ERUPCIÓN EN LA PALMA

Varias tuberías sobre el delta lávico de La Palma llevarán agua a las zonas aisladas

El traslado de aguas al sur de la isla se está convirtiendo en uno de los retos de la administración para garantizar el suministro

El consejero insular de Aguas, Carlos Cabrera, durante la presentación de la medida.

El consejero insular de Aguas, Carlos Cabrera, durante la presentación de la medida. / E. D.

La instalación de varias tuberías sobre el delta lávico es la apuesta del Cabildo de La Palma para solucionar el transporte de agua hasta las zona aisladas de Las Hoyas- El Remo, cuyo suministro hídrico en viviendas y fincas hasta el momento ha quedado relegado a la acción de un barco cisterna y a las desaladoras de Puerto Naos.

Así lo confirmó el consejero insular del área, Carlos Cabrera, durante la celebración del Día Mundial del Agua, que el Cabildo de La Palma aprovechó para hacer resumen de las intervenciones realizadas para conseguir llevar recursos hídricos a las zonas afectadas por la erupción. Cabrera destacó, asimismo, que en la zona norte de las coladas, en el municipio de Tazacorte, «hay agua que ahora mismo no se puede utilizar al no existir conducciones que la lleven al sur». A tenor de la problemática, se han llevado a cabo distintos estudios que, finalmente, han visto como la mejor solución la instalación de las conducciones sobre esos terrenos ganados al mar. Esta intervención ya cuenta con el visto bueno del Plan Insular de Emergencias (Peinpal) y espera ahora la respuesta de Demarcación de Costas, que solicita la justificación de la acción, señaló Cabrera.

Esta instalación de tubería vendría a sustituir el uso del barco cisterna y de las desaladoras instaladas en Puerto Naos, aunque el propio Carlos Cabrera hizo hincapié en la necesidad de mantenerlas, así como en apostar por el uso de aguas reutilizadas tratadas en depuradoras. La intervención tendría un coste de más de cuatro millones de euros, ejecutándose en «pocos meses», dijo, desde que se reciban todas las autorizaciones.

«El traslado de esa agua se tiene que hacer de la manera más eficaz», añadió el consejero, quien consideró como lo más razonable el paso de la tubería sobre la fajana «porque permitiría acortar en un kilómetro y medio la instalación, así como al tratarse de una zona en la que las coladas están más frías y se posibilita la instalación», dijo. Desde el punto de vista visual se trabajará en mimetizar al máximo esa actuación «para mantener el carácter turístico que podría tener esa zona limpia con la lava, pero permitiendo solucionar el grave problema del agua», añadió.

El Cabildo ha encargado a Involcan la realización de un protocolo de actuación y seguridad, que según Cabrera permita ejecutar los trabajos de este trazado cuyo principal objetivo es «llevar agua desde Tazacorte porque no se está utilizando». El acto también sirvió para enumerar y describir las principales intervenciones realizadas por el Consejo Insular de Aguas durante la emergencia volcánica, presentando las tres principales obras realizadas para garantizar el agua de uso domiciliario y agrícola en las zonas afectadas por el volcán.

Una de las actuaciones que se puso en marcha fue la de abastecer el litoral del Valle, en las zonas de Puerto Naos, El Remo, La Bombilla y Charco Verde aprovechando los trabajos de la conducción en altura, unas obras contratadas por medio millón de euros, para recuperar el suministro de agua en estos lugares.

Otra de las actuaciones puestas en marcha por el Consejo Insular de Aguas ha sido la instalación eléctrica del bombeo en la zona del Depósito de Las Cuevas y la limpieza de tuberías, unos trabajos que permiten la llegada del agua a la balsa de Cuatro Caminos y a los depósitos municipales de Fátima y Jedey. Esta obra adjudicada por emergencia en el mes de octubre, por 4,7 millones de euros, permite que a día de hoy el depósito cuente con un caudal de 92.962,5 pipas. También se han realizado obras de impulsión hidráulica de Las Hoyas – El Remo que supuso una inversión inicial de 1,4 millones de euros con la que se garantiza el abastecimiento de agua de la zona de riego de la balsa Cuatro Camino, que cuenta con un caudal de 315.854 pipas.

Asimismo, el gobierno insular informó de que se ha seguido trabajando para reducir las pérdidas que se producían en la red insular, así como estableciendo canalizaciones para transportar el agua y habilitando nuevas alternativas para garantizar el acceso a este recurso en épocas de sequía.

Tres vídeos clausuraron esta acción por el Día Mundial del Agua. En ellos se expuso de manera didáctica las distintas obras llevadas a cabo durante el proceso de la emergencia volcánica. El material audiovisual, elaborado por el Consejo Insular de Aguas, los protagonistas del mismo explican los inconvenientes y vicisitudes que tuvieron que atravesar para llevarlas a cabo de una manera multidisciplinar, recogiendo las diversas ópticas del trabajo realizado.

Suscríbete para seguir leyendo