Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lentitud administrativa retrasa la recuperación emocional de los afectados

El jefe del área de Salud Mental del Hospital Univesitario de La Palma, Félix González, destaca que se debe resolver «la incertidumbre sobre dónde van a vivir las personas»

Volcán de La Palma

El jefe del área de Salud Mental del Hospital Universitario de La Palma, Félix González, considera que es necesario que «se resuelva la incertidumbre sobre dónde van a vivir las personas y cómo van a ser reparadas económicamente, algo que, a su juicio, aún no está suficientemente claro, lo cual genera malestar».

En una entrevista concedida al foro La Palma Opina, el psiquiatra argumenta que hay que dimensionar bien la cuestión de la erupción volcánica, «considerar que es un problema social y que hay que resolverlo desde lugares sociales, pues estamos poniendo demasiado énfasis en el psicólogo y en el psiquiatra, pero la Administración pública tiene que tener en cuenta que la celeridad es un asunto importante».

Por otra parte, la portavoz de la Asociación Salud Mental de La Palma, Mari Paz Magdalena, quien también fue entrevistada por La Palma Opina en el mismo espacio, señaló que «a medida que vayamos resolviendo el día a día de tantas familias, también iremos resolviendo el malestar psicológico y emocional en el que se encuentran». Añadió que «el bienestar físico y emocional de las personas afectadas no ha mejorado, sino que ha empeorado». Insiste en la idea de que la lentitud dadministrativa en la resolución de la gran cantidad de expedientes de los damnificados está dificultando la recuperación anímica de estas personas, pues «la prolongación en el tiempo y el no saber qué va a ocurrir incide directamente en el bienestar; si se extiende en el tiempo es incertidumbre».

Como responsable del área de Salud Mental de la Isla explicó que las dos fases del estudio IPSI se hicieron en plena erupción, y lo que evidenció, desde el primer momento, «fue la aparición de más reacciones de ansiedad, sin llegar a ser las temidas crisis de pánico que tanto se comentaron».

Aclara que, pese a esta catástrofe, «no aumentaron los problemas de tipo psicótico, no hubo más ingresos en Psiquiatría en la época del volcán, aunque sí reacciones de ansiedad, reacciones depresivas, lo cual no quiere decir trastornos depresivos». El psiquiatra de la Sanidad pública puntualiza que «una minoría de personas van a presentar problemas y van a necesitar ayuda. Un porcentaje no muy alto van a necesitar ayuda a largo plazo», pero se muestra optimista ante el futuro del estado mental de la población afectada, pues «la mayoría se van a recuperar, pero claro, se recuperarán antes si saben qué van a hacer con sus vidas».

La portavoz de la Asociación Salud Mental La Palma subrayó que el estado de afectación emocional de la población comienza en 2020, con la pandemia, y «tendríamos que hacer un balance no de estos últimos siete meses sino de los dos últimos años, pues ya arrastrábamos una precariedad en salud mental» antes de este fenómeno geológico.

Compartir el artículo

stats