Este 2021 muchas cosas se quedarán en el tintero. La mayoría de las tradiciones tendrán que esperar porque lo que no puede faltar ahora es la responsabilidad. La lucha contra la pandemia del Covid-19 es prioritaria y ha forzado la cancelación de muchas citas festivas. Los carnavales tinerfeños han tenido que silenciar sus ritmos atronadores, que no sonarán en las calles de la capital. Mientras, en La Palma se echará mucho de menos a Los Indianos, una de las celebraciones más señeras e internacionales del Archipiélago.

El blanco no cubrió el pasado lunes las calles de Santa Cruz de La Palma. Tampoco hubo salida triunfal de la Negra Tomasa. Eso no impidió que los palmeros hayan tenido bien presente estos días sus fiestas, al menos en el recuerdo. Para mantener los ánimos nada mejor las imágenes captadas durante los festejos por algunos de los mejores fotoperiodistas de las Islas durante los últimos diez años. La Sala de Exposiciones O’Daly acoge hasta el próximo sábado 27 de febrero una muestra que plasma la historia más reciente de estas celebraciones. Se trata de la exposición La ciudad se transforma cada lunes de Carnaval y se abrió al público coincidiendo con las fechas en las que los palmeros deberían haberse lanzado a la calle ataviados de blanco y dispuestos a vivir otra jornada inolvidable. Organizada por el área de Cultura del Cabildo de La Palma, institución que gestiona el espacio, cuenta además con el comisariado del fotoperiodista Juancho García.

Tras formarse como comisario en la Universidad de Burgos, García decidió presentar este proyecto expositivo al Cabildo insular. La muestra incluye, en total, veinte imágenes captadas durante la última década por las cámaras de Desireé Martín, Saúl Santos, Daniel Roca, Arturo Rodríguez, Selu Vega, Andrés Gutiérrez (fotógrafo del periódico EL DÍA) y el propio Juancho García.

“Es una forma de reivindicar nuestra función social. Los fotoperiodistas hacemos un trabajo de documentación muy intenso que en este caso nos permite ver de cerca los cambios que ha experimentado la fiesta durante los últimos tiempos”, explicó el responsable del proyecto. “He intentado seleccionar las imágenes de tal forma que construyan un discurso común, que permitan volver a meterse directamente en la fiesta con tan solo pararse frente a ellas”, añadió.

El horario de visita a la sala se extiende de lunes a viernes de 10:00 a 13:00 horas y de 17:00 a 21:00 horas. El sábado permanecerá abierta entre las 10:00 y las 13:00 horas.

El discurso que ha trazado García no deja de soslayo el estilo de cada uno de estos comunicadores, acostumbrados a poner su lente sobre los principales sucesos de las Islas. Juntos, sin embargo, construyen el discurso coherente sobre la salud de la fiesta.

Por el momento, y mientras la humanidad busca una solución definitiva para la pandemia, una visita a La ciudad se transforma cada lunes de Carnaval se convierte en la mejor y casi única forma de que palmeros y visitantes puedan trasladarse de nuevo a los días del ron, la guayabera, los puros, los sones y las guarachas.