Los tapices requieren horas de trabajo previo. La alfombrista María de los Ángeles Díaz explica que el proceso empieza decidiendo el motivo, a lo que le sigue la confección del boceto.

Regresa el Corpus tras dos años de parón, con nuevo recorrido y con menos alfombras. Una fiesta que languidecía desde hace años y que afrontaba esta edición como la de la recuperación y el retorno de los tapices florales sigue en la cuerda floja. Las entidades vinculadas al mundillo de la tradición local –que son mayoría en la confección de las algo más de 40 composiciones que están previstas– serán las que salvarán esta celebración. Detrás hay historias de esfuerzo sostenido en el tiempo y compromiso con esta festividad, como puede ser el caso de varios colectivos de la parroquia de La Concepción, que suman más de 70 años participando.

Para ellos son días de preparativos para que el domingo esté todo listo. Así lo explica María de los Ángeles Díaz, que en la actualidad se encarga de coordinar las composiciones florales que elaboran la catequesis parroquial, la Cofradía del Santísimo Cristo del Rescate y la Hermandad de la Purísima Concepción. “Utilizamos brezo verde y negro, verodes, dátiles, tártago y otros elementos vegetales, y las flores”, expone. El resultado se puede contemplar cada año en el entorno de la congregación de la Siervas de María, en la calle de La Carrera.

Díaz participó en 2021, como alfombrista veterana, en el acto de presentación del retorno del Corpus tras la ausencia de alfombras en 2020, y defendió en aquella ocasión la importancia del mantenimiento de las flores. Y es que esa ha sido justamente una de las características que han marcado a los tapices de la parroquia de La Concepción de La Laguna. Lo han logrado buscando cada año fórmulas para conseguir estos elementos, ya sea gracias a donaciones o comprándolas.

“Desde unas semanas o unos meses antes empezamos a pensar el motivo, después hacemos el boceto y posteriormente nos ponemos a conseguir los materiales que necesitamos y a trabajar en otros preparativos que también son necesarios para que salga el tapiz final”, señala María de los Ángeles Díaz sobre el proceso previo a la llegada del día grande. “Estas son unas alfombras con más de 70 años de tradición y que han pasado por varias generaciones”, añade sobre unas obras en cuya ejecución final participan diferentes miembros de la comunidad parroquial: niños que asisten a catequesis, padres y cofrades.

Vuelve la cita con el brezo y la tradición

Alfombras de papel de seda

Carmen Lourdes Parrilla, que también es catequista de La Concepción y que en la actualidad desempeña la función de vicepresidenta de la Junta de Hermandades y Cofradías (JHC) de La Laguna, destaca la importancia de que los más pequeños entren en contacto con esta celebración y la conozcan. “Es la forma de que se vayan introduciendo y de que en el futuro sean quienes mantengan esta festividad”, considera. Precisamente con ese objetivo, la JHC, además de su habitual alfombra, ha organizado este año un taller para que los niños sepan cómo se confeccionan los tapices.

“Se celebró los días 4 y 11 de junio y se utilizaba como principal elemento el papel de seda, debido a que, al realizarse en las semanas previas a la celebración del Corpus, y en caso de haberse empleado materiales habituales en estas composiciones como las flores u otros elementos de carácter vegetal, se hubiesen acabado estropeando”, precisa sobre la razón del uso de este producto.