28 de mayo de 2020
28.05.2020

Regantes de Fuencaliente denuncian la desaparición del agua para el riego

Los agricultores del sur de La Palma manifiestan que el servicio que tiene que llegar a través del trasvase del canal LP-1 se pierde, lo que agrava la actual situación de sequía

28.05.2020 | 02:21
Viviendas rurales en el municipio palmero de Garafía.

Los agricultores del sur de La Palma denunciaron ayer, a través de la Asociación Palmera de Agricultores y Ganaderos (ASPA), que el agua que tiene que llegar a través del trasvase del canal LP-1 "desaparece" antes de llegar a sus destinatarios, lo que agrava la actual situación de sequía que vive el sector primario de la Isla. Fuencaliente es una de las zonas más importantes de Canarias en el cultivo del plátano, donde, según su comunidad de regantes, el agua del canal proveniente de Barlovento no llega a su destino, por lo que requieren al Consejo Insular de Aguas para que intensifique la vigilancia y también ordene controles sobre redes públicas y privadas que continúan con sistemas a demanda y que precisan más organización y restricciones en este momento.

Se trata de una reivindicación histórica del sector que, a pesar de que en los últimos tiempos se han realizado distintas actuaciones en los 82 kilómetros del canal, denuncia el mal estado en que se encuentra esta infraestructura convirtiéndose en un verdadero "coladero". El canal Barlovento-Fuencaliente es una obra vital para el riego y abastecimiento urbano, construida por el antiguo Ministerio de Obras Públicas en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado. Consiste en un canal de hormigón que permite el paso de un metro cúbico por segundo, extendiéndose por la zona este en dirección norte-sur, con 89 obras de fábrica para salvar barrancos y pequeñas vaguadas y 34 túneles. El pasado mes de diciembre ya se encargó a la empresa pública Tragsa las obras de reparación del canal con un coste de 2,8 millones de euros.

Garafía pone en marcha un banco de viviendas


El municipio de Garafía, en el norte de La Palma, es un claro ejemplo de abandono rural y de las medianías de la Isla. Se trata de una localidad que a pesar de ser de las más ricas en materia agrícola y ganadera ha visto cómo en las últimas décadas su población se ha reducido hasta en un 70% en los últimos 70 años. Para combatir ese proceso de éxodo, el Ayuntamiento de la Villa de Garafía crea una herramienta que le permita poner en marcha un banco de bienes inmuebles en alquiler o venta, y que permita repoblar núcleos como El Mudo, El Tablado o Don Pedro, prácticamente despoblados en la actualidad. Su finalidad es dinamizar la economía de la localidad ofreciendo un servicio, tanto a personas que cuentan con inmuebles en el municipio y tienen la intención de ponerlos en alquiler o venta, como a quienes buscan para el uso residencial o de aprovechamiento económico. Básicamente se trata de la creación de un catálogo de casas en alquiler y venta vivo y accesible, el cual se mantendrá constantemente actualizado y se acompaña de una plataforma digital pública de consulta donde la oferta y la demanda se ponen en común. Desde la administración local consideran que esta es una opción eficaz para poner en valor el territorio municipal y generar atracción de inversiones y población. El banco se pone a disposición de la población de forma pública y respetando la ley de protección de datos. Contará con una encuesta en la que se crea un primer contacto con la persona interesada en incorporar su inmueble a este servicio. Para las personas en búsqueda de inmuebles para alquilar o comprar se ha creado un mapa interactivo donde se irán disponiendo los inmuebles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España