Carlos Cabrera, consejero del Cabildo de La Palma, ha informado de que el Consejo Insular de Aguas ha recibido propuestas de los propietarios de cuatro pozos de la Isla para su reactivación, de forma que estas infraestructuras hidráulicas puedan propiciar y aportar, según las estimaciones realizadas, un caudal de más de 1.000 pipas hora al sistema.

La Palma sufre los efectos de una sequía que se prolonga en el tiempo y desde el Consejo Insular se analizan diferentes vías de actuación para poner a disposición de los regantes agua suficientes para dar abasto a sus explotaciones. Una de ellas es recuperar pozos que llevan años abandonados, sin producción, cuyos propietarios están dispuestos a ceder un porcentaje del agua que se obtenga para uso público a cambio de auxilios económicos para realizar las costosas obras que son necesarias reactivarlos.

"Estamos muy agradecidos por la disposición que han mostrado las comunidades de propietarios de estos pozos, en la medida en la que han atendido al llamamiento público que desde el Cabildo y el Consejo Insular de Aguas hemos realizado para dar cuenta de que queremos poner sobre la mesa medidas efectivas que supongan aporte de agua al sistema para, en la medida de lo posible, paliar la situación de sequía en nuestra isla", ha destacado Cabrera.

El consejero explica que a estos propietarios de pozos se les ha solicitado que realicen una evaluación de los costes que supondría la puesta en funcionamiento de dichas infraestructuras. "Una vez que recibamos estas evaluaciones, desde el Consejo Insular de Aguas se estudiará el interés público que pueda tener la inversión económica que suponga la reactivación de los pozos, y si los informes técnicos son favorables, suscribiríamos convenios similares al aprobado recientemente para el pozo de El Roque", sentenció.

En el caso de este pozo, recordar que la institución insular aportará en dos años una inversión de un millón de euros para activarlo, pero como contraprestación podrá usar para fines públicos el 50% del agua que se obtenga. Sirvió hace más de una década para satisfacer el abastecimiento de Santa Cruz de La Palma. Los informes técnicos en el caso de El Roque fueron favorables, ya que los especialistas entienden que la inversión pública se recuperará con facilidad desde que se ponga en marcha. Y es que este recurso por sí solo es capaz de poner 800 pipas hora en el sistema, con picos de hasta 1.200. Cada pipa son de entre 440 y 480 litros

Carlos Cabrera también informó de que ya está prácticamente finalizado el pliego de prescripciones para la contratación del proyecto y obra del pozo público de Izcagua en el municipio de Puntagorda, "una infraestructura que, según los informes técnicos, aportaría agua de gran calidad al sistema".

No es la única propuesta que está sobre la mesa para reducir los efectos de la sequía. El Consejo Insular trabaja en la adjudicación de la reparación del canal intermunicipal LP-1 que lleva agua desde Barlovento hasta Fuencaliente a lo largo de la zona este de la Isla, que pierde 2,2 millones de pipas cada año. Y, además, el gobierno insular ha aceptado el debate sobre la perforación del túnel de trasvase, que los técnicos que están a favor y en contra expondrán en una asamblea que se celebrará antes del 20 de febrero.