Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA

22 kilómetros de fibra óptica miden los seísmos de La Palma y Tenerife

Estos dispositivos DAS proveen de 2.200 sismógrafos a los observatorios canarios

Imagen del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC). E. D.

El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha cedido 22 kilómetros de fibra óptica de sus Observatorios –4 en La Palma y 18 en Tenerife– para medir los seísmos que se producen en las zonas más volcánicamente activas de estas dos islas. Lo hacen a través de la instalación de un interrogador DAS (del inglés Distributed Acoustic Sensing) que es capaz de registrar movimientos sísmicos con mayor precisión, dado que son capaces de conocer el punto exacto del que proceden las vibraciones de la tierra. 

Con este aparato se puede conseguir una amplia red de sismógrafos «a un precio muy bajo» aunque de momento, no puede ser a tiempo real. Así lo recalca el geofísico del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM-CSIC) y responsable de este proyecto científico, Antonio Villaseñor. El interrogador DAS es capaz de proveer a los investigadores de un sismógrafo virtual por cada 10 metros de cable. En La Palma, donde la fibra se expande en unos 4 kilómetros por debajo del suelo, supone un total de 400 sismógrafos diferentes a lo largo de esta fibra. En Tenerife, el número ascendería a 1.800 sismógrafos. Estos dos interrogadores en concreto ha sido desarrollados por el Grupo de Ingeniería Fotónica de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y el Instituto de Óptica del CSIC (IO-CSIC) y se están probando por primera vez en vivo en Canarias. En el Teide, se espera que esté instalado durante un par de semanas más, para luego evaluar su funcionamiento.

Este dispositivo es capaz de conocer el punto exacto del que parten las ondas sísmicas

decoration

En La Palma, sin embargo, permanecerán más tiempo instalados. «La idea es que estén durante toda la emergencia e, incluso, desarrollar un método de conseguir los datos a tiempo real», explica Villaseñor. Gracias a los avances tecnológicos de este aparato, es capaz de percibir ciertas características de los seísmos que hasta el momento no se podían conocer de antemano, como la dirección desde la que provienen y hacia dónde discurren las ondas sísmicas.

 Este tipo de dispositivos también se han instalado, por parte del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) y el ITER, en la fibra óptica que se encuentra enterrada bajo el mar a través de la red CanaLink. Dos de estos se instaló en 2018 en el cable de fibra óptica se encuentra entre Tenerife y Gran Canaria. En las últimas semanas también se ha instalado uno entre el cable que se encuentra entre Santa Cruz de La Palma y el norte de Tenerife. «Con estos DAS, Canarias se ha convertido en el lugar del mundo mejor instrumentalizada con esta novedosa tecnología», explica Villaseñor. 

Entre estas instalaciones, sin embargo, hay diferencias. Y es que los DAS instalados en tierra son más sensibles a los terremotos, mientras que los que se encuentran en el mar también recogen información sobre el ruido que hacen los barcos o los cetáceos.

Emisión de piroclastos de la erupción del volcán de La Palma @ita_dc

Compartir el artículo

stats