Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un total de 80 hectáreas aisladas recuperan el riego en San Isidro

Los trabajos realizados durante los últimos meses posibilitan que entren en funcionamiento los sistemas de riego en estas zonas aisladas por las coladas

Zona afectada por el volcán en el Valle de Aridane. Andrés Gutiérrez

El proceso de reconstrucción de infraestructuras hidráulicas del Valle de Aridane afectadas por el volcán continúa con la conclusión de los trabajos de reconexión de diferentes redes de riego que permiten llevar agua a 80 hectáreas de cultivo de platanera aislados entre coladas.

Estas conducciones ejecutadas por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias permiten que estos recursos puedan llegar a terrenos situados entre dos grandes coladas a través del Camino de San Isidro, en la costa de Tazacorte, desde la zona de El Perdido a la falda baja de la montaña de Todoque.

Los trabajos permiten la conexión de las actuales redes de riego de La Cruz-Bermeja y las Haciendas de Argual y Tazacorte, a través de unos trabajos que ya han concluido.

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, junto con el director general de Agricultura, Augusto Hernández, visitó esta obra de riego ya en funcionamiento y distribuyendo agua a las fincas que quedaron incomunicadas por la colada. Asimismo, destacó que «lo importante es que ya hay riego, con un primer ramal conectado, y la mayoría de ramales el resto de la semana».

Vanoostende hizo hincapié en el compromiso de las administraciones públicas en la recuperación de la actividad agrícola de La Palma e insistió en que «se sigue trabajando a marchas forzadas para que los agricultores de las zonas aisladas por las coladas puedan tener agua de riego lo antes posible».

Pese a la prioridad que desde las administraciones se ha dado a esta obra, la complejidad de su realización ha provocado que se haya producido un retraso en su ejecución. La elevada dureza de las capas de roca basáltica y las altas temperaturas, de hasta 250ºC, que se registran al abrir las zanjas han obligado a que los trabajos estén sufriendo demora.

La temperatura ha obligado también a abrir zanjas de mayor tamaño con el fin de introducir las conducciones en tubos prefabricados de hormigón de un metro de diámetro, para crear una capa de aire de aislamiento.

Otro de los inconvenientes ha venido marcado por la ausencia de materiales adaptados al terreno y sus condiciones para llevar a cabo la actuación, ya que se ha requerido de piezas especiales que garanticen la conexión de los ramales en unas condiciones de seguridad y eficacia.

Las obras de emergencia de conducción de aguas realizadas en la zona de San Isidro cuentan con un presupuesto de 1,4 millones de euros, con cargo a fondos del Ministerio de Agricultura.

El alcance de dicha infraestructura irá más allá, ya que facilitará el acceso y la reposición de la red de riego que cruzará la colada entre Los Palacios y Las Norias, con el fin de suministrar nuevamente agua de riego a las explotaciones agrarias situadas entre Las Hoyas y El Remo.

Uno de los cultivos más beneficiados por las obras de canalización en la zona de San Isidro serán los de plataneras, teniendo en cuenta que la erupción dejó aisladas en esta zona un total de 160 fanegas.

El Cabildo de La Palma, a través del Consejo Insular de Aguas, también continúa con los trabajos de recuperación de las canalizaciones y servicios de abastecimiento de aguas, siguiendo con las labores diseñadas en coordinación con el sector primario y los ayuntamientos de la Isla.

Compartir el artículo

stats