subacuáticas de CO2 en la costa oeste de La Palma, recomendando en el proceso de reconstrucción no permitir la pesca y sectorizar el buceo y el buceo científico, «con estricto control».

También la vicerrectora y catedrática de Ciencias Biológicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Marisol Izquierdo, enumeró los 14 grupos de investigación y 84 investigadores que siguen trabajando en el proceso eruptivo, con estudios de toda índole y ramas de la ciencia.

Izquierdo insistió en que el Tajogaite «ofrece una oportunidad única para entender los procesos de crecimiento de las islas volcánicas y su evolución subaérea y submarina», además de que impulsará los estudios sobre plataformas insulares de las islas volcánicas que intentan establecer una conexión entre la morfología submarina y la reconstrucción geológica de las mismas.

Para ello, dijo Marisol Izquierdo, «la isla de La Palma es el laboratorio perfecto para conocer in situ los procesos y resultados de los fondos insulares».

Economía azul

Información que completó el doctor en Química Orgánica Aridane González, que recalcó que las mediciones de gases y el impacto en la acidificación del mar están relacionadas con la llegada de la lava. Por eso, apuntó que «al alejarte se recuperan las condiciones de acidez», por lo que consideró que es importante seguir monitorizando estas zonas para relacionar el estado del océano y las emanaciones de gases terrestres.

También Aridane González relató las propuestas de reconstrucción que se plantean desde la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, en donde se está realizando una valoración e identificación del paisaje y de los elementos arquitectónicos, con un estudio de la evolución de la colada y de la planimetría con afecciones e impactos. Para la ordenación territorial y la reconstrucción se han realizado encuestas y reuniones con los afectados, así como con oficinas técnicas municipales y del Cabildo.

Para la reconstrucción de la Isla proponen la elaboración de una estrategia, con actuaciones focalizadas en el entorno de las coladas reconocibles de las erupciones volcánicas históricas, con regeneración y reconstrucción integral de las áreas y ámbitos turísticos de la Isla, y con la rehabilitación de edificios y conjuntos patrimoniales urbanos y rurales para actividades turísticas, culturales, científicas y sociales.

Dadas las características de la Isla, Aridane González propuso un programa especializado de investigación y transferencia en relación con el desarrollo socioeconómico de la misma en economía azul, economía circular, soberanía energética y alimentaria, turismo sostenible y cambio climático, «que convierten a La Palma en un modelo de sostenibilidad en las islas».

Participación

Fue el profesor de Geografía Humana de la ULL Vicente Zapata quien se refirió a los afectados, que dijo que «reclaman vías de comunicación veraces con las administraciones y la escucha de la población en la planificación y toma de decisiones».

Para completar el proceso de recuperación dijo que es necesario lograr la mayor participación posible de las organizaciones locales y garantizar la transparencia y la rendición de cuentas durante el proceso. «Hay que apostar por un modelo de gestión centrado en las personas, reclamando el consenso y la activa participación para llevar a término el proceso de superación de la catástrofe y sus daños colaterales», añadió.

Zapata requirió «pasar de la participación ciudadana a la comunitaria, encontrándonos en el mismo espacio todos los colectivos sociales y científicos participantes en el proceso».

Dióxido de azufre

El último en intervenir en la Comisión del Parlamento regional fue el coordinador del Instituto Volcanológico de Canarias, Involcan, Nemesio Pérez, quien reconoció que nunca había medido las cantidades de emanaciones de dióxido de azufre «como las que emitió en los primeros días» el Tajogaite, dijo.

Reveló además algunos datos referentes a los procesos eruptivos de la Isla, recalcando que las estimaciones realizadas en las emisiones de SO2 superan los 2,1 teragramos, lo que supone 5,6 veces las emisiones realizadas por el hombre en toda Europa durante esos 85 días.

Igualmente se refirió a que la energía generada por el Tajogaite equivale a 965 veces la demanda eléctrica de La Palma en 2020, 30 veces la de Canarias y al total de la energía consumida en España en el mismo año.

Para el proceso de recuperación de La Palma, apostó por la elaboración de una Estrategia para la Reducción del Riesgo Volcánico, el fortalecimiento de la gestión científica para reducir el riesgo asociado al peligro geológico relacionado con las emanaciones de gases y un estudio de aislantes térmicos para edificaciones en el nuevo campo de coladas.

Del mismo modo, insistió en la importancia de potenciar el geoturismo en La Palma y el desarrollo de la geotermia convencional para el aprovechamiento energético.

Sobre las emanaciones de gases en las zonas de costa del Valle de Aridane, apuntó que tiene indicadores de que «esto va perdiendo fuerza», aunque no fue capaz de limitar temporalmente la afección.

Compartir el artículo

stats