50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio Histórico | Incumplimientos urbanísticos

Luis Yeray acuerda con Icomos revisar las obras que amenazan el título de la Unesco

El alcalde y el presidente de la organización pactan una mesa de trabajo para resolver las actuaciones que ponen en riesgo la declaración de Patrimonio de la Humanidad del casco

Luis Yeray Gutiérrez, alcalde de La Laguna eldia.es

Luis Yeray Gutiérrez, alcalde de La Laguna, acordó ayer con Jordi Tresserras, presidente de Icomos-España, el principal órgano asesor de la Unesco en patrimonio cultural, poner en marcha una mesa de trabajo para revisar las dos intervenciones urbanísticas que amenazan el título de Patrimonio de la Humanidad que recibió el casco histórico de Aguere en 1999. Esta fue la principal conclusión de las conversaciones mantenidas ayer por Gutiérrez y Tresserras después de que EL DÍA publicase el informe de Icomos (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios), remitido al alcalde lagunero el pasado 27 de mayo, que advierte de que dos obras en la Ciudad de los Adelantados constituyen «graves daños al patrimonio edificado y al paisaje urbano» de La Laguna y «pueden poner en riesgo» la declaración de la Unesco.

El acuerdo lo confirmó ayer tarde la delegación española de Icomos, la organización internacional no gubernamental que asesora a la Unesco en la preservación de los bienes históricos. «Icomos-España se ha puesto a disposición del Consistorio de La Laguna para colaborar en la revisión del planeamiento y ofrecer el asesoramiento técnico de sus especialistas en la elaboración del Plan de Gestión, todo ello a través la creación de una mesa de trabajo», informa Icomos en la nota oficial, para añadir: «Esta metodología ya se ha desarrollado en otras ciudades con bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial como Córdoba, Cuenca o Tarragona. En la conversación mantenida con el alcalde se han sentado las bases para establecer la mesa, a la que se sumarán otros organismos, como el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (Cicop)».

En el dictamen remitido el 27 de mayo a Luis Yeray Gutiérrez, Icomos asegura que dos obras aprobadas por el Ayuntamiento lagunero «pueden poner en riesgo» la declaración del casco histórico de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad. Son el tanatorio que se construye en el Santuario del Cristo de La Laguna –una obra muy avanzada– y una promoción de viviendas privadas prevista en un solar ocupado por un jardín de una casa antigua en el número 44 de la calle Manuel de Ossuna. Según el informe de Icomos, un organismo internacional con representación en 125 países del mundo, ambas actuaciones urbanísticas han producido «graves daños al patrimonio edificado y al paisaje urbano que contravienen el mínimo de los respetos hacia el patrimonio cultural».

Icomos considera, tal y como resalta en el comunicado de ayer tarde, que «el compromiso de la creación de la mesa de trabajo demuestra la intención del Ayuntamiento de velar por el cumplimiento de la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural y sus Directrices Prácticas, y de establecer una hoja de ruta para que San Cristóbal de La Laguna no ponga en riesgo su reconocimiento». «La carta remitida por Icomos-España advertía de esta posibilidad si no se adoptan medidas, y entendemos que la creación de la mesa es una buena noticia en este sentido», recuerda la organización, que concluye que Icomos-España «es un organismo compuesto exclusivamente por especialistas en patrimonio cultural que trabajan de forma altruista y colegiada en favor de su conservación, protección, gestión y divulgación, y sus comunicaciones se realizan a modo de recomendación y no son vinculantes».

El presidente de Icomos agradece «la sensibilidad» del alcalde lagunero para «buscar soluciones»

decoration

Jordi Tresserras, presidente de Icomos-España, aplaudió «la buena predisposición» del alcalde de La Laguna por resolver el problema. En declaraciones a este diario, aclaró que los contactos mantenidos ayer por la mañana con Luis Yeray Gutiérrez fueron los primeros después de que el 27 de mayo el organismo enviara un dictamen que definió como «un toque de atención a La Laguna». El contacto fue «muy oportuno y fructífero» pues Luis Yeray Gutiérrez, como alcalde de La Laguna, es además presidente de la Comisión de Patrimonio del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, órgano del que asimismo el lagunero es vicepresidente primero. El regidor será el próximo año presidente de este Grupo en el que, además de La Laguna, participan Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida, Salamanca, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda.

«A nadie le interesa que La Laguna entre en la lista de patrimonio en peligro. El mejor camino es trabajar juntos para encontrar una solución a los desafíos que van surgiendo. En ese sentido, agradecemos la sensibilidad del alcalde para iniciar un proceso de coordinación en la mesa que hemos acordado crear», remarcó Jordi Tresserras.

En cuanto a las obras que Icomos señala como una amenaza para la declaración de Patrimonio de la Humanidad, considera la del número 44 de Manuel de Ossuna un agravio sobre uno de los fundamentos para la conservación del patrimonio edificado, debido a la permisividad del Ayuntamiento a la hora de actuar sobre el parcelario y consentir la segregación del mismo. Icomos considera que se tiene que preservar la forma de la trama y el parcelario, que se ha cambiado para construir un edificio de apartamentos. «La parcela analizada ha sufrido una grave alteración original y de difícil reversión», indica.

La situación del velatorio del Santuario del Cristo, según el instituto que vela por la preservación de los bienes históricos Patrimonio de la Humanidad, es peor, pues concluye que altera la ocupación y la volumetría, y daña un Bien de Interés Cultural (BIC). «La actuación proyectada resulta sumamente gravosa para el patrimonio arquitectónico, pues altera la tipología tradicional de este tipo de edificaciones, perdiendo con ello el carácter del edificio y su simbolismo», detalla el dictamen de Icomos.

Compartir el artículo

stats