Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA

Solo tres personas han solicitado el acceso a la costa del Valle de Aridane

El llamamiento a una vuelta paulatina y durante unas determinadas horas no ha sido un éxito

Imagen del núcleo de Puerto Naos. I LOVE THE WORLD

Colectivos de afectados por la erupción volcánica, además de empresarios y autónomos, sobre todo vinculados al sector turístico, han venido reclamando durante meses soluciones para acceder a la costa del Valle de Aridane, donde los gases tóxicos imposibilitan aún una vuelta general de los vecinos, en la idea de reactivar la actividad de una de las zonas generadoras de economía más importante de la Isla.

Pero lo cierto es que una vez abierta la posibilidad de esa vuelta, paulatina y durante unas determinadas horas, el llamamiento no ha sido un éxito. En la primera jornada sólo una persona accedió a su casa de Puerto Naos, mientras durante la semana tan solo otras dos cumplimentaron las solicitudes de códigos QR, necesarios para contar con el acompañamiento de personal de emergencias. En definitiva, un total de tres personas, de la más de una veintena que tenían la posibilidad de retornar a sus casas –tras más de 10 meses desde que fueran evacuadas a primera hora de la tarde del 19 de septiembre–, han decidido retornar a sus viviendas.

Desde el Cabildo insular aseguran que «no se trata de una cuestión de miedo; existen medios de seguridad que acompañan a esas personas», explican, y, en este sentido, consideran que «debe tratarse más de un problema de adecuación de horarios y accesos». A propósito, también consideran que para que esa vuelta se produzca, es importante la apertura de la carretera, sin restricciones, permitiendo así conciliar los horarios con los de las personas que tienen viviendas en la zona de costa del Valle de Aridane.

Ahora, con la apertura de la carretera, se espera que durante las jornadas de fin de semana y las vacaciones laborales asociadas a estos días sean más vecinos los que soliciten los permisos para acceder a esta zona de costa.

A esta circunstancia se añade la decisión de ampliar las zonas de perímetro de acceso en Los Lajones, más concretamente en las calles Atardecer, Maresía y Los Lajones, en Puerto Naos, que dispondrán de un permiso de entrada para sus vecinos en horarios de 9:00 a 13:00 horas. A esto se suma la apertura de la zona cercana al colegio de Puerto Naos.

Las personas que deseen acceder a sus viviendas, dentro de los límites marcados por el nuevo perímetro, ya sea para realizar labores de limpieza o bien para desarrollar tareas de mantenimiento, deberán solicitar un código QR. Para la próxima semana se han establecen los acompañamientos, previstos para miércoles, sábados y domingos y de esta manera facilitar que las personas residentes en este lugar puedan retornar a sus domicilios. Así, en esos horarios y días, existirá en la zona personal de emergencias encargado de realizar el control de los niveles de gases, así como también unidades sanitarias para intervenir en el caso de que fuera necesario. Los vecinos podrán acceder a sus viviendas para retirar enseres y realizar tareas de limpieza.

Como condición para entrar a este barrio turístico se establece la de ser residente en las calles citadas, disponer de un permiso de la Institución insular, a cargo de la emergencia, y firmar asimismo una descarga de responsabilidad para entrar a través del punto de control durante un máximo de cuatro horas. Además, se fija que agentes del Centro de Control de Operativa Insular (Cecopin) deben ser los primeros en ingresar a las viviendas o espacios cerrados, equipados con máscaras de gas y bombonas de oxígeno, para de esta forma realizar las pertinentes mediciones de gases, con lo que en caso de que los niveles estén en márgenes seguros permitir el paso a los propietarios.

El procedimiento de actuación lo realizan agentes de Medio Ambiente que han recibido la formación necesaria y específica para acceder a las viviendas, dotados con equipos de respiración autónoma. Una vez en el interior comprueban que los niveles de gases son los correctos y proceden a ventilar la casa, abrir los grifos y una vez que han determinado que no existe peligro es cuando permiten el acceso a los vecinos.

Vigilancia de los gases

También se anuncia que está previsto incorporar más sistemas de vigilancia para el seguimiento de las emanaciones letales de gases, que a día de hoy siguen siendo la principal causa que impide el regreso a esas zonas.

Mientras tanto, la deprimente situación de los núcleos de Puerto Naos y La Bombilla se sigue dilatando en el tiempo y es importante el número de personas que están desplazadas de sus viviendas habituales en esta zona. De ellas, unas 120 permanecen alojadas en instalaciones hoteleras, mientras las pérdidas económicas para las empresas vinculadas al turismo de esos enclaves están llevándolas prácticamente a una situación que impedirá que vuelvan a abrir sus puertas.

Compartir el artículo

stats