Cuando en 1988 la isla de La Palma fue pionera en la aplicación de una ley que protegía su cielo nocturno, comenzó un camino que le ha llevado, varias décadas después, a obtener un beneficio para sus habitantes vinculado a ofrecer experiencias de esa singularidad. Con la Ley del Cielo todo el territorio insular se convirtió en un potencial observatorio de las estrellas, ya que la escasa contaminación lumínica y las características de los alumbrados públicos garantizan las condiciones idóneas para poco más que tener que levantar la vista y poder disfrutar de la inmensidad del universo.

Pero no fue una trayectoria fácil, ya que no fue hasta bien entrado este milenio cuando, tomando como experiencias la de territorios similares en el lejano Chile, se comenzó a vislumbrar un aprovechamiento económico para los lugareños vinculado al trabajo científico que colocaba al Roque de Los Muchachos y las infraestructuras allí situadas en un referente mundial de la ciencia.

Tuvo que llegar el año 2012, con el reconocimiento de Destino Turístico Starlight, cuando de alguna manera se consolidó una posibilidad económica y comenzaron a surgir empresas, ideas y proyectos que han llevado a que La Palma, en la actualidad, sea un referente mundial del astroturismo. Esa declaración garantiza la capacidad de disfrutar adecuadamente de la visión de las estrellas y de conocer los valores científicos, culturales, naturales y paisajísticos asociados.

Precisamente el próximo martes 13 de abril se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Astronomía y, ahora sí, podemos decir que en La Palma esta cita cobra una dimensión especial. Más allá de los reconocimientos institucionales que tienen en cuenta la calidad del cielo y su protección, y que también provocaron en 2019 que la Isla fuera galardonada con los premios internacionales de la Fundación Starlight como el mejor destino de astroturismo del mundo, actualmente se pone en valor la capacidad de La Palma para ofrecer experiencias y actividades dentro del denominado astroturismo.

La Isla Bonita brinda a los amantes de la astronomía las mejores características medioambientales para el conocimiento de esta ciencia y el disfrute de experiencias turísticas relacionadas con ésta, gracias a sus cielos oscuros y despejados durante casi todo el año. Es precisamente ese valuarte, el que aporta la ciencia que se crea en el Roque de Los Muchachos, el que también aportará otro referente para este subsector turístico, al contar próximamente con un centro de visitantes en el que definitivamente se acercará a los turistas el trabajo que se realiza por parte de los diferentes países y universidades internacionales en las intalaciones coordinadas por el Instituto de Astrofísica de Canarias.

En definitiva, La Palma sigue recorriendo un camino que le ha servido para configurar un tejido de empresas que ofrecen todo tipo de servicios vinculados al astroturismo, además de restaurantes y comercios tradicionales que también han sabido adaptar parte de su oferta a este nuevo y atrayente sector. Dentro del abanico de posibilidades que la Isla ofrece, una de las actividades más populares e interesantes es recorrer los senderos y miradores astronómicos habilitados, y en los que el caminante puede contar también con las explicaciones de guías especializados. Los Llanos del Jable, la Muralla, el Llano de la Venta, la Montaña de las Toscas son algunos de los más espectaculares.

Además, numerosos hoteles y casas de turismo rural palmeros cuentan en sus establecimientos con instrumental básico para la observación, con telescopios o prismáticos, para todos los aficionados o principiantes. Las experiencias llegan incluso a la gastronomía. Algunos restaurantes ofreces menús temáticos con platos con sugerentes sabores, texturas, imágenes y nombres que nos recuerdan planetas, galaxias o constelaciones.

También la fotografía ocupa un lugar especial dentro de las actividades que se pueden realizar relacionadas con las estrellas, gracias a encuentros especiales para realizar fotografías nocturnas. Cada año, la Isla acoge también el festival Astrofest, una cita llena de eventos relacionados con la concienciación y la divulgación de la astronomía entre los palmeros y los visitantes, que por ejemplo tiene entre su agenda de eventos un curioso apagón lumínico. Por todo esto y más, La Palma es sin duda el lugar perfecto para disfrutar del universo.