Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuencaliente recupera la ‘joya’ vitícola

El Ayuntamiento apuesta por un Plan de Recuperación de Los Llanos Negros y Las Machuqueras con el objetivo de potenciar los cultivos de malvasía en el municipio

Cultivos de viña en Fuencaliente. E. D.

El Ayuntamiento de Fuencaliente impulsa la recuperación de los viñedos de la zona de Llanos Negros y de Las Machuqueras para destinarlas al cultivo de malvasía, así como otras variedades representativas del municipio. El objetivo es que la reactivación de estos terrenos se convierta en una actividad que genere empleo y riqueza para los viticultores de la localidad palmera.

El alcalde de Fuencaliente, Gregorio Alonso, destaca que a través de un proyecto presentado al Servicio Canario de Empleo ha contratado a un técnico especialista encargado de la elaboración de un Plan de Recuperación para las zonas vitícolas de Llanos Negros y Las Machuqueras, al objeto de mantener y recuperar el cultivo de la vid y los varietales que identifican estos entornos.

Este Plan de Recuperación permitirá realizar un estudio de los factores más importantes que afectan directamente a la producción de la vid y el vino, elaborando un análisis de fortalezas y debilidades, con la redacción de propuestas, medidas y acciones a llevar a cabo.

Así, defiende Gregorio Alonso, se conseguirá elaborar un Plan de Recuperación mediante la redacción de medidas encaminadas a mejorar la situación actual de los viñedos de los Llanos Negros y de Las Machuqueras.

En este sentido, el alcalde muestra la preocupación por el actual abandono del campo, y especialmente de las zonas de viña vinculadas a la malvasía y el sabro, poniendo en valor su importante potencial, haciendo hincapié en la necesidad de que entre todas las administraciones se realice un trabajo conjunto para potenciar el cultivo de malvasía en la zona de Llanos Negros, «generando un nicho de empleo y de riqueza para el municipio y los trabajadores del campo», recalca.

Por eso, considera relevante trabajar en la infraestructura de riego que permitan dotar a estas zonas de caudales que garanticen el sostenimiento de estos varietales, para lo que Gregorio Alonso insiste en que desde el Ayuntamiento «se tocarán las puertas que sean necesarias, junto a los viticultores del municipio, para buscar apoyos y hacer realidad la recuperación de estas zonas».

Recuperar lo nuestro

Con el objetivo de afrontar los problemas de despoblación y abandono del campo, nace el proyecto Recuperando lo nuestro, donde se pretende mantener el legado histórico de los antepasados, usos, costumbres y actividades tradicionales.

En él se engloban tres acciones a acometer. Una de ellas es el Plan de Recuperación de los Llanos Negros y de Las Machuqueras, con el objetivo de mejorar la situación actual, frenar el abandono de parcelas y promover el cultivo de variedades representativas de ambas zonas.

El cultivo de vid, así como la comercialización del vino son cultura en el municipio, y una de las señas de identidad del mismo. Por esto resulta tan importante recuperar la actividad con el fin de evitar que se pierda no solamente el cultivo sino todos los conocimientos y la cultura inherentes al mismo.

Jornadas de Malvasía

El municipio de Fuencaliente de La Palma acogió también recientemente la celebración de las primeras Jornadas de la Malvasía, con las que se pretende poner en valor esta joya de la viticultura fuencalentera y palmera.

La cita, organizada conjuntamente por la Reserva de la Biosfera y el Ayuntamiento de Fuencaliente con la colaboración de Bodegas Teneguía, sirvió para la presentación del libro La tierra de la malvasía, Etnografía de la viña y el vino de Fuencaliente de La Palma, por sus autores Manuel Hernández y Aythami González.

También se realizaron dos ponencias durante las jornadas: La familia de la Malvasía, Las Malvasías del mundo, a cargo de María Francesca Forto, y otra a cargo de Pedro Ballesteros, titulada Malvasía de Fuencaliente, patrimonio de todos. A su término, se realizó una mesa redonda donde todos los asistentes pudieron intercambiar opiniones con los ponentes sobre el asunto.

Durante las jornadas también ser realizó una cata didáctica de 14 vinos diferentes de malvasía de las bodegas del municipio de Fuencaliente. La cata fue dirigida por Amaya Cervera Mateo.

El municipio de Fuencaliente basa su economía en el cultivo de la vid, siendo la producción de vino una de las principales actividades del municipio, entre sus vinos, sobresale la célebre malvasía dulce. En reconocimiento a su tradición vinícola, en Fuencaliente, se ha establecido la Sede del Consejo Regulador de denominación de Origen La Palma

Así, genera vinos tan peculiares como éste, una uva que solo se produce en dos zonas muy concretas y reducidas de la Isla, en los Llanos Negros, junto a las faldas del Volcán de San Antonio, sobre suelos de cenizas volcánicas.

Hay que remontarse al siglo XV, momento en el que se cree que llegan las primeras cepas de uva a las Islas Canarias, cuando éstas son conquistadas. Se trataba de un cultivo que se adaptó muy bien al clima y rápidamente tuvo repercusión en toda Europa, adquiriendo mucho prestigio y convirtiéndose así en uno de los principales ingresos del Archipiélago.

Esta variedad se asentó, y aunque su viticultura es compleja, también es eficaz y brillante. Los últimos reductos de las parras originales se encuentran a 300 y 500 metros sobre el nivel del mar, y se cultivan unas 10 hectáreas de Malvasía de más de 60 años en la Isla. Su vendimia tardía logra mostos cuya riqueza en azúcares se halla en torno a los 20 grados y una acidez equilibrada, gracias a la excelente adaptación de esta variedad al clima soleado.

Compartir el artículo

stats