Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Costas denuncia e intenta paralizar la obra de la tubería sobre la fajana del Valle

Esta infraestructura hidráulica permitirá el transporte de 1.500 metros cúbicos de agua, fundamentales para el riego de las fincas situadas al sur de las coladas del Tajogaite

Cicatriz sobre la fajana que corresponde a los trabajos que ya se han realizado. El Día

La Demarcación de Costas en las islas ha iniciado el expediente de investigación y sancionador tendente a la paralización de los trabajos de las obras de la tubería de regadío sobre las fajanas de la costa del Valle de Aridane, surgidas tras la erupción del volcán Tajogaite. Se trata de una infraestructura fundamental para garantizar el agua de riego al sur de las coladas, tras la desaparición de todas las canalizaciones que irrigaban una de las zonas de cultivo de plátano más productivas de las Islas.

A pesar de ello, desde Costas se ha iniciado este expediente que persigue paralizar los trabajos, algo que no sorprende a las autoridades insulares, conscientes de que esta posibilidad podía producirse. Por eso, el presidente insular, Mariano Hernández Zapata, requirió el pasado martes al presidente Sánchez «una solución de emergencia para la ejecución de los trabajos de la tubería de conducción de riego sobre la fajana». Le insistió en la necesidad de que continúen esos trabajos «de vital importancia para el desarrollo agrícola de Las Hoyas- El Remo, ya que garantizarán el agua en la zona», además de evitar la dependencia de las desaladoras.

Además, en declaraciones a EL DÍA, Hernández Zapata lamenta que quieran parar la obra, pero es tajante al señalar que «nosotros no vamos a detener los trabajos».

La zanja

Esta tubería tendrá capacidad para transportar 1.500 metros cúbicos de agua a la hora y se ubicará a lo largo de las fajanas creadas por las coladas del Tajogaite. Para ejecutar estos trabajos se destinan 5,5 millones de euros con cargo al Remanente de Tesorería del Consejo Insular de Aguas, como obra de emergencia para la reconstrucción de las infraestructuras hidráulicas de suministro de agua para riego agrícola de las áreas que se encuentran al sur de las coladas del volcán, que permitirán el transporte de este recurso entre el norte y el sur del Valle de Aridane.

La tubería discurrirá en unos 1.700 metros sobre la fajana, del total de nueve del trazado, en un espacio de dominio marítimo terrestre y de servidumbre que permitirá abastecer a unas 400 hectáreas, principalmente de plataneras. Para ejecutarla se procede a abrir una zanja de seis metros que se cubrirá cuando bajen las temperaturas de las coladas. El sistema permite la conectividad que, previo a la erupción, se articulaba a través de los canales LP-II, Dos Pinos-Barranco Los Hombres y la conducción de transporte de la red de riego de Las Hoyas-Remo.

El plazo previsto para la ejecución de esta obra es de seis meses, pero se espera que estos trabajos, que ya han comenzado, puedan realizarse en un menor plazo.

La actuación tiene como objetivo la ejecución de un sistema de transporte que posibilite disponer de caudales de aguas convencionales posicionados en la zona norte del Valle de Aridane, en áreas de cultivo ubicadas al sur de las coladas del volcán: Hoyas-Remo, Cuatro Caminos, El Manchón, Las Manchas de Abajo y Dos Pinos, y además no tener que depender de las desaladoras.

El sistema se inicia en el ámbito de la balsa de Dos Pinos y, usando las conducciones existentes, se permite transportar los caudales desde dicha balsa hasta la zona del canal intermedio ubicado en la estación de bombeo de Serradores. Desde ese punto se ejecutará una conducción de transporte hasta la Cuesta Zapata, a partir de la cual parte la canalización hasta la Curva de El Pollo.

Hernández Zapata le insistió al presidente Sánchez sobre la necesidad de una obra de vital importancia

decoration

Desde ese tramo la conducción se encuentra en fase de ejecución por parte de la Dirección General de Agricultura del Gobierno de Canarias, discurriendo por el Camino de San Isidro hasta las proximidades de la Charca de Los Guirres, donde comienza el tramo final del sistema propuesto que recorre en su mayor parte el ámbito de la fajana, y que parte en el punto donde finaliza la conducción, para continuar durante unos 500 metros con una tubería hasta la zona del acantilado.

La bajada del acantilado se materializa mediante conducción aérea de acero hasta llegar al pie del mismo ya en el ámbito de la nueva fajana y, una vez salvado el acantilado, la canalización aérea pasa a discurrir por la fajana a través de una tubería enterrada.

Debido a la irregularidad del terreno, es necesario posibilitar la accesibilidad para su ejecución, por lo que se habilitará un acceso de servicio que coincida con el trazado de las conducciones y bajo el cual irán enterradas las mismas. Por último, una vez atravesado el ámbito de la fajana, la conducción discurre por viales existentes en la zona de Las Hoyas, hasta alcanzar la estación de bombeo de Las Hoyas, ejecutada en el marco de la obra de emergencia restitución del abastecimiento de agua para riego agrícola en las áreas de cultivo afectadas por la erupción.

Compartir el artículo

stats