Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Rey asume como «un proyecto colectivo» la recuperación de La Palma

Felipe VI preside el acto de reconocimiento a los palmeros por su coraje y fortaleza frente al volcán | «El presente y futuro de la isla nos preocupa a todos», afirma

144

Visita del Rey y los presidentes de las comunidades a La Palma al acto de homenaje a los palmeros Andrés Gutiérrez

«La recuperación de La Palma es un proyecto colectivo, una esperanza compartida». Con estas palabras, el rey Felipe VI quiso transmitir ayer a los palmeros que no están solos y que la reactivación de la isla tras el fin de la erupción del volcán de Cumbre Vieja es trabajo del conjunto de los españoles, ya que la unión ante situaciones como la que asoló el Valle de Aridane es lo que «definen la raíz de una nación». Durante su discurso en el acto de Homenaje a la Ejemplaridad del Pueblo de La Palma, el monarca afirmó que «el comportamiento ejemplar» y la «fortaleza» del pueblo palmero para hacer frente a la crisis volcánica que sacudió la isla durante 85 días, le hacen merecedor de un reconocimiento, como el que tuvo lugar ayer en el antiguo convento de San Francisco de la capital, después de que hace dos semanas fuera suspendido por el estallido de la guerra en Ucrania.

La Palma tuvo que enfrentarse a un volcán que arrasó 1.200 hectáreas, obligó a salir de sus casas a 7.000 personas y destruyó 70 kilómetros de carretera y 400 hectáreas de cultivo. Un desastre natural que en palabras del monarca “nos unió a todos los españoles sin excepción” y en especial al pueblo de la isla que ha sabido sobreponerse a la destrucción de la crisis volcánica. Felipe VI recalcó que «lo que nos unió entonces, debe seguir haciéndolo ahora en esta nueva etapa» ya que «el presente y el futuro de La Palma, nos preocupa a todos».

La de ayer no fue la primera vez que los Reyes se desplazaban a la Isla Bonita para apoyar y consolar a las víctimas del volcán. Apenas cuatro días después del inicio de la crisis volcánica, Felipe y Letizia viajaban a la zona cero de la erupción y ayer el monarca quiso recordar las sensaciones que habían tenido durante su encuentro con los afectados. «Nos fuimos de aquí muy impresionados por lo que pudimos ver, sabiendo que no olvidaríamos vuestras miradas y vuestras voces, vuestra desolación y también vuestra esperanza» e insistió en que si en aquel momento había resaltado que «esta isla es una joya» ayer lo volvió a reiterar.

El monarca recuerda que su primera visita a la isla junto a la reina tras la erupción les «impresionó»

decoration

Muchos con los que se encontraron en aquella visita han perdido su casa pero también su modo de vida y están en estos momentos luchando para volver a levantarse. Pero no solo han sufrido aquellos que lo han perdido todo, ya que los efectos de la erupción se extendieron por la economía y la sociedad palmera sin dar ninguna tregua.

Ante esto, señaló que el pueblo de La Palma «merece todo nuestro reconocimiento por lo que consideró el acto de ayer como algo «sentido y necesario».

Felipe VI quiso resaltar «el trabajo incansable y extraordinario» tanto de las administraciones públicas del Archipiélago, como de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, El Ejército, Protección Civil, científicos y voluntarios que acudieron desde muchos puntos del país pero también de otras partes del mundo para ayudar en las tareas que se necesitasen, ya que todos «fueron un ejemplo de superación, de fortaleza, de humanidad y de ayuda mutua».

Para hacer efectivo ese reconocimiento, el rey entregó ayer más de una treintena de condecoraciones a agrupaciones científicas, cuerpos de seguridad, administraciones y asociaciones por su actuación durante la emergencia. Medallas al mérito de protección civil que han recibido entre otros el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), la Guardia Civil, El Cuerpo Nacional de Policía, la Unidad Militar de Emergencias, los tres ejércitos, Cruz Roja y las policías locales y Protección Civil de diversos municipios de La Palma.

Acto multitudinario

El acto contó con una nutrida representación de autoridades públicas que se trasladaron a La Palma para estar presentes en este acto homenaje y para asistir hoy a la XXVI Conferencia de Presidentes, que tendrá lugar en Los Llanos de Aridane.

