Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ministra de Educación compromete fondos para reconstruir los colegios

Se destinarán 66,5 millones de euros a la educación profesional en Canarias, de los que algunas partidas irán a La Palma, y se instrumentan becas con el sector de la construcción

La ministra Pilar Alegría, en el centro de la imagen, durante su visita al Centro Cultural de El Retamar, en Los Llanos de Aridane. E. D.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, conoció de primera mano los efectos del volcán de Tajogaite sobre las infraestructuras educativas del Valle de Aridane, reafirmando su compromiso «de seguir colaborando con la Consejería regional de Educación para reconstruir centros escolares o abrir plazas de otro tipo de enseñanzas», dijo.

Alegría, que visitó también las instalaciones del Centro Cultural de El Retamar, en Los Llanos de Aridane –que actualmente acoge a parte del alumnado de La Laguna–, quiso transmitir su solidaridad con la comunidad educativa palmera, recordando que el volcán provocó muchas dificultades a 2.099 escolares y sus familias.

Por eso quiso reseñar que «si en algún espacio nos encontramos seguros tiene que ser en los colegios», poniendo de relieve que, en la emergencia palmera, «el trabajo de la comunidad para realizar el traslado de los colegios afectados es encomiable».

Además, la ministra anunció que se destinarán 66,5 millones de euros a la educación profesional, «de las que algunas partidas vendrán a La Palma». Así, el centro de Formación Profesional Virgen de Las Nieves, en Santa Cruz de La Palma, se va a convertir en centro integrado y de referencia nacional en Hostelería y Turismo.

El ministerio también trabaja con el sector de la construcción, instrumentando 15 becas para estudiantes de todas las Islas, que dispondrán de un contrato de prácticas para participar en la ejecución de viviendas para personas afectadas por la erupción.

Pilar Alegría puso como ejemplo la unidad de la comunidad educativa palmera, «que ha dado una lección a toda la sociedad». Ahora, subrayó, «gracias a sus esfuerzos hemos podido demostrar que las escuelas son espacios seguros, y en esta Isla, con lo que se ha vivido, el cómo ha reaccionado la comunidad educativa ha permitido que, a pesar de tanto sufrimiento, los niños puedan recuperar ese servicio público de la educación y además en las mejores condiciones».

Por su parte, la consejera regional de Educación, Manuela Armas, destacó que «las cosas están mejor, pero es importante transmitirle –a la ministra– que a pesar de que el volcán se ha apagado, para nosotros es básico reconstruir la Isla también en materia educativa».

Actualmente, el alumnado de los CEIP Los Campitos y Todoque, arrasados por la lava, y el María Milagros Acosta de Puerto Naos, dentro de la zona de exclusión, mantienen su actividad lectiva en el antiguo Centro de Educación Especial (CEE) Princesa Acerina, en Los Llanos. El de Jedey está reubicado en el CEIP Adamancasis de El Paso, y el de Las Manchas de Abajo, en el CEIP El Roque, ambos en Los Llanos. En el CEIP de Los Canarios, en Fuencaliente, se acoge a los estudiantes desplazados en el hotel de la costa.

No ocurre así con el alumnado del Colegio de La Laguna, quienes permanecen separados entre el Centro Cultural de El Retamar y la Escuela de Idiomas, también en Los Llanos. Para resolverlo, Manuela Armas informó que de cara al próximo curso se instalarán aulas modulares en la cercanía de El Retamar, que permita a todas las unidades educativas de La Laguna volver a estar juntas.

Compartir el artículo

stats