Desde hace miles de años tsunamis y megatsunamis han visitado la costas de Canarias. Buena parte de esos maremotos tienen su origen en erupciones volcánicas explosivas en Tenerife, acompañadas de deslizamientos de tierras que han caído al mar y, haciendo honor al principio de Arquímedes incluso antes de que fuera enunciado, generado grandes olas. Así se produjeron los grandes tsunamis en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote ligados a las erupciones de Tenerife de hace 170.000 años. Sin embargo, sin ir tan atrás en el tiempo se puede hablar de tsunamis en Canarias.

Por lo menos 11 tsunamis han afectado a Canarias durante el último milenio, algunos de ellos sin documentar porque hasta el siglo XV no existen referencias de estos episodios en las crónicas sobre Canarias. Los 11 tsunamis se encuentran detallados en una reciente investigación, realizada entre el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la colaboración de investigadoras de la Universidad de La Laguna (ULL) y el Museo de Ciencias Naturales de Tenerife.

¿Por qué interesan ahora los tsunamis?

Aunque la teoría sobre el posible megatsunami que generaría el derrumbamiento de Cumbre Vieja, en La Palma, ha cobrado popularidad en los últimos años y se ha vuelto a poner de actualidad con la erupción del volcán en el macizo palmero el 19 de septiembre de 2021, la investigación llevada a cabo y publicada en Geosciences no tiene nada que ver con esto.

Teoría del mega-tsunami de La Palma Express.co.uk

El propósito del estudio es tratar de prevenir los efectos destructores de futuros tsunamis que podrían dañar las costas canarias, hoy en día muy pobladas. Parte de la base de que es posible que se produzcan tsunamis que afecten a Canarias.

De acuerdo con lo expuesto por los investigadores, en el pasado no hay constancia de que los tsunamis produjeran daños humanos, entre otras razones porque las poblaciones en Canarias vivían de espaldas al mar, tanto antes como después de la Conquista. Los motivos del terror al mar de los antiguos canarios no se saben a ciencia cierta, pero las razones de los asentamientos en el interior tienen su explicación en los ataques piráticos.

Fechas de los ocho tsunamis documentados en Canarias

Aunque existen referencias históricas a tsunamis que podrían haber afectado a las costas canarias e incluso vestigios que los acreditan en depósitos sedimentarios en algunas islas, solo ocho están documentados en la actualidad. La documentación de los ocho tsunamis que se detallan a continuación provienen en unos casos de crónicas y, en otros, de aparatos de medición. Varios de ellos ni siquiera fueron percibidos como tsunamis por la población y apenas como olas mayores de lo habitual.

1 de noviembre de 1755

Este tsunami fue provocado por el terremoto de Lisboa, de magnitud 8.5 mbLg. Devastó las costas del suroeste de la Península Ibérica y el norte de Marruecos e incluso de registró en América, tanto del Norte como del Sur. La investigación pone de manifiesto que "los daños y muertes que causó en las costas de la Península fueron tan importantes que los daños ocurridos en Canarias pasaron casi desapercibidos". El estudio narra que hacia las 9.30 horas del 1 de noviembre de 1755 algunos habitantes de Tenerife sintieron temblar la tierra y, al mismo tiempo, el mar se retiró en Tenerife y Gran Canaria más de un kilómetro. Existen referencias históricas de que afectó a todas las islas, así como que el nivel de inundación que provocó fue de más de cinco metros de altura. En Gran Canaria, se inundó la ermita de la Luz, que se llenó de peces.

31 de marzo de 1761

Este otro episodio también tuvo su origen en un terremoto de magnitud 8.5 mbLg en el suroeste de la Península Ibérica. Se sintió en Portugal, España y Marruecos. Hay registros de que alcanzó las costas sur y oeste de la Península, Reino Unido, así como los archipiélagos de Azores, Madeira, Canarias y Barbados. Sus efectos en la costa de Tenerife "fueron similares a los reportados por el tsunami de 1755", según la investigación.

7 de julio de 1941

Este maremoto quedó registrado en el diario La Tarde, que informó de tres enormes olas que inundaron el litoral de Santa Cruz de Tenerife y San Andrés. Afectaron el edificio del Cabildo y la Avenida Marítima, donde inundó la Comandancia Naval. Estas olas se han atribuido a un deslizamiento de tierra local cerca de la capital tinerfeña, ya que ese día no ocurrieron terremotos u otros eventos extremos de olas.

25 de noviembre de 1941

Poco después del anterior tsunami, un terremoto submarino de deslizamiento de 8.3 mbLg de magnitud cerca de la costa de Portugal provocó un tsunami cuyas grandes olas llegaron a Canarias, pero ni se menciona en la prensa local ante la ausencia de daños.

28 de febrero de 1969

Se produjo en esta fecha un tsunami de baja intensidad provocado por un terremoto en el banco Gorringe, un monte submarino a 130 millas al oeste de Portugal, entre las Azores y el Estrecho de Gibraltar. Lo registraron los mareógrafos en Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de La Palma, Las Palmas de Gran Canaria y Arrecife.

17 de julio de 1969

Este día se detectó un pequeño tsunami de origen desconocido en mareogramas de Santa Cruz de Tenerife y en varios puntos de Portugal, así como en Casablanca.

26 de mayo de 1975

Como consecuencia de un terremoto de 7.9 mbLg de intensidad a 200 kilómetros al sur de la falla Gloria, en el Atlántico, se produjo un tsunami que se vio en las Azores y que se registró en un mareógrafo de Gran Canaria.

14 de noviembre de 2020

La caída masiva de rocas en el litoral en Valle Gran Rey, en La Gomera, dio lugar a un tsunami local. Hay vídeos de la caída de piedras y de la ola que provocó. No causó daños.