Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erupción en la palma | Evolución de la erupción

La lava del volcán de La Palma se desborda por ambos lados del cráter sin afectar a más viviendas

La sismicidad se reduce y el tremor baja de intensidad | La elevación del terreno en seis centímetros atisba alimentación de magma en las profundidades

La erupción del volcán de La Palma desde la pista Cabeza de Vaca

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La erupción del volcán de La Palma desde la pista Cabeza de Vaca A. Castellano

Baja la sismicidad por tercer día consecutivo, disminuye el tremor -ruido que hace el material al subir por las cañerías hasta la superficie-, pero el terreno se vuelve a elevar en la estación GPS de Jedey, lo que atisba que el magma continúa alimentándose en las profundidades de La Palma. La lava que brota principalmente del cono secundario del volcán se desbordó ayer, con la peculiaridad de que lo hizo tanto por el norte, a la altura de El Frontón donde sepultó terreno sin cubrir, como por el sur en Las Manchas, aunque avanzó por coladas anteriores. En ninguno de los dos casos afectó a nuevas viviendas.

La emisión de material se concentra en el cráter secundario, que hoy cumple una semana de vida, y un foco situado al sureste del edificio volcánico principal, que en la tarde de ayer estaba emitiendo material incandescente que bajaba próximo a la localidad de Las Manchas, aunque sobre terreno ya hollado. Así lo indicó Francisco Prieto, jefe de la Sección de Montes del Servicio de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de La Palma, quien declaró que esta nueva colada se había originado a primera hora de la jornada de ayer. En cuanto a la del norte, afirmó que se situaba muy cerca del cráter principal invadiendo superficie nueva. Lo positivo: «Va bastante despacio», dijo.

La lava avanza sobre coladas ya formadas durante el proceso eruptivo. I LOVE THE WORLD

Los depósitos de magma del volcán de La Palma, mientras tanto, siguen teniendo movimiento en las profundidades. La deformación del terreno, uno de los parámetros utilizados para monitorizar el volcán, registró ayer de seis centímetros a una elevación en la estación GPS LP-03, situada en el barrio de Jedey y que a su vez es la más próxima al cono principal. Este abombamiento ha precedido en anteriores ocasiones un incremento en la emisión de lava desde los diferentes centros eruptivos.

Estas elevaciones, asimismo, suelen preceder a un incremento de la sismicidad. Ocurrió la semana pasada cuando se formó el cono secundario justo después de detectarse que el terreno se había deformado en la zona de Jedey. A lo largo de esta semana se produjo otro aumento en la sismicidad, sobre todo el martes cuando tuvo lugar el mayor pico de la toda la serie eruptiva: 377 temblores. Desde entonces, el número de terremotos ha ido en descenso, con especial incidencia en profundidades superiores a 20 kilómetros con únicamente tres sismos en los últimos dos días. Así, la sismicidad se ha reducido de los 377 del martes a 335 miércoles, 98 el jueves y 43 hasta las 20 horas del viernes. Otro de los parámetros que ha registrado un ligero descenso es el tremor tras un periodo de intensificación que ocurrió al unísono con el incremento del número de terremotos. «En el día de hoy [por ayer para el lector], constatamos que ha ido de valores intermedios a valores más bien bajos».

Por su parte, la Isla espera durante este puente de la Constitución y la Inmaculada la llegada de un importante número de turistas que palie las pérdidas en los comercios que está provocando el volcán de La Palma. Las condiciones meteorológicas también ayuda puesto que de cara a este fin de semana se prevé el predominio de viento del este, con posibilidad de presencia de calima, que permitirá que el aeropuerto opere con normalidad. Ante esta situación, tanto las aerolíneas como las navieras han incrementado el número de conexiones para así atender a la demanda.

La presencia del siroco podría generar, en cambio, un empeoramiento de la calidad del aire debido al polvo sahariano. Ya ayer, la estación para medir la atmósfera resaltó un aumento de las partículas menores de 10 micras (PM10), asociadas a la presencia de cenizas, en Los Llanos de Aridane. La situación era desfavorable, según se informó en la rueda de prensa del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca). La calima también generaría un empeoramiento de la calidad del aire.

Compartir el artículo

stats