Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA

Los podencos de la resistencia siguen aislados, pero con aliados

Los recursos de emergencia, que estudian cómo sacarlos de un estanque, usan un dron para darles alimentos y agua

Dos perros en el interior del estanque. E. D.

La resistencia de cuatro perros podencos en una de las kipukas, como se conoce en Hawái a los espacios que quedan entre coladas en el implacable avance de la lava, se ha convertido en un símbolo de lucha ante la adversidad que está provocando este fenómeno natural.

Tras ser descubiertos por uno de los drones que sobrevuelan las zonas afectadas, la movilización y petición popular ha generado una corriente de solidaridad con estos animales, encargándose del seguimiento constante de su actividad y de su estado. Tres de ellos están dentro de un tanque vacío, mientras que el cuarto permanece al lado de esta infraestructura de riego vacía. Hasta allí llegan varias veces al día, por el aire, los alimentos y el agua que les permiten mantenerse con vida, mientras se siguen diseñando estrategias para un rescate que aún se estima imposible.

Un dron graba a dos perros atrapados por la lava del volcán Cumbre Vieja en La Palma

Un dron graba a dos perros atrapados por la lava del volcán Cumbre Vieja en La Palma Agencia ATLAS

Las condiciones ambientales impiden que se pueda sobrevolar la zona con un helicóptero por la peligrosidad de las partículas en suspensión, y por tierra, hasta que, dentro de semanas no se enfríen las coladas, también es altamente peligroso intentarlo.

De esta manera se continúa con el régimen de alimentación controlado por los equipos de veterinarios que desarrollan una labor crucial en la emergencia.

Así, lo que en un primer momento fue identificado como un gato, se ha convertido en cuatro perros atrapados entre el Camino Aniceto y Camino Pastelero, en una de las zonas que arrasó el volcán en los primeros días, por debajo de la cota de la LP-2. Allí siguen atrapados por las cenizas como lecho y mostrándose sorprendidos cada vez que reciben la visita de uno de estos aparatos que, desde el aire, les mantienen conectados con la vida.

Compartir el artículo

stats