El grupo de gobierno del Cabildo de La Palma, compuesto por el PP y el PSOE, consiguió sacar adelante los presupuestos de la institución para el curso 2021 con la negativa de los consejeros de CC, pero aceptando la enmienda de los nacionalistas que imposibilitará que políticos y personal de confianza puedan incrementar sus sueldos durante el próximo curso.

El documento, que asciende a 125 millones de euros, supone, según la consejera insular de Hacienda, Nayra Castro, “una respuesta eficaz a la pandemia”, destacando que “la cuarta parte estará destinada a la Acción Social”.

En el pleno, que se abrió con la intervención de la consejera popular, destacó que se trata de unas cuentas “equilibradas sin necesidad de acudir a endeudamiento y respetando las reglas fiscales”, haciendo hincapié en que “es el mejor presupuesto posible porque piensa en las personas y la estabilidad de la institución”.

El grupo en la oposición de CC presentó un total de 51 enmiendas, que fueron rechazadas, excepto una vinculada a la congelación de sueldos de los consejeros y cargos de confianza, permitiendo, eso sí, que se produzca los incrementos salariales legales de 0,9% al personal funcionario y laboral del Cabildo insular.

Con anterioridad, en el seno de una Comisión de Hacienda, también se aceptó una propuesta de los nacionalistas de subvención a entidades sin ánimo de lucro para proyectos generadores de empleo. Aunque CC propuso dotarla con 180.000 euros, el grupo de gobierno la rebajo hasta los 100.000 euros.

En orden de intervención, el debate lo abrió la portavoz nacionalista, Nieves Lady Barreto, quien destacó que a su entender el presupuesto “no es real”, a no contemplar diferentes incrementos emanados del Capítulo 1 de personal, no cubriendo en su totalidad los gastos de personal laboral fijo, dijo, “ni pensiones ni jubilaciones”, añadiendo que se trata de “gastos que se van a dar y que en el presupuesto no se han contemplado”. Eso, añadió, “obligará a aumentar las partidas en cuanto sea aprobado”.

La portavoz de CC también insistió en la necesidad de hacer un gasto eficiente de las partidas presupuestarias, y puso sobre la mesa datos sobre la ejecución del documento económico del año en curso, que cuantificó en un 54%.

Se detuvo en su alocución en las partidas destinadas a las entidades sociales, de las que pidió que “vuelvan a ser nominativas y deje de ser una concurrencia competitiva”, lo que considera “tremendamente injusto”, indicando que se trata de “una cuestión de voluntad política, ya que el dinero es el mismo”.

Por eso quiso poner de relieve que un total de 28 asociaciones y 32 proyectos “peligran, ya que desarrollan sus proyectos con las subvenciones que les llegan”, añadiendo que “si hay un momento en el que no se pueden bajar las ayudas a estos colectivos es ahora, con un año 2021 muy complicado en el que muchas personas tendrán que tocar esas puertas”.

Sector primario

En cuanto al sector primario, planteó sus dudas sobre las cuentas hechas públicas por el grupo de gobierno, aludiendo a que en la comparativa con el presupuesto de 2020 se pierden 1,5 millones, por lo que también presentan enmiendas para “mejorar la financiación del sector y apostar por la incorporación de los jóvenes”.

Se detuvo también en otras áreas como el Turismo, que dijo pierde dos millones de euros, y reclamó al grupo de gobierno que “han tenido 10 meses para preparar una campaña promocional y mientras otras islas lo han hecho, nosotros no”. Por eso, dijo que “cuando el turismo se restablezca nadie nos conocerá”.

En respuesta a la nacionalista, el portavoz del PP, Carlos Cabrera, anunció que muchas de las partidas contenidas en el documento presupuestario de la Institución insular en 2021 serán revisadas al alza con la incorporación del remanente en los próximos meses.

Sobre las enmiendas de CC dijo que “solo presentan seis enmiendas nuevas” y aludió a que “hacen unas comparativas tendenciosas que no se ajustan a la realidad”, al considerar que “no se pueden comparar las cifras que se manejan en diciembre que en enero de 2020 porque hay modificaciones e incorporaciones de remanente”.

Tras una relación de incrementos realizados en determinadas partidas vinculadas a las ayudas sociales y estudiantes, y a las mociones propuestas por CC, señaló que “son pocas las innovaciones que se plantean al presupuesto”. Indicó que las modificaciones al alza que hace CC suponen unas bajas en el presupuesto “de imposible realización”, ya que, por ejemplo, “rebajan 230.000 euros a Planificación”, suponiendo, según Cabrera, la paralización de algunos planes vinculados a espacios naturales o zonas industriales.

Por su parte, el vicepresidente José Adrián Hernández Montoya, realizó una aclaración sobre su área, la del sector primario, señalando que “no se pueden hacer trampas” comparando el presupuesto en enero de 2020 con el final de año tras realizar algunas modificaciones.

Dijo que “es falso” ese dato de los 1,5 millones de rebaja del presupuesto, “ya que la diferencia es de 730.000 euros”, aludiendo que “los números son muy tozudos y son los que son”. También hizo referencia a Infraestructuras, donde dijo que “han hecho el mismo truco, ya que en el crédito inicial hay 1,6 millones más”.

Hernández Montoya reconoció que “el remanente nos posibilitará poder contar con más fondos probablemente en el mes de marzo o abril”, y concluyó su intervención señalando que las enmiendas de CC “no mejoran el presupuesto”.

El presidente Mariano Hernández Zapata también quiso dar la palabra a la responsable del área de Acción Social, Nieves Hernández, quien reconoció que la decisión de transformar las subvenciones sociales de nominativas a de concurrencia fue tomada por ella directamente, considerándola “difícil”.

Hernández indicó que esas ayudas se realizan desde 2005 y “es el momento de cambiar eso”, dijo, ya que “no todas las entidades están acreditadas y es el momento de que todas concurran en igualdad de condiciones” y de ese modo puedan presentar sus proyectos “bajo unas líneas estratégicas y criterios técnicos que serán los que decidan analizar esos proyectos”.