Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA

Tres turnos de trabajo para activar las desaladoras que salvarán los cultivos amenazados por el volcán en La Palma

Nadie se atreve a dar la fecha de arranque | El reto es que estén la próxima semana

Desembarco en La Palma del material para instalar las desaladoras portátiles en Puerto Naos DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

Nadie se atreve a poner fecha a la entrada en funcionamiento de las dos desaladoras que se están instalando en Puerto Naos (Los Llanos de Aridane). La magnitud de la emergencia –la angustia de los agricultores por contar lo antes posible con este servicio de agua– y las dificultades con las que trabajan los operarios han generado retrasos que podrían estar corregidos al inicio de la próxima semana. En la zona se han organizado tres turnos de trabajo, pero la sensación a media tarde de ayer era que aún queda «mucha faena» en un perímetro que se encuentra a menos de un kilómetro y medio de la trayectoria de marcan las coladas que descienden en dirección a Tazacorte.

Los dos pozos que se están excavando ya tienen una profundidad de unos 30 metros, pero hay que llegar a los 60. A eso hay que añadir cinco conexiones –a las dos desaladoras, al barco cisterna, al hotel de Fuencaliente y a un pozo– de unas tuberías de descarga cuya extensión puede alcanzar los tres mil metros, en el caso de la que conectará el buque con tierra. Las cuadrillas aún están asentando la base de hormigón y canalizando el cableado eléctrico a la espera de que llegue a la zona la embarcación cisterna (capaz de cargar 8.000 metros cúbicos de agua) que en las primeras horas de la noche de ayer estaba a unas pocas millas de Santa Cruz de Tenerife. Si hoy se confirma la maniobra de atraque, realizará una parada técnica –para recargar sus depósitos y reponer provisiones– antes de poner rumbo a Puerto Naos.

Todo estaba planificado para que las dos desaladoras estuvieran a punto este fin de semana, pero habrá demora. Mientras se apuran las obras en los pozos –la carretera de acceso está muy afectada por una de las coladas que llegó a playa del Perdido–, el barco aguardará su activación en Tazacorte. Allí cargará sus tanques en horario nocturno (la normativa impide que lo haga de día) para distribuir agua en las desaladoras durante el día.

«Teniendo en cuenta el dimensión de esta obra, las dificultades para ejecutarla y los deseos de la gente que aguarda el agua es muy complicado cerrar una fecha. Estamos más o menos en los plazos marcados», comenta Víctor Navarro, director general de Aguas del Gobierno de Canarias, sobre un proyecto que «está poniendo a prueba la capacidad de respuesta de estos equipos. Estamos haciendo lo imposible para tenerlo lo antes posible», remarca.

Al margen de la activación de las desaladoras, la Consejería de Agricultura de Canarias, a través de la empresa pública Gestión del Medio Rural (GMR), está rastreando fincas desocupadas o baldías para ofrecerlas a los productores de plátanos que ya han perdido sus cultivos arrasados por la lava.

Solo en Los Llanos de Aridane hay 102 plataneros que han perdido sus fincas en este proceso eruptivo y otros 1.246 que han tenido pérdidas por problemas con la ceniza arrojada por el volcán. Si a esos agricultores se les suman los damnificados de Tijarafe y Fuencaliente, los daños afectan a más de tres mil personas.

Augusto Jesús Hernández, director general de Agricultura, manifestó a Efe que «la zona del Valle de Aridane es perfecta por su climatología para el cultivo del plátano», destaca sobre la labor que están realizando cinco técnicos para el cribado de las fincas. Una vez sean localizadas, el primer paso será aclarar la titularidad de las mismas.

Oxígeno para el plátano

Agroseguro adelantará a los productores el pago de las indemnizaciones por los daños causados por los fuertes vientos y el extremo calor que se vivió en La Palma pocas semanas antes del inicio de la erupción y que arruinó multitud de cultivos. Una medida que tal y como indica la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan), -que representa a todas las Organizaciones de Productores que aglutinan al 100% del sector-, supone «un balón de oxígeno» para los agricultores palmeros. El anticipo de las ayudas, cifradas en 9,7 millones de euros, se centrará en gran parte en la zona siniestrada también por el volcán, por lo que el pago ayudará al mantenimiento de los más de 5.000 productores de Plátano de Canarias de la isla. La actuación de Agroseguro continúa en la línea de colaboración de la entidad con Asprocan y todo el sector para contribuir a la sostenibilidad del mismo a largo plazo. Dada la imposibilidad de cubrir por la póliza colectiva del seguro agrario los daños del sector como consecuencia del volcán, al ser riesgos extraordinarios, tanto el anticipo de estas indemnizaciones como la colaboración de la entidad en la valoración de daños ocasionados por el volcán son considerados de gran importancia.

Compartir el artículo

stats