Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresarios de Puerto Naos denuncian que los políticos les quitan el futuro

Durante los últimos nueves meses no se les ha permitido acercarse a sus negocios ni tampoco a sus viviendas, que en consecuencia están sufriendo un grave deterioro

Avenida turística de Puerto Naos, vacía desde hace meses. E. D.

La Asociación de Empresarios de Puerto Naos denuncia que la situación especial en la que se encuentran sumidos los habitantes de este enclave costero, como también las empresas que en él desarrollan su actividad, está siendo desatendida por las administraciones, que a su juicio hacen dejación de su responsabilidad y obligaciones, lo que resumen con una frase: «los políticos nos están quitando el futuro».

Estos emprendedores denuncian tal situación como la primera y principal conclusión del último encuentro mantenido por este grupo motor de la economía en la zona, haciendo hincapié en el hecho de que no pueden acercarse ni a sus negocios ni tampoco a sus viviendas, asegurando que están sufriendo un deterioro grave que, desde su perspectiva, podría ser fácilmente solucionado «con un poco de organización».

En este sentido, refieren daños estructurales, como bajantes tupidos, humedades y falsos techos destruidos, apuntando la necesidad de vaciar neveras y congeladores aún en funcionamiento para así evitar el elevado consumo eléctrico que se les sigue facturando. Son algunas de las reclamaciones que plantean, dado que no se les ha permitido acceder a sus negocios en estos últimos nueve meses. También destacan que muchos de los daños ocasionados por las coladas de lava pudieron haber sido fácilmente solucionados si se hubiera establecido la posibilidad de entrar ordenadamente en los inmuebles.

En cuanto a la presencia de gases, una de las razones por las que se les prohíbe acceder a la zona, explican que parece mentira que «con la cantidad de dinero que parece que se está moviendo no exista una dotación para acceder con orden y un equipo a la zona», subrayando que los operarios de las desaladoras están trabajando a diario «y nosotros no hemos podido hacerlo desde hace meses». Tampoco entienden que «los agricultores entren en las zonas afectadas por los gases y nosotros no podamos hacerlo», recalcando que «nuestras fincas son nuestros negocios».

En consecuencia, piden un plan B, lamentando que no pueden continuar en el «limbo». Los empresarios de Puerto Naos alegan que atraviesan «una situación crítica, emocionalmente hablando, pues el que ha perdido ya puede centrarse en recuperar, en buscar inversiones, en irse, en construir de nuevo», mientras que ellos no lo pueden hacer.

Su situación la comparan «con un secuestro o una desaparición», ya que no aciertan a saber si Puerto Naos «está muerto, está vivo, si lo recuperaremos o no», algo que dicen «es durísimo», a lo que añaden «la falta de información», lo que provoca que se sientan «desamparados y desesperados». Sobre las ayudas a empresarios, apuntan a que «no entramos en ninguna» de las cuatro líneas de subvención propuestas por el Cabildo.

Reivindicaciones

Para entrar en la zona solicitan, en primer lugar, que se habilite un grupo preparado para el acompañamiento y se haga con la máxima urgencia, y que se les permita acondicionar y dejar los inmuebles y negocios de Puerto Naos cerrados, pero en un estado que evite su deterioro. 

También piden poder entrar para hacer inventario de pérdidas y daños para los seguros, cuyos plazos para la presentación en muchos casos ya han terminado o expirado, así como más análisis y contrastes de datos, planes de limpieza y desgasificación de viviendas y tuberías. 

Además, indican que han solicitado una reunión con la alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García, y con el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández, para pedirles información y exigirles medidas y acciones inmediatas. 

Están dispuestos «a tomar otras acciones más contundentes», ya que se sienten «totalmente abandonados por parte de los que tienen la obligación» de atenderlos, denunciando que han «esperado pacientemente, pero esta confianza ha sido traicionada; nuestras vidas están ahí abajo y si es preciso daremos un golpe en la mesa, pero no vamos a dejar morirnos en la cuneta, ya está bien». 

Los afectados concluyen haciendo hincapié en que «el volcán nos quitó el pasado y los políticos nos están quitando el futuro».

Compartir el artículo

stats