Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andrea Villarreal Romera Mayor de San Benito 2022

«Todavía lo pienso y no me lo termino de creer»

«Después de la primera toma de contacto con el público ya estaba muy tranquila»

Andrea Villarreal, con la banda de romera mayor. . El Día

A mediodía de ayer, Andrea Villarreal aún procesaba lo vivido la noche anterior en la gala de elección de la romera mayor de San Benito. De 20 años y estudiante de Magisterio Infantil en la Universidad de La Laguna, lució el traje Miradero de 1824 y participó en representación del Orfeón La Paz.

¿Qué se siente el día después de la gala y de haberse convertido en romera mayor de las fiestas de San Benito?

Sinceramente, aún no lo asimilo. Es algo que no me esperaba. Todavía lo pienso y no me lo termino de creer.

¿No barajó que podía ganar?

Para nada. Cuando empezaron a nombrar a las damas y no estaba yo entre ellas, pensé en la experiencia que me iba a llevar y en que no pasaba nada.

¿Qué le han dicho sus familiares y amigos?

Algo que me llamó mucho la atención es que me han dicho: «Yo desde que te vi supe que ibas a ganar por cómo lo hacías, la actitud…». Como salíamos individualmente, no veía a mis compañeras y no sabía lo que iba a pasar al final. Yo intenté dar lo mejor de mí misma. El apoyo de mi familia y amigos fue fundamental; me habían dicho: «¡Venga, disfrútalo!».

¿Pasó nervios en el transcurso de la gala?

Al principio sí estaba un poquito nerviosa porque es algo que no había hecho antes. Después de la primera toma de contacto con el público ya estaba muy tranquila.

¿Qué la llevó a presentarse a este certamen?

El caso fue que yo estoy presentada en un certamen aparte, en Miss Gold Tenerife, y una de las directoras contactó conmigo. Desde el principio dije que sí.

¿Cuáles son las características de su traje?

Los zapatos son de hebilla y el traje está formado por dos enaguas y también debajo del faldón, que era laminado de colores, tenía un refajo rojo. Está la camisa de lino básica blanca y el justillo. Después cuenta con un mantillo amarillo y una toca en el pelo, que es lo que me cubre la cara y es de color blanco, y un sombrero.

¿Cómo fue el proceso previo con su traje hasta que llegó el concurso?

La persona que me contactó, Texenery Moreno, tenía una idea, pero antes de tomar la decisión final estuvimos probando varios trajes, porque me podía lucir más una cosa que otra. Al final acabamos optando por Miradero de 1824.

¿Qué tal fue la experiencia con las otras compañeras candidatas, con la organización…?

Entre todas nos apoyábamos. Si a lo mejor una chica tenía dificultad en algo, la ayudábamos. El coreógrafo, igual. Hubo un trato súper bueno. Si veía que una tenía que mejorar el giro, el caminar, el mirar al público o lo que fuera, se ofrecía a quedarse más con esa chica.

¿A qué se dedica en la actualidad? ¿Presentarse a otros certámenes de este tipo o de moda tienen también espacio en sus planes futuros?

Estoy en el segundo año de Magisterio Infantil en la Universidad de La Laguna. Mi intención es acabar la carrera y después quiero continuar también con la de Psicología. Y, como hobby, me gustaría seguir en esto en lo que estoy empezando. Cada certamen es único, tiene sus cosas y es algo que nunca se te va a olvidar.

Compartir el artículo

stats