Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

la catástrofe de los rodeos | 45 aniversario

Un homenaje a las víctimas de la tragedia de los ‘jumbos’

El alcalde y el cónsul honorario de los Países Bajos descubren una placa en el cementerio de San Juan en recuerdo de los 583 muertos

18

Acto en recuerdo de las víctimas del accidente de Los Rodeos Carsten W. Lauritsen

El cementerio de San Juan, en el barrio lagunero del mismo nombre, cuenta desde ayer con un monolito en homenaje a las víctimas de la tragedia de Los Rodeos, el peor accidente de la historia de la aviación comercial, en el que fallecieron 583 personas y tan solo 61 sobrevivieron. El alcalde, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), y el cónsul honorario de los Países Bajos en Santa Cruz de Tenerife, Stan Weytjens, destaparon una placa en recuerdo de los fallecidos en un acto que contó con una amplia representación del Ayuntamiento de La Laguna.

Este elemento se instaló en el mencionado cementerio –que se encuentra clausurado a los enterramientos desde hace décadas– debido a que aquellos pasajeros que no pudieron ser identificados descansan desde entonces en una fosa común situada allí. «En memoria de los 583 fallecidos en el accidente aéreo en el aeropuerto de Los Rodeos ocurrido el 27 de marzo de 1977, cuyos restos descansan en este camposanto», reza la inscripción que fue presentada este martes.

Los fallecidos que no pudieron ser identificados están en una fosa común en el camposanto

decoration

Unos policías vestidos de gala se sumaron a una cita en la que estuvo presente un representante de la Fundación de Parientes de las Víctimas del Accidente Aéreo de Los Rodeos, Víctor Alexander de Pous, y la edil de Cementerios, Cristina Ledesma. Junto a ellos se encontraban los ediles Alejandro Marrero, Elsa Ávila, Idaira Afonso, Juan Antonio Molina, María José Roca y Rubens Ascanio.

«El 27 de marzo de 1977 es una fecha luctuosa que quedó para siempre marcada en la historia de nuestras islas y de nuestro municipio. Este homenaje, sencillo, pero lleno de sentido, es un acto de justicia con las víctimas y sus familiares», afirmó el regidor local antes de trasladarles su «más sincera muestra de solidaridad y respeto». Más de cuatro décadas después de «aquella catástrofe que nunca debió ocurrir», Luis Yeray Gutiérrez agregó que los fallecidos «siguen presentes en nuestra memoria», de ahí que se haya elegido el camposanto de San Juan, «donde descansan los restos de quienes perdieron la vida, en su mayoría ciudadanos de nacionalidad estadounidense y holandesa», para rendirles tributo en el 45 aniversario.

Un homenaje a las víctimas de la tragedia de los ‘jumbos’

Stan Weytjens agradeció al Ayuntamiento de La Laguna este homenaje, porque «las cosas se van olvidando fácilmente», que sirve también para reconocer «no solo a los familiares» de los fallecidos, sino «a todos los que vivieron esta tragedia de cerca, como las personas que se encontraban en ese momento en el aeropuerto y los vecinos del entorno que intentaron salvar vidas sin los medios de los que disponemos hoy en día».

Segundo tributo

Sacar adelante el monolito con la placa conmemorativa le ha costado al Consistorio al menos un año y medio de trabajo, dado que fue en agosto de 2020 cuando anunció que estaba trabajando en ese objetivo. El citado reconocimiento se suma a la escultura Escalera de Caracol, que se encuentra en la Mesa Mota, un monumento con 583 peldaños de metal en honor a cada una de las personas fallecidas en la catástrofe, que se produjo por el choque de dos aviones Boeing 747, el popular jumbo, en el aeropuerto de Los Rodeos (en la actualidad denominado Tenerife Norte-Ciudad de La Laguna).

Escalera de Caracol fue inaugurada el 27 de marzo de 2007, coincidiendo con el 30 aniversario, «y tiene forma de escalera de caracol, con unos peldaños que unen la tierra y el cielo, símbolo del camino que todos desearíamos tomar cuando llegue nuestra hora». Desde su ubicación se observa el aeródromo lagunero. Más en detalle, se trata de una estructura de 18 metros de altura que fue diseñada por el artista holandés Rudi van de Wint. «El monumento para las víctimas en Tenerife es una escultura que es una escalera de caracol y, al mismo tiempo, una escalera de caracol que es una escultura. El tema es la espiral como símbolo de la eternidad», manifiesta la Fundación de Parientes de las Víctimas del Accidente Aéreo de Los Rodeos en su página web.

En el accidente aéreo murieron 583 personas y 61 lograron sobrevivir

decoration

Como se recordará, el accidente se produjo en la tarde del 27 de marzo de 1977 por un «cúmulo de circunstancias», como señaló en el acto de este martes Stan Weytjens. Era domingo y había poco tráfico en Los Rodeos, pero la explosión de una bomba a las 12:30 horas en una floristería del aeropuerto de Gando, en Gran Canaria, y la amenaza de otra provocaron el desvío de aviones al aeropuerto tinerfeño. Entre ellos había dos jumbos. Uno pertenece a la compañía holandesa KLM, había despegado del Aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam) y llevaba a bordo 235 pasajeros –la mayoría holandeses, además de cuatro alemanes, cuatro estadounidenses y dos australianos–; el otro era de la compañía estadounidense Pan American Airlines (Pan Am), había salido del aeropuerto de Los Ángeles en línea regular y en su interior contaba con 380 personas.

Ya en el aeropuerto de Los Rodeos, la niebla y las prisas hicieron el resto. A las 17:06:12 horas, el piloto del avión de la KLM dijo en holandés: «Nos vamos» («We gaan»). La torre contestó: «De acuerdo, espere para despegar. Le llamaré». Pero el KLM no esperó, aumentó velocidad y se encontró enfrente con el aparato de Pan American. Aunque intentó elevarse a la desesperada, no fue posible e impactaron.

Compartir el artículo

stats