«Una perra con suerte». Es como definen los Bomberos de La Palma al resultado de la intervención que les permitió rescatar en un pozo de nueve metros de profundidad a una pastora belga famélica, que supuestamente había sido abandonada en el lugar por su dueño, ahora investigado por la Guardia Civil. El llanto del animal posibilitó que unos senderistas que paseaban junto a una de las conexiones de la vía de circunvalación de la capital con el barrio de San Telmo la escucharan. Estos se interesaron por la procedencia de esos sonidos y descubrieron que provenían del interior de una galería situada bajo la carretera y que sirve para canalizar las aguas de las barranqueras que bajan de la zona del Valle de La Luna, en el anejo municipio de Breña Alta.

Rescatada una perra que fue abandonada en un pozo a 9 metros de profundidad

Una vez puesto en conocimiento de la Policía Local de la capital, hasta el lugar se desplazaron efectivos del Seprona de la Guardia Civil, los propios bomberos y personal de la protectora de animales Aanipal. Allí consiguieron localizar al animal, abandonado al final de esa galería y en un pozo de nueve metros de profundidad. Tuvieron que calmar al animal para lograr que entrara en un trasportín e izarlo desde la profundidad hasta la superficie para darle una nueva oportunidad. Ahora está en manos de Aanipal, que se ha hecho cargo de los cuidados y recuperación del can, una raza poco habitual en la Isla, según confirmó el presidente de la protectora, Imanol Jiménez, quien añadió que el abandono de la perra se produjo intencionadamente en ese lugar, «ya que la caída a esa profundidad hubiera producido daños en el maltrecho cuerpo de la perra», que no se aprecian.

Rescatada una perra que fue abandonada en un pozo a 9 metros de profundidad

El animal «es hueso puro», lamenta Imanol Jiménez, quien pone de relieve que desgraciadamente son muchos los casos de este tipo en los que su asociación tiene que colaborar con las fuerzas de orden público para el rescate y posteriores cuidados de animales en estado de abandono por la desconsideración de sus propietarios. «Desgraciadamente aún hay mucho maltrato animal», señala, para añadir que «tampoco se investiga mucho», ya que no suelen existir denuncias sobre asuntos de este tipo, «casi nadie lo hace», y los casos que ocurren «pasan desapercibidos»

Rescatada una perra que fue abandonada en un pozo a 9 metros de profundidad

Aun así, Jiménez hace hincapié en que actualmente hay «un poco más de conciencia» y con el trabajo de los más de 30 voluntarios con los que cuenta Aanipal consiguen desarrollar esta labor de rescate y acogida para animales en La Palma, contando con acuerdos con varios municipios. De esta manera, en su albergue, en el que ya se recupera esta pastora belga, cuentan con perros y gatos que esperan un hogar para ser acogidos.

El animal, que aún no tiene nombre, ha conseguido recuperarse poco a poco de la situación de absoluto abandono y desnutrición en estas instalaciones de Aanipal, a través de «alimentación y cariño», además de cuidados continuos veterinarios, destaca Imanol Jiménez, con los que está consiguiendo recuperarse. Añade que en pocos días estará en disposición de buscar el nuevo hogar que se merece. Mientras que la pastora belga se recupera de su abandono, es la Guardia Civil a través de su Servicio de Protección de la Naturaleza, la que inició el proceso de investigación para determinar la procedencia del animal y su propietario, así como discernir las razones y motivos para que se produjera este abandono que supuestamente buscaba la muerte del animal en un recóndito lugar para que no fuera fácilmente localizable y tampoco pudiera escapar del final que habían querido para él.

Actualmente está abierta la investigación a un varón de 37 años por delitos de maltrato y abandono animal, vecino del municipio de Santa Cruz de La Palma. En su atestado, la Guardia Civil relata que los hechos producidos el pasado 28 de julio permitieron rescatar al can «de un agujero de unos nueve metros de altura que se encontraba en el interior de un túnel de canalización de barranco» entre Santa Cruz de La Palma y Breña Alta.

Los efectivos policiales y de rescate se encontraron que el perro presentaba un estado de extrema delgadez, deterioro de la piel con hiperqueratosis por exposición prolongada al sol sin protección, así como «mala, inadecuada y escasa alimentación». También el instituto armado relata que la pastora belga estaba «traumatizada, asustada y en continuo estado de alerta, desconfiada y muy miedosa», advirtiendo que ese es el típico estado de animal maltratado que siempre está alerta por miedo al castigo.

Su supuesto dueño, ahora localizado tras el inicio de la investigación por parte de los efectivos del Seprona, se enfrenta a los delitos de maltrato y abandono animal. Una vez ha sido identificado como el dueño de la perra, ya cuenta con la imputación como investigado, instruyendo diligencias, las cuales fueron entregadas en el Juzgado de Guardia de Santa Cruz de La Palma, por dos supuestos delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos (maltrato y abandono animal), previsto en los artículos 337 y 337 bis, del Código Penal, castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión y multa de uno a seis meses.