Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN la palma | La ciencia busca respuestas en la lava

La ciencia marina buscará cambios en la química y orografía del océano palmero

A su llegada al mar, la colada volcánica que emana del volcán de Cumbre Vieja podrá generar una nube de sustancias tóxicas que podrían derivar en una lluvia ácida

La boca principal del volcán de La Palma volvió a entrar anoche en erupción. Andrés Gutiérrez

Hasta ahora habían dejado el protagonismo a los geólogos y vulcanólogos, pero los oceanógrafos y expertos en ciencias del mar ya se están acercando a la Isla Bonita para comprobar si el volcán ha influido en la química y geomorfología del océano palmero, aún sin que hayan llegado las coladas de lava al mar. Son dos los proyectos en paralelo que se llevarán a cabo en este sentido. Por un lado, el Instituto Español de Oceanografía (IEO) desplegará uno de sus grandes buques oceanográficos, el Ramón Margalef, durante una semana en las costas palmeras para comprobar si la presión del magma volcánico también ha sido capaz de deformar el fondo del océano. Por otra parte, se encuentran los grupos de química marina y ecología de las universidades de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria (ULL y ULPGC), que llevan varios años recogiendo la medida de dióxido de carbono en la costa de Fuencaliente y han visto una relación entre la actividad volcánica de la isla y la mayor acidificación en algunos puntos costeros.

El Ramón Margalef atracará en el muelle de La Palma entre este viernes y el sábado y permanecerá en la isla una semana. «Es una campaña extraordinaria para la que el IEO ha realizado un esfuerzo enorme», explica Pedro Velez, director del Centro Oceanográfico de Canarias, que insiste en que, por esta razón, «hay otras campañas españolas que quedarán retrasadas». Y es que este fenómeno natural – con posibilidades irrisorias de repetirse en las próximas décadas– es una oportunidad para que la ciencia vulcanológica avance en muchos aspectos. Hace tan solo tres años, en 2018, este mismo buque acudió a La Palma para tomar medidas del fondo marino, por lo que «hay datos previos para compararlos con la actualidad», señala Velez. Esta campaña, que estará dirigida por el oceanógrafo, Eugenio Fraile –que también dirige la campaña dedicada a la erupción de El Hierro de 2011– irá en busca de fisuras y fallas e intentará detectar si hay posibilidades de que el volcán de Cumbre Vieja también abra una de sus múltiples fisuras en el mar, provocando una erupción submarina. Además del análisis geomorfológico, también se analizarán la composición de los corales, de helio y radón porque los científicos creen «puede ser un indicador» que prevea futuras erupciones.

Los investigadores creen que, a largo plazo, la zona asolada se convertirá en un reservorio de vida

Los investigadores de la Universidad de La Laguna y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, por su parte, están analizando la composición química de la propia zona. Como explica José Carlos Hernández, experto en ecología marina de la ULL, desde hace varios años se están tomando muestras junto a los científicos del departamento de química oceanográfica de la ULPGC de la zona de Fuencaliente donde han hallado un punto concreto con una exacerbada concentración de dióxido de carbono. «Este punto siempre ha sido muy interesante a nivel científico porque nos muestra una ventana al futuro», señala Hernández haciendo alusión a la temperatura que el océano de todo el mundo adquirirá al calentarse debido al cambio climático. «Solo hay tres sitios así en el mundo, y uno de ellos es La Palma», recalca Hernández. Ahora, la erupción del volcán de Cumbre Vieja, les brinda la oportunidad de estudiar si esas concentraciones, ya de por sí altas, han crecido como consecuencia del aporte de la bolsa magmática que descansa bajo el volcán buscando un lugar por el que salir.

En lo que se refiere al mar, la vista también está especialmente puesta en lo que pueda ocurrir cuando la gran colada de lava –dividida a ratos en tres lenguas más pequeñas – llegue al mar. «El mar cuenta con muchos componentes químicos que se evaporarán y se convertirán en una gran nube», resume Pedro Velez. De esta manera, el cloro, el bromo y el yodo que componen el océano ascenderán hacia una nube de color blanquecino que puede ser tóxica y generar algunas explosiones importantes. A partir de ahí, lo que pueda pasar, por el momento se basa en teorías. Una de ellas es la posibilidad de que cree lluvia ácida. «Esto solo ocurrirá si acaba generando precipitación», matiza Vélez, que asume que, aunque podría ocurrir, es uno de los escenarios menos probables. En cualquier caso, «es complicado que caiga lluvia ácida en toda la isla».

