La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, a través de la Dirección General de Infraestructura Viaria, ha publicado en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) el anuncio de la orden de modificación de las obras de la carretera LP-2, entre los núcleos poblacionales de San Simón y Tajuya, por el que se reactivan las expropiaciones y se impulsan los trabajos de una obra iniciada en 2011 y que ha sufrido varias ralentizaciones en los últimos años, ante la protesta de vecinos, usuarios y empresarios.

Esta modificación mejorará el proyecto inicial ensanchando y ampliando el trazado, por lo que se hace necesario expropiar alrededor de unas 550 parcelas de diferentes dimensiones en los municipios de Villa de Mazo, Fuencaliente y Los Llanos de Aridane, que atraviesa el recorrido de este tramo de carretera de 33 kilómetros.

La Consejería cuenta con un presupuesto de 3.200.000 millones de euros "para proceder a la ocupación de estos terrenos en el primer trimestre de 2020", según la fecha que aporta en un comunicado.

Los afectados que quieran presentar alegaciones al catastro dispondrán de un plazo de 20 días, hasta el 6 de noviembre inclusive, en los ayuntamientos de La Palma y las delegaciones de la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda.

Sebastián Franquis ya adelantó en la primera reunión oficial que mantuvo con los responsables del Cabildo de La Palma hace unas semanas que el Gobierno regional daría un importante impulso a las obras de la LP-2 en los próximos meses.

"Estamos ante una muy buena noticia ya que este proceso de expropiaciones permitirá poner a pleno rendimiento de nuevo unas obras que ya acumulan muchos retrasos. Como dije en La Palma el mes pasado, los palmeros desgraciadamente están acostumbrados a que cuando se habla de una obra pública en esta isla se habla más de los retrasos que de los beneficios que comporta", señaló el consejero.

Franquis hizo hincapié en que "esta carretera del Sur va a experimentar en los próximos meses un nuevo impulso con la aprobación del proyecto modificado, por lo que esperamos poder concluir la obra en el plazo de dos años".

En la actualidad, el proyecto de mejora de la LP-2 entre Bajamar y Tajuya está ejecutado en apenas un 50%, por lo que, tras sufrir bastantes retrasos, estas expropiaciones permitirán agilizar las obras del nuevo trazado entre San Simón y Tajuya, y cumplir con la nueva fecha de finalización prevista para 2021.

Esta actuación en la carretera del sur cuentan con un presupuesto global de 65.660.155 euros y tiene como objetivo mejorar la seguridad y comodidad de un tramo de 33 kilómetros de la LP-2.

Con el proceso de las expropiaciones que ahora se inicia, se podrá incorporar un tercer carril a lo largo de ocho kilómetros que minimizará el impacto de los vehículos pesados. También contará con un espacio destinado a un carril para ciclistas y peatones para aumentar la seguridad de los usuarios.

Obras Públicas subraya que los trabajos también incluyen "una importante mejora en la red de drenaje que ha presentado problemas en el pasado", como en los episodios de lluvias de diciembre de 2009, motivando su refuerzo con 120 obras de drenaje transversal y una cuneta longitudinal en el lado derecho de la calzada.