Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PALMA | El cocinero solidario

La ropa vieja de José Andrés

El chef asturiano activa a voluntarios de su ONG ‘World Central Kitchen’ para dar «comida caliente» a los afectados por el volcán

José Andrés prueba uno de los platos que se están cocinado desde el pasado martes para los integrantes de los recursos de emergencia y las personas más necesitadas. | | R.P. R. P.

El cocinero asturiano José Andrés lidera en La Palma un proyecto solidario para ofrecer «comidas calientes» a los recursos activados por la crisis volcánica y a los vecinos que lo han perdido todo. El chef asegura que, una vez que cámaras se apaguen, seguirá ofreciendo ayuda a los afectados por el volcán. 

Ropa vieja y rancho canario made in José Andrés. El cocinero asturiano aterrizó el martes pasado en La Palma para ofrecer «comida caliente» a los damnificados por la erupción del volcán de Cabeza de Vaca. La intención del chef de fama internacional es inspirarse en la cocina local para que los afectados se sientan lo más arropados posible tras quebrarse sus vidas al paso de la lava.

José Andrés, Premio Princesa de Asturias de la Concordia, cuenta en la Isla Bonita con el apoyo del jefe de productos frescos de la cadena de supermercados Spar, Serafín Romero, quien ha puesto a todo su equipo e instalaciones a las órdenes del chef solidario, el motor de la ONG World Central Kitchen.

El cocinero se puso el delantal y, entre plato y plato, aseguró que está aprendiendo «de las situaciones difíciles que vive mucha gente», destaca el también estadounidense -en el año 2013 le otorgaron la nacionalidad, después de trabajar durante 23 años en EEUU-, quien hace hincapié en que «cuando se apaguen las cámaras», seguirán cocinando para «los que lo han perdido todo». El chef también alaba la respuesta «muy bien organizada» que ha dado la Isla a esta emergencia, recalcando que en eventos de este tipo es importante que se trabaje con fluidez los primeros días.

Su ONG ha trabajado durante este mes en Haití y en Nueva Orleans, donde se nutre de los productos y las recetas de su cocina local, algo que no podía ser diferente en La Palma. Así, los más de 700 menús, en tres comidas al día, tienen presentes los valores de la gastronomía palmera y los frutos de su tierra. Y es que «cuando tienes cocineros locales y estás en una isla agrícola como esta, pues lo mejor que puedes hacer es traerle a la gente la comida que entienden y que aprecian», destaca.

José Andrés no ha querido pasar la oportunidad de hacer hincapié en que La Palma es «un lugar maravilloso» en el que dice haber encontrado mucha empatía y se muestra orgulloso por el proceso de activación de todos los medios para ayudar a los afectados, «estar ahí a su lado y empezar a cubrir las necesidades iniciales de mantener todas esas familias». Aquí, «está todo el mundo ayudando».

En esa labor, destaca que su equipo se adapta a las circunstancias de cada lugar en el que les toca bregar, ya que «nunca hay un plan», y lo que hace es acomodarse a las circunstancias de cada lugar.

En unas emergencias han tenido que repartir en barco, en otras en aviones o helicópteros, o incluso andando, pero en La Palma tienen a disposición unas instalaciones que permiten ofrecer mejores garantías de calidad y servicio.

José Andrés recalca, además, el esfuerzo de toda la gente que en estas ocasiones «te da su tiempo», y otros «que ofrecen dinero», considerando necesarios ambos esfuerzos para hacer realidad lo que está ocurriendo en La Palma, que «es increíble».

En ese contexto, World Central Kitchen responde en todos los lugares del mundo porque dice que «es una idea» que permite que se junte gente local con el equipo de este chef internacional, generando una sinergia que «nadie puede parar», y a la que José Andrés se suma solamente para ver qué se necesita.

En ese sentido, José Andrés recalca que «nosotros venimos a ver que las urgencias de la población quedan cubiertas, independientemente de que estemos a cargo de todo o no», comenta, antes de lanzar un mensaje de ánimo a quienes duermen fuera de sus casas desde que comenzó esta pesadilla.

Reparto de alimentos

Decenas de voluntarios trabajan en el terrero de lucha Camilo León de Los Llanos de Aridane preparando las bolsas de alimentos que se reparten a los trabajadores. Este equipo es el combustible de la maquinaria solidaria que garantiza la llegada de esta ayuda a los lugares donde se precisa. Allí, Guacimara León o Manuel Ruiz son los voluntarios anónimos de una catástrofe que ha conmovido el alma de un chef experto en catástrofes, José Andrés.

Compartir el artículo

stats