Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Parón a la vuelta a las aulas por seguridad ante el volcán de La Palma

Los escolares de El Paso, Los Llanos y Tazacorte seguirán sin clases mañana | Los protocolos de seguridad aún están por definir

La lava del volcán de La Palma avanza hacia el mar. eldia.es

Los escolares de las zonas más afectadas por la erupción del volcán no volverán a las aulas mañana. Educación ha decidido prolongar el plazo para la puesta en marcha de las clases en los centros de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte hasta que estén definidos todos los protocolos de seguridad.  


Aunque todo estaba previsto para que mañana volvieran las clases en los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte, el confinamiento que se ha decretado en las últimas horas debido a los elevados niveles de gases tóxicos generados a raíz de la combustión de la lava y el material acumulado en una cementera (Los Llanos de Aridane), unido a la falta de un protocolo de seguridad que fusione las medidas anticovid-19 y las pautas a cumplir en el caso de que haya que organizar la evacuar de un centro educativo, ha provocado un retraso en el retorno a las aulas que se va a alargar hasta nuevo aviso.

Veinte centros educativos de Los Llanos de Aridane (13), El Paso (5) y Tazacorte (2) con 4.073 alumnos se han visto perjudicados por los daños ocasionados por la erupción, que ha obligado a planificar un reagrupamiento de escolares.

El CEE Princesa Acerina de Los Llanos de Aridane será el que más alumnos reciba debido a la recepción de las matrículas de las escuelas unitarias de Los Campitos, Todoque y el Colegio Milagros Acosta (112 alumnos).

También los CEIP Adamancasis de El Paso (8) y el Roque de los Llanos de Aridane (11) incrementarán el número de plazas para el curso 2021-22 debido a una situación de emergencia que aún no han podido ser solventadas al cien por cien por los operarios de los consistorios de Los Llanos de Aridane y El Paso que desde la pasada semana participan en las labores de limpiezas: retirada de ceniza de patios, canchas, techos y en el interior de las aulas.

Manuela Armas, consejera de Educación del Gobierno de Canarias, se reunió la pasada semana con integrantes de la comunidad escolar que se ha visto afectada por la crisis volcánica y como primera medida se optó por elaborar un dispositivo de seguridad que todavía no existe. Y es que, además de mantener las medidas impuestas por la pandemia sanitaria, los encargados de organizar la vuelta de los estudiantes a los tres municipios palmeros tendrán que garantizar que esta se produce de manera segura.

En estos momentos se analizan unos planes de autoprotección –rutas del servicio de transporte escolar, tiempos de evacuación en el caso de que haya un aviso de desalojo inmediato, dónde llevar a los escolares (un alto porcentaje no está ocupando su residencia principal) y cómo consolidar el buen funcionamiento de los centros– cuyo desarrollo continúa comprometido por la gran cantidad de cenizas que se acumulan en las instalaciones.

La limpieza del material volcánico tiene que ser continuada y eso es algo que repercute en la dinámica de las clases: una de las mayores preocupaciones está asociada a la calidad del aire que deben respirar docentes y alumnos en las aulas. Y es que si la recomendación covid incluye dar las clases con las ventanas y puertas abiertas para facilitar un tránsito continuo del aire, esa opción con los niveles de partículas volcánicas que existen en Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte casi es impracticable. También es una dificultad los tiempos de desplazamiento del transporte escolar dado el estado en el que se encuentran algunas carreteras. La complejidad para cerrar una guía de actuación que permita restablecer las clases está siendo tan complicada debido a que en la misma hay que incluir aspectos que deben ser analizados por las direcciones generales de Seguridad y Emergencia y Salud Pública y la Consejería de Transición Ecológica.

Compartir el artículo

stats