Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA

Las hijuelas y la falta de documentos dificultan la concesión de ayudas para los afectados por el volcán de La Palma

Notarios de toda España se enfrentan solidariamente a la labor de ayudar a los afectados del volcán en la demostración de titularidad de casas y terrenos arrasados por la lava

Colada de lava cerca de una edificación en el Valle de Aridane. E. D.

La lava del volcán Tajogaite ha sepultado bajo varios metros de material las propiedades y forma de vida de muchas personas del Valle de Aridane, que ahora se enfrentan a tener que demostrar su titularidad para poder acceder a las ayudas comprometidas por las distintas administraciones públicas.

Hay familias que sí pudieron recoger sus escrituras antes de abandonar su casa, sin embargo, hay otras a los que las prisas por salir del domicilio por la peligrosidad del volcán los dejó sin ningún documento. Además, muchos de esos terrenos, casas y fincas no existen, y su propiedad tendrá que ser justificada a través de escrituras públicas, pero en otros muchos casos la falta de documentación, bien sea por la inexistencia de las mismas o por la destrucción del volcán, dificultará el reconocimiento a sus propietarios. Lo mismo ocurre con las hijuelas, documento privado con el que se repartían los bienes entre herederos, y que en muchos casos nunca fueron elevados a públicos.

El estallido del volcán también ha dejado a miles de vecinos y pequeños propietarios en un limbo jurídico sin precedentes en la historia reciente. Ese es uno de los retos a los que se enfrentan los profesionales, tanto de las notarías como de los registros de la propiedad, que tendrán que tirar de procedimientos inusuales para poder dar fe de la titularidad de muchos de los afectados, y de lo que depende, en gran número de casos, el cobro de ayudas, indemnizaciones y otros derechos.

En esa línea se manifestó el decano del Colegio Notarial de Canarias, Alfonso Cavallé, quien se refirió a que existen muchos afectados que no tienen ningún tipo de documentación, y otros con documentos privados o hijuelas, y que «ahora mismo tienen la necesidad de justificar sus derechos». A todos ellos se les va a intentar buscar soluciones «rápidas y eficaces», defiende el notario. Otro de los problemas y retos a los que se enfrentan es a la realización de procedimientos puntuales en los que a través de testigos se podrá dar fe de la propiedad.

Para lograrlo, los colegios notariales de Canarias, Cataluña y Valencia se han volcado con la Isla, generando tres espacios cercanos a los Ayuntamientos de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte, en los que atenderán, de forma gratuita, a los afectados por el volcán. Son precisamente los decanos los primeros voluntarios que están al frente de esas oficinas, manteniendo contacto directo con las oficinas técnicas de cada consistorio y con el Registro de la Propiedad para facilitar los trámites para lograr la documentación.

El objetivo es ayudar a los vecinos y agilizar los trámites para acceder a ayudas, prestando asesoramiento adaptado a cada caso y ayudándoles, con prontitud y transparencia, a obtener las pruebas documentales necesarias que les permitan acreditar sus derechos y acceder a las ayudas, indemnizaciones o justiprecios.

Ya la oficina abierta en Los Llanos de Aridane atiende en torno a unas 80 personas cada día, con usuarios con situaciones diferenciadas, y que van desde quienes no pudieron recoger las escrituras de sus hogares, hasta quien no tenían regularizada su vivienda, pasando por herencias, propiedades compartidas y construcciones sin licencia.

En la labor ya iniciada, los equipos de cada notaría se centrarán en recabar la mayor cantidad de datos y documentos posibles para estudiar cada caso en particular con toda la documentación que puedan recabar los interesados, y que se incorporarán a un protocolo especial depositado en el archivo general de Los Llanos.

Cavallé también destaca que para solventar los problemas que puedan tener los ciudadanos afectados con sus hipotecas, los notarios de España, a través de su fundación, están ofreciendo mediación con bancos y empresas aseguradoras, ya que «depende del tipo de seguro contratado».

Esto podría crear conflictos, tanto con la entidad financiera como con la propia aseguradora, existiendo la posibilidad de «encontrar situaciones no deseables», reseña el notario, para lo que añade que sería necesario «ir caso a caso y estudiar cada contrato». Después se examinaría «cuál es el ánimo de colaboración de cada una de ellas», acudiendo a la mediación o llegando, incluso «hasta algún conflicto», señala.

Sobre los seguros, indica que cubren la vivienda pero no el suelo, con lo que sigue subsistiendo otro problema, lamenta Cavallé, ya que «como consecuencia de la invasión de la lava, se pierde absolutamente todo. No es como que el que se le quema la casa, que tiene ahí el solar, y puede reconstruirla». En este caso, dice que «se ha perdido el terreno también».

A este reto se enfrentarán notarios de toda España que comenzarán un turno voluntario rotatorio para dar respuesta a las necesidades de la población, y que tendrán que dar fe ante unas circunstancias en las que la topografía ha cambiado completamente y debajo de una capa de basalto están las antiguas propiedades que hoy en día «realmente no existen», señala Alfonso Cavallé.

Delimitar linderos

También tendrán que delimitar linderos que permitan atestiguar titularidades y derechos existentes antes de que la lava cubriese esos terrenos y que les permita a los afectados, hace hincapié el notario canario, «acceder a ayudas, indemnizaciones, justiprecio o respecto a otros derechos que se puedan configurar».

Por eso, también realiza un llamamiento para que quienes necesiten de estos servicios no dejen de acudir a las tres notarías previstas en exclusividad para atender estos casos. Además, insiste en que, en el caso de abrir más espacios para realizar esta labor, se pondrán en uso.

Cavallé apela también a la colaboración de la ciudadanía para lograr una atención ordenada y poder cubrir las necesidades de atención personalizada e individualizada de todos los afectados en un menor tiempo posible.

Otro de los impulsores de la iniciativa es el decano del Colegio de Notarios de Cataluña, José Alberto Marín, también desplazado a La Palma, quien pone de relieve el importante reto jurídico que supone para estos profesionales, y defendiendo su actuación para lograr acreditar la propiedad de todos los terrenos invadidos o destruidos por la lava.

Marín pone de relieve que es la primera vez que se pone en práctica en España este tipo de voluntariado jurídico, pero recalcando que la iniciativa surge ante la necesidad de ayudar ante la inseguridad legal que se ha generado entre los afectados. Y es que, según estos conocedores en la materia, el hecho de que la lava invada un terreno no hace que su dueño pierda la propiedad.

Las tres oficinas notariales en los municipios afectados permanecerán abiertas mientras la erupción continúe y la situación así lo requiera con turnos rotativos que serán cubiertos por notarios de toda España para que el servicio sea continuo.

El volcán de Cumbre Vieja experimenta un cambio en su dinámica

El volcán de Cumbre Vieja experimenta un cambio en su dinámica

Compartir el artículo

stats