Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erupción en La Palma | Comparativa con las capitales canarias

Las cenizas de La Palma cubrirían el 27% del área metropolitana de Tenerife

El material expulsado por el volcán de Tajogaite ocupa unas 6.800 héctáreas de la Isla Bonita, un 3,3% de la superficie de Tenerife

El volcán desde Caños de Fuego @involcan

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El volcán desde Caños de Fuego J.D. / A.V

La ceniza expulsada por el volcán de Tajogaite ya cubre 6.800 hectáreas de la superficie total de La Palma. Si extrapolamos este dato a la extensión de terreno que ocupa el área metropolitana de Tenerife (252 kilómetros cuadrados y la capital grancanaria (100,55 kilómetros cuadrados), la mancha de material volcánico abarcaría el 27% de la suma de los kilómetros cuadrados de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna y el 68% de Las Palmas de Gran Canaria, es decir, tres cuartas partes de su territorio.

Las cenizas de La Palma cubrirían el 27% del área metropolitana

Las cenizas de La Palma cubrirían el 27% del área metropolitana

A nivel insular, el manto de ceniza recubría el 4,4% del mapa de Gran Canaria y el 3,3% de la silueta de Tenerife. Siguiendo el patrón del área metropolitana de Tenerife, el origen estaría en el intercambiador de guaguas ubicado frente al monumento al Padre Anchieta. La zona dañada tocaría levemente el borde de La Trinidad más próximo a la TF-1, pero no avanzaría en dirección al casco histórico de La Laguna. En su caída con destino a Santa Cruz de Tenerife la colada de ceniza acabaría ensanchándose en dirección a los núcleos de Geneto y San Bartolomé de Geneto, se introduciría en el Campus Central de la Universidad de La Laguna (ULL), sepultaría el punto en el que se levanta la Cruz de Piedra y, sobre todo, generaría un desastre en la Línea 1 del Tranvía a su paso por la Avenida de Los Menceyes, Campus de Guajara y el Hospital Universitario de Canarias (HUC). El otro gran complejo sanitario de la Isla, La Candelaria, también se perdería por la expansión de la ceniza. Los polígonos industriales de Los Majuelos y El Mayorazgo quedarían borrados del mapa. El riesgo mayor, de largo, se produciría cuando los sedimentos volcánicos llegaran a las instalaciones de la Refinería, aunque la posible fajana se formaría en las proximidades del Muelle de la Hondura, también muy próximo a los depósitos de Cepsa.

Las cenizas de La Palma cubrirían el 27% del área metropolitana

Las cenizas de La Palma cubrirían el 27% del área metropolitana

El Auditorio estaría en el punto de mira de una trazada que no llegaría al Heliodoro Rodríguez López, pero sí que se llevaría por delante el Pabellón Santiago Martín, sede oficial de los encuentros que el Lenovo disputa como local. El Parque García Sanabria, uno de los pulmones de Santa Cruz, por ahora estaría fuera del perímetro afectado por las cenizas del Tajogaite.

En esta simulación, en el caso de Las Palmas de Gran Canaria al oeste tocaría a las localidades de Tamaraceite, Las Majadillas y El Toscón, en descenso hacia Almatriche y San Lorenzo. Los Giles estaría dentro del perímetro inundado pero, por ahora, quedarían a salvo el Hospital Doctor Negrín, al norte, y el Estadio de Gran Canaria, en el costado sur.

Una parte de Lomo Blanco también se vería tocada por una sombra que buscaría una desembocadura al mar por las proximidades de Triana y el Castillo de San Cristóbal. Otra de las zonas que se verían afectadas sería la Avenida Primero de Mayo. En cuanto a las carreteras más perjudicadas por esta acumulación de cenizas, las incidencias más relevantes se localizarían en tramos de la GC-3, GC-21 y GC-110.

Si el volcán erupcionara en Los Lomos, al noroeste del barrio de Los Giles, el manto de lava y piroclastos ocuparía una amplia superficie de la ciudad hasta alcanzar el mar y sepultar la Avenida Marítima entre Carvajal y la Supercomisaría; un segundo ramal llegaría al Muelle Deportivo.

Entre medias, la lava, en su avance arrasaría los polígonos industriales Díaz Casanova y Lomo Blanco, los barrios de Las Torres y La Feria hasta dejar inutilizada la autovía GC-23 entre el Negrín y La Ballena, centro comercial que quedaría sepultado. La colada situada más al sur haría desaparecer a la Cruz de Piedra, Las Rehoyas y El Polvorín , así hasta Primero de Mayo; la siguiente haría lo propio con parte de Schamann y San Antonio; mientras que la que está más al norte ocuparía la avenida de Escaleritas y así hasta bajar a Arenales y Ciudad Jardín.

La comparativa entre las dos capitales canarias alcanzaría unos tintes mucho más dramáticos si colocáramos las 6.800 hectáreas de cenizas palmeras sobre El Hierro o La Graciosa. En el primer caso, el área enterrada superaría el 25% de la superficie de la Isla, mientras que en el caso lanzaroteño, las cenizas rellenarían dos mapas y medio del tamaño de La Graciosa.

Compartir el artículo

stats