Junto a los Reyes estuvo también el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que viajó a La Palma en compañía de nueve ministros, entre los que estuvieron la también vicepresidenta Nadia Calviño, el ministro del Interior Fernando Grande Marlaska o la de Hacienda, María Jesús Montero. Junto a ellos también asistieron todos los presidentes autonómicos excepto el catalán Pere Aragonès, que sí estará presente hoy en la cumbre presidencial. 

El acto también contó con todo el apoyo de las administraciones canarias. Al presidente regional, Ángel Víctor Torres, le acompañaron varios de sus consejeros, como Yaiza Castilla, Alicia Vanoostende o Noemí Santana, además del presidente del Parlamento canario, Gustavo Matos.

Segunda convocatoria

Todos pudieron coincidir después de que el pasado 23 de febrero el acto previsto para ese día tuviera que cancelarse debido a la invasión rusa de Ucrania que puso al mundo en vilo.

El acto tuvo que suspenderse hace dos semanas por el estallido de la guerra en Ucrania

decoration

El rey quiso referirse en su discurso a este conflicto al que calificó como «una guerra sin justificación», que supone «una clara violación del derecho internacional y nos trae a la memoria los peores tiempos pasados». Felipe VI señaló que «sabemos que deberemos afrontar nuevas dificultades, que debemos continuar ofreciendo apoyo y ampara a Ucrania y, especialmente, a los millones de ucranianos que huyen del horror».

A la solidaridad apeló también el rey durante el acto de homenaje al pueblo palmero, en el que tuvo la oportunidad de encontrarse con afectados por la erupción. Entre las personas que participaron en él, tres menores, alumnos de los tres colegios que se vieron afectados por el volcán, y que fueron los encargados de dar lectura a la declaración institucional aprobada por el Consejo de Ministros y que acudieron acompañados por sus familias.

En el homenaje también participaron los niños y niñas de un coro infantil de La Palma que interpretaron Vivo en un Archipiélago acompañados de un cuarteto de cuerda, que arrancó el aplauso sentido del público. El silencio fue sin embargo el que se adueñó del improvisado auditorio cuando la escritora Elsa López leyó su poema Yo vuelvo a La Palma, que al finalizar también hizo estallar en aplausos a los asistentes.

Y así culminó el «merecidísimo» acto de reconocimiento al pueblo de La Palma, del que queda el compromiso del rey, que hizo extensible a todas las administraciones, al asegurar que «el presente y futuro de La Palma nos preocupa a todos». Y con eso se quedarán los palmeros que solo esperan que una vez que se apaguen las cámaras y se marchen las autoridades el compromiso siga latente hasta la completa recuperación de la isla.

Una informal cumbre política

El acto de Homenaje al Pueblo Palmero, que se celebró ayer en el antiguo convento de San Francisco de Santa Cruz de La Palma, fue la primera oportunidad para ver reunidos a las autoridades públicas que se han trasladado a la isla. Entre ellos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero también nueve ministros y la mayoría de los presidentes autonómicos. De ellos destacó el gallego Alberto Núñez Feijóo, principal candidato a presidir el Partido Popular (PP) tras la crisis que abrió en canal la formación por el enfrentamiento del todavía presidente del PP, Pablo Casado con Isabel Díaz Ayuso, la presidenta madrileña, que ayer se encontraba también en La Palma. De hecho, fue una de las líderes que cosechó más vítores y peticiones de selfies una vez finalizó el acto. Los asistentes se disgregaron en corrillos en los alrededores del edificio para compartir impresiones. Un momento en el que se pudo observar el primer saludo, eso sí, muy breve, entre Feijóo y el presidente Sánchez, después de que el primero haya formalizado su candidatura para liderar el PP, lo que lo convertiría en líder de la oposición. Sin duda, ambos tendrán hoy más tiempo para hablar de manera más discreta durante la celebración de la XXVI Conferencia de Presidentes.

Quienes sí hicieron piña fueron los presidentes regionales del PP. Feijóo, Ayuso, Moreno Bonilla, Fernández Mañueco y López Miras hicieron grupo e incluso se sacaron alguna fotografía con algún asistente que se lo solicitó, a la que se unió el presidente del Cabildo, el también popular Mariano Hernández Zapata. Entre los corrillos estuvieron además otros presidentes autonómicos como García Page, de Castilla La Mancha o Puig de la Comunidad Valenciana y fue el momento que también aprovecharon los Reyes, Felipe y Letizia, para acercarse a charlar con los afectados que habían estado presentes en el acto. | D.G.

Compartir el artículo

stats