Los recortes en inversiones que las instituciones públicas están comenzando a sufrir dificultarán la salida de la crisis económica derivada de la pandemia sanitaria, por lo que grandes inversiones científicas ya comprometidas, como la del Telescopio Solar Europeo (EST), vienen a configurarse como la mejor medicina para luchar contra la recisión. Mientras aún no se conoce el destino definitivo del Telescopio de Treinta Metros (TMT), al que aspira La Palma, el deseo del Consorcio Europeo EST de contar con sus instalaciones en el año 2027 provoca que el inicio de las obras tenga que realizarse a finales de 2022 o principios del 2023 en la Isla Bonita, suponiendo una inversión de 200 millones de euros y generando cientos de puestos de trabajo en la Isla.

Ahora, el director del EST, Manuel Collados, adelanta en una publicación científica el deseo de comenzar su construcción, ya que considera que "en esta década, los estudios conjuntos de grandes telescopios con sondas espaciales permitirán obtener una visión más global del sol, entendiendo el acoplamiento entre diferentes capas, la aceleración del viento solar o los procesos de reconexión magnética que generan las erupciones". Las cumbres del Roque de Los Muchachos fueron elegidas el pasado noviembre como lugar preferencial para el Telescopio Solar por el Comité Científico Internacional de los Observatorios de Canarias (CCI), considerando una ubicación cercana del telescopio solar sueco. Hasta entonces, tanto Tenerife como la Isla Bonita optaban a recibir este instrumento científico.Este es un comité de expertos que, entre otras tareas, supervisa el impacto que las nuevas infraestructuras propuestas pueden tener en las instalaciones existentes y recomienda acciones que podrían minimizar este impacto. Reconoció la excelencia del sitio propuesto para las observaciones solares, como ha demostrado el excepcional rendimiento del SST sueco.

50 metros de alto

El proyecto del EST supone una inversión de 200 millones de euros para la edificación de la instalación de 50 metros de alto. Contará con un telescopio primario de 4 metros de diámetro y un sistema avanzado de óptica adaptativa. Con él se podrá analizar el sol con una gran calidad de imagen y recopilar datos que ayuden a resolver las dudas que los astrónomos aún tienen sobre el astro. EST reforzará la actual posición europea en el campo de la física solar y fomentará el desarrollo científico y tecnológico, con un retorno económico cuantificable a través de la creación de puestos de trabajo altamente cualificados y del aumento del número de servicios especiales, todo ello desde la Isla de La Palma.

Oportunidades únicas

La construcción de EST ofrecerá oportunidades únicas para el desarrollo tecnológico y contratos industriales. Esto mejorará la competencia europea en el diseño y producción de grandes espejos, sistemas de apoyo activo, control térmico, estructuras mecánicas, óptica adaptativa, detectores de gran formato de alta velocidad, instrumentación científica de alta precisión o sistemas de gestión de datos.

El EST está gestionado por la Asociación Europea para los Telescopios Solares (European Association for Solar Telescopes, EAST), que incluye alrededor de 500 investigadores de 15 países europeos. España participa a través del IAC, coordinador del proyecto y responsable de varios paquetes de trabajo, y del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), quien gestiona todo el paquete de comunicación, colaborando con el proyecto desde el punto de vista científico y tecnológico desde sus orígenes.

El proyecto del EST está incluido en la hoja de ruta del Foro de Estrategia Europea sobre Infraestructuras de Investigación (ESFRI) desde 2016 e incluye a 21 instituciones científicas e industriales de 18 países europeos. El emplazamiento elegido en el Roque de los Muchachos es considerado como un "emplazamiento de primera clase" debido a la calidad del cielo y las excelentes condiciones para la observación astronómica.