Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erupción en La Palma | Las pérdidas en la agricultura

El volcán en erupción amenaza las plataneras plantadas sobre las coladas de lava de 1949

La lava que desciende del alto de Tajogaite en dirección a La Laguna amenaza la cooperativa Volcán de San Juan | Se construyó sobre las coladas de la erupción de 1949

Imagen de un recogedor de fruta abandonando una platanera. KIKE RINCÓN (EUROPA PRESS)

El sector platanero palmero es de largo el más castigado por el avance implacable de las coladas de lava del volcán de Tajogaite. Si hace unos días se dieron por perdidas las instalaciones de Covalle (Todoque), el futuro de la cooperativa Volcán San Juan (La Laguna) está seriamente amenazado. Uno de los principales almacenes de fruta de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte ha sido desmontado a toda velocidad.

A la pérdida de casi 180 hectáreas de cultivos en La Palma, de las que 95 estaban concentradas en torno al plátano, hay que sumar las mermas derivadas de los daños ocasionados por la lluvia de ceniza en pleno proceso de zafra y el corte del suministro de agua de riego durante varias semanas. Las compilaciones derivadas de la erupción del volcán de Tajogaite van en aumento con la desaparición de infraestructuras que estaban destinadas a la clasificación y posterior distribución de fruta.

Si primero fue la cooperativa Covalle, en pleno corazón de Todoque, ahora el avance de la lava está cercando a otro centro de trabajo de los agricultores palmeros. En las últimas evacuaciones de La Laguna (Los Llanos de Aridane) se incluyen las instalaciones de Volcán de San Juan, otras infraestructuras de gestión, procesado y empaquetado de plátanos.

En el caso de Covalle, sus más de 350 socios de Tazacorte, Los Llanos de Aridane y El Paso, han perdido el lugar en el que anualmente llevaban más de siete millones de kilos de plátanos y otros 100.000 kilos de aguacates, así como unas instalaciones que, inauguradas en el año 2010, contaban con más de 2.000 metros cuadrados de superficie y como tres líneas de automatización de paletización.

La cooperativa del Volcán de San Juan fue constituida en 1987 por un grupo de 20 jóvenes agricultores que entonces ya estaban preocupados por el futuro de sus producciones agrícolas, principalmente plátanos y pequeñas cantidades de aguacates, mangos y papaya. En estos momentos son más de 300 los socios que siguen impulsando el cultivo agrícola sobre la lava del volcán que erupcionó en 1949, y que ahora pone en riesgo sus instalaciones. Volcán de San Juan cuenta con una nave industrial de unos 1.500 metros cuadrados que alberga líneas de procesamiento de fruta, almacén de fitosanitarios, talleres, servicios auxiliares para el personal, zona de expedición de producto terminado y oficinas administrativas; un almacén cubierto de 2.200 metros cuadrados para almacenaje de fruta y materiales de empaquetado y un depósito de agua de 500 metros cúbicos. Incluso tienen un surtidor de combustible para sus asociados. Todo ello ha ido siendo desmontado en las últimas jornadas, retirando el combustible y material inflamable como productos fitosanitarios. Además de toda la documentación y material evacuable, evitando de esa manera que la lava, situada en torno a unos 300 metros, pueda hacer que desaparezcan.

Cae una nueva colada del volcán de La Palma sobre las plataneras de Las Hoyas @IGME1849

Desalojo de urgencia

Una de las responsables de la gestión de esta cooperativa, Noelia Díaz, asegura que comenzaron a desalojar preventivamente desde el pasado martes, teniendo en cuenta la gran cantidad de materiales que eran necesario transportar para evitar que fueran dañados por la lava. Díaz destaca que mientras seguían trabajando normalmente «comenzamos a sacar cosas y ya cuando vimos que se evacuaba la Cruz Chica nos encomendamos a esa tarea desde la primera hora del jueves». Mientras retiraban la mercancía llegó la noticia de una evacuación que completaron con muchas incertidumbres: las instalaciones están en la trayectoria de la colada que avanza en dirección a La Laguna.

A toda prisa transportaron todo el material que han podido a un terreno cedido por los supermercados Hiperdino. Son una docena de personas las que han desarrollado esa labor, cargando contenedores frigoríficos cedidos por las empresas de transporte con las que habitualmente trabajan en los que “metimos todo lo que pudimos”, señala Noelia.

Comenzaron por el cartón de las cajas de transporte de la fruta, en torno a 12.000 metros de material, para continuar con los insumos peligrosos «que pueden ser explosivos» y las jaulas, «que tenemos cerca de 50 y tienen un coste de unos 800 euros». En la jornada de ayer se centraron en retirar la maquinaria, empezando por la del cartón, que es alquilada, además de las instalaciones fotovoltaicas y las tolvas de reciclaje. Para el último momento dejarán un robot que les ayuda en el empaquetado de la fruta. Allí se quedan el mobiliario y las instalaciones fijas.

Las evacuaciones no cesan en La Palma Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

Compartir el artículo

stats