Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana Santa

La Junta de Hermandades acerca el Vía Crucis a los niños de catequesis de cara a la Semana Santa

Centenares de pequeños de las parroquias secundaron una original celebración religiosa que se celebró en el claustro del museo de Las Claras

15

Vía Crucis de La Laguna El Día

Con letras recortables y canciones con mímica, los pequeños de diferentes grupos de la catequesis de diferentes iglesias secundaron la celebración religiosa que se desarrolló en el claustro del museo de Las Claras. Ya por la tarde estaba convocado el Vía Crucis, ya más tradicional, para los mayores.

Poco antes del mediodía de este sábado los pequeños de los grupos de catequesis que se imparten tanto en las parroquias de Los Remedios –la Catedral– como en La Concepción, Las Mercedes, El Carmen, El Coromoto, Santa María de Gracia, San Juan o Santo Domingo participaron en el original Vía Crucis que organizó la Junta de Hermandades y Cofradías (JHC) de La Laguna en el museo de Las Claras.

El trasiego por las céntricas calles de Aguere evidenciaban el poder de convocatoria de un acto casi inédito, pues una experiencia similar se desarrolló en 2012, coincidiendo con el Año de la Fe. Poco antes de las once de la mañana, momento del inicio, Domingo Medina, uno de los exponentes de La Laguna profunda, allí estaba abusando de que el móvil tiene capacidad de fotos ilimitadas.

A las puertas de la capilla de Las Claras, los pequeños arremolinados esperando su turno para acceder al templo. Como si de un catequista más se tratara, el presidente de la Junta de Hermandades y Cofradías, Juan Antonio Pérez Gómez, repartiendo bolsitas plásticas y letras recortadas a los pequeños. Atrás quedó su toma de posesión a mitad de enero, una puesta de largo que ya no le es ajena porque repite la experiencia vivida de 2005 a 2007 y de 2007 a 2009.

El también cirujano Juan Antonio Pérez demostró tener también buena mano con los niños, entre los que se mezcló en este casi inédito Vía Crucis ‘en horario infantil –como no podía ser de otra forma–, en la antesala de una cita más tradicional y convencional, ya por la tarde, para revivir el camino a la cruz de Jesús de Nazaret.

Junto al presidente de la Junta de Hermandades, el inquieto Tato Regalado, que tan pronto organiza una procesión como garantiza que haya tantas bolsas plásticas como letras, y que también se estrena como secretario de la JHC. Y es que los miembros de la Junta demuestran oficio, que con la misma facilidad alterna la catequesis en la parroquia de La Concepción con la vicepresidencia de la institución que aúna a las hermandades y cofradías, caso de Carmen Lourdes Parrilla.

Con la complicidad de otros miembros de la junta y catequistas de las parroquias, los pequeños salieron entusiasmados de una celebración religiosa que comenzó en la capilla de Las Claras que el hoy párroco de La Concepción, Jesús Agüín, siempre ha definido como el pulmón de la Diócesis de Tenerife por su compromiso con la oración. Precisamente ahí llegó ayer una ‘bocanada de aire fresco’, de la mano de los niños.

Lejos de un acto denso, aburrido o casposo, el delegado episcopal para la Junta de Hermandades y Cofradías, el también canónigo Norberto Hernández, ‘se hizo niño’. Evitó impartir una lección magistral sobre la Cuaresma o la Semana Santa y de la mano de los propios participantes mantuvo un diálogo y fluido con los pequeños, a través de preguntas, para conocer qué significa Cuaresma.

El también párroco de Santa María de Gracia, templo que se localiza «por donde La Laguna empezó» como bromeó con Toni Cedrés, con extraordinarias dotes en relaciones humanas y siempre dispuesto para solventar cualquier contratiempo por complicado que pueda resolver, ambientó la celebración para instruir a los niños en el significado de la Cuaresma y el Vía Crucis, hasta el punto de identificar la señal de la cruz como «la bandera de los cristianos».

A partir de ahí, los catequistas animaron la pastoral acaparando la atención de los pequeños. Primero, con un canto con mímica incluida para apoyar la letra: «Cuarenta días caminando hasta la Pascua de Jesús la comunidad te anima a celebrar un nuevo cambio en tu vida».

La capilla de Las Claras fue el punto de partida de este Vía Crucis infantil que recorrió las quince estaciones, para culminar con la resurrección de Jesús.

De la capilla, al claustro del museo de Las Claras, el trayecto que permitió a los pequeños familiarizarse con personas y personajes de la Semana Santa, como el cirineo, el cicerón, la Verónica y hasta las Hijas de Jerusalén.

De forma didáctica, el equipo de catequistas recorrió a unos dibujos de Fano que, en forma de viñeta, realzaba los quince episodios que vivió Jesús camino a la Cruz.

La presentación de cada dibujo incluía que un niño leyera la reflexión breve que le acompañaba la cartulina que se mostraba en forma de pequeña pancarta para apoyar cada una de las estaciones con el rezo de un Padrenuestro y, luego, la entrega de una letra recortada que los participantes guardaban en la bolsita plástica que se les entregó a la entrada para garantizar las medidas de seguridad.

Al finalizar, tarea para casa que con el regalo de unas golosinas resulta más dulce de llevar a cabo. Cuando ya se leyeron las quince estaciones y entregadas otras tantas letras recortadas, les tocaba a los pequeños coger la cartulina que se le entregó al término del trayecto por el interior del claustro del museo de Las Claras par culminar el puzzle cuaresmal que plantearon los catequistas con el objetivo de averiguar las dos palabras que podían formar con los recortables entregados: «Alegría, resucitó», otra forma de dar catequesis que se desarrolló tomando como hilo conductor el Vía Crucis que permite adentrar a los feligreses en ese camino a la Cruz que realizó hace casi dos mil años Jesús de Nazaret.

Los preparativos programados y desarrollados por la Junta de Hermandades y Cofradías enseñaron a los pequeños que hasta el Gólgota, donde tuvo lugar la crucifixión, se puede llegar desde las pautas marcadas por los catequistas ahora que la Cuaresma supera su ecuador y se dispone a entrar en su recta final de cara a la Semana Santa. Por niños por la mañana, y los adultos por la tarde, en la convocatoria del Vía Crucis arciprestal que debía arrancar en La Concepción, con Jesús Agüín al frente, si el tiempo lo permitía.

Compartir el artículo

stats