Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Algunas casas cerca del cono del volcán de La Palma tienen grietas que amenazan su habitabilidad

"En algún momento habrá que valorar casa a casa si logró resistir y es segura", añaden desde el Puesto de Mando Avanzado

Río de lava emanando de la erupción de La Palma.

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Río de lava emanando de la erupción de La Palma. EFE

Algunas casas en el entorno cercano al cono principal del volcán de La Palma presentan grietas que amenazan su habitabilidad futura, si es que siguen resistiendo las duras condiciones del proceso eruptivo.

Así lo trasladó Marta Moreno, directora del Puesto de Mando Avanzado, en una reunión con vecinos que residían en las zonas de exclusión y evacuación celebrada en Los Llanos de Aridane.

Moreno indicó que el problema para estas casas, que son "más de una", no es la ceniza que se pueda acumular en sus tejados, sino las grietas que son apreciables a simple vista.

Abundó en que cuando cese la erupción y un arquitecto visite la zona para ver si la estructura de esas viviendas es segura "probablemente diga que no". "En algún momento habrá que valorar casa a casa si logró resistir y es segura", añadió.

Durante este encuentro informativo, en el que varios vecinos expresaron sus quejas e inquietudes, el director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, explicó la diferencia entre las zonas de exclusión, que es la que se sitúa a 2,5 kilómetros en un radio alrededor del cono volcánico, y las zonas evacuadas por motivos de Protección Civil.

Asimismo, el comandante Burgos, de la Unidad Militar de Emergencias (UME), aclaró que las tareas de mediciones de gases, que se hacen las 24 horas del día, permiten analizar la presencia de agentes tóxicos en las distintas áreas afectadas por la erupción.

Los datos de estas detecciones diarias se pasan cada día al Puesto de Mando Avanzado para que interprete los resultados con ayuda del Comité Científico, que decide finalmente si se puede o no acceder a estas áreas.

Burgos también resaltó que desde hace un mes hay bolsas de gases de manera casi permanente que están dificultando las tareas y el acceso en las zonas evacuadas, tanto para equipos de emergencia y científicos como vecinos.

Estos deslizaron que las restricciones al acceso se han endurecido justo a raíz del fallecimiento de una persona en la zona del Corazoncillo, de momento la única víctima mortal durante el proceso eruptivo, lo que negaron los representantes científicos y de la emergencia de protección civil.

La alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García, terció para recordar que ha habido ocasiones en las que se redujo y luego se amplió la zona de exclusión, y ha añadido que el peligro de la presencia de gases tóxicos "no es que el aire huela mal... es que corremos el riesgo de morir".

De hecho, reveló que recientemente los trabajadores de la nueva carretera a Puerto Naos fueron evacuados de madrugada porque empezaron a sentirse mareados. 

Compartir el artículo

stats