El Cabildo de La Palma celebró ayer un sentido acto de homenaje en memoria del coordinador del Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin), Francisco Manuel Hernández Pérez, Kiko, que falleció en diciembre de 2019 a los 53 años.

El primer teniendo de alcalde de Santa Cruz de La Palma, Juan José Neris, fue el responsable de inaugurar el acto institucional, organizado por la Corporación insular, y en la que participaron compañeros del Cecopin así como de los cuerpos y grupos de emergencia de la isla junto a amigos y familiares del homenajeado.

El presidente insular, Mariano Hernández Zapata, destacó la importancia que tuvo la figura de Kiko, como se conocía a Francisco Manuel Hernández Pérez, no solo para la Corporación insular y todos los equipos de emergencias sino también para la ciudadanía palmera. “Kiko fue, y sigue siendo en nuestra memoria, una persona cercana, noble, entregada, siempre disponible los 365 días del año para cualquier emergencia que pudiese presentarse”, señaló.

Zapata resaltó la gran calidad profesional y humana que demostró durante toda su trayectoria profesional y especialmente durante el tiempo que ocupó el cargo de coordinador del Cecopin, convirtiéndose en un ejemplo para todos, y en un gran amante de su trabajo, del medioambiente y, por supuesto, de La Palma”.

La responsable de Seguridad y Emergencias de la Corporación insular, Nieves Rosa Arroyo, realizó una intervención muy emotiva, en la que destacó el lado humano de la carrera profesional de Kiko y recordó especialmente el mandato de 2013 al 2015, cuando “compartí con él, el día a día de un trabajo anónimo de ayuda a los demás. Y comprobé la calidad humana y también la capacidad de un señor que parecía que vivía solo para el Cecopin”. “Por sus conocimientos y valía, fue nombrado coordinador desde el primer día”, señaló.

En esta misma línea también intervino Nieves Lady Barreto, como portavoz de la oposición en el Cabildo, que manifestó que, para ella, Kiko fue un maestro de las emergencias y la protección civil. “A los que tuvimos que gestionar alguna vez una emergencia, Kiko siempre procuró darnos la mejor información para poder tomar las decisiones más eficaces. Sabía enseñar sin imponer, sabía transmitir una tranquilidad y serenidad que te contagiaba, sabía qué era lo importante en un momento así y sabía tomar decisiones con la cabeza fría en el momento más complicado, sin olvidar que cualquier decisión tenía consecuencias y que afectaba a personas”, recordó.

Una de las hijas del homenajeado, Omaira Hernández, tomó la palabra en nombre de su familia, donde se mostró orgullosa de el acto en reconocimiento de la gran labor que su padre desempeñó en la isla. “Como hija, para mí su trabajo fue ejemplar y, entiendo que, si se ha llevado a cabo este evento, esa idea es compartida por todos los aquí presentes”, destacó.