El sector comercial sufre la erupción de Cumbre Vieja

La vista también está puesta en el futuro y cómo esa colada de lava, que destruirá toda la vida marina a su paso en la costa oeste y pesquera de La Palma, se pueda comportar. Y es que, es probable que la lava acabe, con los años, comportándose como lo ha hecho en El Hierro, procurando un lugar donde la vida es más proclive a surgir. «Puede causar un afloramiento si genera que el agua del fondo marino suba hacia la superficie», recalca Vélez. Por su parte, el ecólogo marino de la ULL, señala que será una oportunidad para comprobar cómo «se produce la colonización de las nuevas especies de este terreno».

Por el momento, sin embargo, ni las coladas de lava han llegado al mar –aunque están cada día más cerca de hacerlo– ni la recuperación está cerca, y estos pueblos pesqueros y ganaderos de La Palma están sufriendo los rugidos intensos de un volcán que aún está lejos de querer frenar su actividad. En el día de ayer, el volcán obtuvo aún más fuerza, especialmente durante la tarde, cuando el gran cono volcánico que ha ido generando la erupción empezó a expulsar mucha más lava que en los últimos días. A esta importante intesidad le siguió la apertura de una nueva fisura a pocos metros, que recuerda que se trata de un fenómeno activo y con variaciones imposibles de predecir. Con él nuevos fenómenos como la lluvia de cenizas o la expulsión de gases cada día se hacen más palpables. El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) se está encargando de medir el dióxido de azufre que expulsa el volcán, porque es, en palabras del director científico de la institución, Nemesio Pérez, «es un chivato perfecto para conocer cuánto va a durar la erupción». Los resultados obtenidos con respecto al segundo día de la erupción –el pasado lunes– reflejan que está emitiendo entre las 7.997 y 10.665 toneladas diarias de dióxido de azufre. Esta medición son «similares» aunque algo superiores a los que se registraron durante el primer día de erupción.

El volcán está expulsando entre 8.000 y 10.600 toneladas de azufre de manera diaria

La labor científica está resultando crucial para dar una respuesta anticipada a la situación, a través del plan de protección civil. Los equipos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas también han sido desplegados en la zona. Estos investigadores pertenecen al Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC), el Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA-CSIC) y el Instituto Español de Oceanografía (IEO-CSIC) y están realizando labores de análisis químicos, medición de gases y muestras eruptivas, vigilancia aérea, y calculando el impacto del volcán sobre la biodiversidad insular y sobre la llegada de la colada (la masa de lava) al mar. Tres de ellos, además, participan en el Comité Científico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (PEVOLCA). En concreto, participan Vicente Soler, del IPNA-CSIC), Inés Galindo, del IGME-CSIC, y Eugenio Fraile del IEO-CSIC. El delegado del CSIC en Canarias, Manuel Nogales, está realizando el seguimiento de la situación. Además, a través de la plataforma GEO-RISK+ se está coordinando la actividad en el área de riesgos naturales. Se ha puesto en marcha la revisión volcano-estratigráfica y estructural de Canarias como base para la realización de los mapas de peligrosidad volcánica.

Operación evacuación de animales como consecuencia del volcán de La Palma David Rodríguez

En directo

Última actualización 11:27

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha localizado desde la pasada medianoche y hasta las 08.32 horas más de 130 sismos en La Palma, registrando el de mayor magnitud de 4, con intensidad IV, en Fuencaliente a las 00.24 horas, cuando se produjo a 11 kilómetros de profundidad.

Desde que la tierra se abriese en La Palma hace más de dos meses, son muchas las cosas que la lava del volcán se ha llevado a su paso y otras tantas que se han complicado en la vida cotidiana. Es el caso de aquellos enfermos que tienen que desplazarse a Tenerife para recibir tratamiento médico y ahora tienen que ir en barco porque la ceniza impide los vuelos.

En La Palma no se prestan servicios de radioterapia, neonatología o neurocirugía, ni tampoco se pueden practicar cateterismos a las personas que sufren un infarto. Algo que el director del Servicio Canario de Salud (SCS), Conrado Domínguez, achaca a la "realidad canaria", ya que es una situación muy similar a la del resto de islas a excepción de Tenerife y Gran Canaria.

El volcán de La Palma continúa con su actividad intermitente que en algunos casos ha provocado que durante un corto espacio de tiempo los dos cráteres hayan dejado de emitir gases y lava, como el episodio ocurrido a las once de la mañana del pasado lunes. Sin embargo, ambos conos siguen con la emisión de material volcánico que discurre por la ladera desde Cumbre Vieja hacia el oeste de la Isla. El último centro de emisión, que se formó la madrugada del pasado sábado, alimenta a la nueva colada que avanza pegada a la número 8, la situada más al norte, en su camino hacia el barrio de La Laguna. Morcuende explicó que durante la madrugada de ayer este frente apenas había caminado unos 100 metros y se situaba, según mediciones realizadas a través de la web Grafcan del Ejecutivo regional, a 1,2 kilómetros de la iglesia San Isidro Labrador de la citada localidad, frente a la que se encuentra detenida la colada 8.

