Un episodio de calima va a sobrevolar el Archipiélago este fin de semana y La Palma no estará exenta. La entrada de la calima generará un «tapón» en la atmósfera que impedirá que los gases emitidos en el penacho volcánico puedan dispersarse, con lo cual, es probable que todos esos contaminantes se queden atrapados en la isla, empeorando así, la calidad del aire. De ahí que los expertos no descarten de decretar nuevos confinamientos domiciliarios y alerten de la posibilidad de que el aeropuerto isleño se vea incapaz de operar.

«La intrusión de esta invasión de aire sahariano provocará una acusada inversión térmica que será muy desfavorable para la calidad del aire», resaltó la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco. La portavoz del Comité Científico aseguró que es posible que, «como el viento va a soplar de componente sur», afecte al este de la isla, es decir, los municipios al otro lado de la dorsal y al aeropuerto. «Lo que afectará a su operatividad».

El Pevolca hará un seguimiento de la calidad del aire estos días y recordó la necesidad de que la población «siga las medidas de seguridad». De ahí que se recomiende limitar las salidas, especialmente a personas con problemas respiratorios, niños y embarazadas, y protegerse con mascarilla FFP2.

La batalla perdida contra la ceniza Video: Agencia Atlas | Foto: EFE