La presencia de monóxido de carbono, un gas que en caso de inhalación puede provocar la muerte en cuestión de segundos, está provocando enormes dificultades a los equipo de emergencia que acuden a la zona de exclusión situada al sur del volcán de La Palma (Corazoncillo, Las Manchas o Jedey). Los militares se han topado dentro de algunas edificaciones con aves fallecidas por la inhalación de este gas, que es incoloro, invisible e insípido, por lo que su detección sólo se puede realizar mediante aparatos especializados.

El decano del Colegio de Arquitectos de Madrid, Sigfrido Herráez, ha propuesto instar a los gobiernos de España y Canarias, así como al Cabildo de La Palma, a convocar un concurso internacional para construir una nueva ciudad para las personas damnificadas por el volcán de Tajogaite.

La propuesta ha sido trasladada al Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España y el objetivo es restituir las cerca de 3.000 edificaciones afectadas por el volcán, primando la calidad de vida de los palmeros, se indica en un comunicado del Colegio de Arquitectos de Madrid.

Una de las bifurcaciones de la colada que surgió del cono secundario del volcán de La Palma está a un kilómetro de la iglesia de La Laguna pero apenas ha avanzado en las últimas horas, sobre cien metros, y la previsión del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) es que se acabe parando.

Una de las bifurcaciones de la colada que surgió del cono secundario del volcán de La Palma está a un kilómetro de la iglesia de La Laguna pero apenas ha avanzado en las últimas horas, sobre cien metros, y la previsión del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) es que se acabe parando.

Algunas casas en el entorno cercano al cono principal del volcán de La Palma presentan grietas que amenazan su habitabilidad futura, si es que siguen resistiendo las duras condiciones del proceso eruptivo.

Así lo trasladó Marta Moreno, directora del Puesto de Mando Avanzado, en una reunión con vecinos que residían en las zonas de exclusión y evacuación celebrada en Los Llanos de Aridane.

El Consejo de Ministros ha autorizado este martes la aplicación del fondo de contingencia para financiar una ampliación de crédito por nueve millones de euros para atender a la concesión de ayudas a entidades locales, familias e instituciones afectadas por el volcán de La Palma.

Itahiza Domínguez, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), opina que "lo ideal" sería que el cono secundario del volcán de La Palma dejara de tener actividad, dada la orientación de las coladas que ha formado, que amenazan con hacer más estragos, "pero, de momento, no hay indicios".

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha localizado desde la pasada medianoche y hasta las 08.17 horas unos 123 sismos en La Palma, movimientos que se han visto incrementado considerablemente, ya que la madrugada anterior hubo una cuarentena.

Así este aumento de la sismicidad se ha dejado notar principalmente en el municipio de Fuencaliente donde se han registrado varios terremotos de intensidad 3 a 3,8 y magnitudes de entre III y IV. En concreto, el de mayor intensidad en dicho municipio fue de 3,8, magnitud III-IV y se produjo a las 00.37 horas a unos 12 kilómetros.

Mapa del recorrido de la lava en el volcán de La Palma por satélite:

El volcán de La Palma parece que ha desplazado su actividad del cono principal al secundario, ya que el primero de ellos ha dejado de emitir este lunes, ha informado este lunes Itahiza Domínguez, del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en sus redes sociales.

Los últimos datos disponibles de la superficie afectada se calcula en 1.115,82 hectáreas. El delta lávico del sur se mantiene en unas 43,46 hectáreas y el del norte en 5,05 hectáreas. La distancia máxima entre las coladas exteriores sigue siendo de 3.350 metros.

Último estado de las coladas.

El número de personas albergadas en hoteles se mantiene en 528, de las cuales 422 se encuentran en Fuencaliente, 70 en Los Llanos de Aridane y 36 en Breña Baja. Se mantiene en 43 el número de personas dependientes alojadas en centros sociosanitarios de la Isla.

La nueva fisura del volcán de La Palma abierta el domingo situada en la parte más suroriental del cono volcánico y que lleva una orientación aproximada Este-Oeste ha emitido una colada lávica que se bifurca en la zona alta, y uno de esos ramales circula lentamente sobre una colada antigua, mientras que otro se ha desbordado en la zona norte y podría afectar a La Laguna en las próximas horas, según ha señalado en rueda de prensa María José Blanco, directora en Canarias del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y asesora científica del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca).

Mapa del recorrido de la lava en el volcán de La Palma por satélite:

Ver más

Compartir el artículo

stats