Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Réquiem por las últimas cabinas

El Consistorio exige la retirada de los teléfonos públicos al haber vencido el convenio que ha permitido que ocupasen las calles del municipio lagunero

La cabina que permanece en la plaza del Adelantado.

Algunas cabinas telefónicas continúan en pie en la Ciudad de los Adelantados y sus barrios, si bien la autorización por la que podían ocupar el espacio público expiró en 2015. Es por ello que el concejal de Hacienda, Alejandro Marrero, ha solicitado que se proceda a su retirada. En la plaza del Adelantado, Taco o la avenida de La Trinidad perviven los últimos vestigios de otra forma de comunicación.


En la plaza del Adelantado, en pleno centro de La Laguna, todavía queda una cabina telefónica. Ni funciona ni nada que se le parezca. Se descuelga el teléfono y no se oye señal, tampoco se enciende la pantalla. Está allí… sin más, invisible, con unas cuantas pintadas, testigo mudo del tiempo. Aunque no es la única. Como esa permanecen algunas más en otros puntos del municipio, todas en las mismas o similares circunstancias después de que el auge de la telefonía móvil las fuese dejando progresivamente sin actividad. El Ayuntamiento ha solicitado ahora su retirada al haber expirado el convenio que permitía su presencia en la vía pública.

«Hemos instado a que las retiren y dejen el lugar en condiciones óptimas, como estaba antes de la instalación», expresa el concejal de Hacienda y Asuntos Económicos, Alejandro Marrero, que precisa que la autorización finalizó desde 2015. «No tienen ninguna renovación ni ningún convenio nuevo y hemos visto que todavía quedan varias, por lo que hemos pedido que se supriman en el menor tiempo posible», añade el político socialista.

Fue este un canal de comunicación frecuente hasta los años 90, cuando el móvil empezó a popularizarse, le fue comiendo terreno y las convirtió en carne de vandalismo. «Quedan algunas en la plaza del Adelantado, la avenida de La Trinidad, Taco…», enumera Marrero sobre el caso lagunero, aunque, tan en un segundo plano han quedado las cabinas, que ni el Ayuntamiento lagunero conoce con exactitud cuántas se mantienen en pie en los tiempos del WhatsApp y la videollamada.

«Es fundamental que las retiren ya porque no tienen ninguna utilidad, sino que lo que hacen es generar problemas: influyen en la accesibilidad, porque no es un espacio libre, y, al no tener uso, están degradadas y ensucian el entorno», expone el también edil de Seguridad Ciudadana. Estas cabinas laguneras forman parte de las alrededor de 15.000 que se contabilizaban en toda España a finales de 2020, desde las que, según cifras de 2019, se realizaban apenas unas 6.000 llamadas al día.

El concejal Alejandro Marrero señala que las cabinas dificultan la accesibilidad y son focos de suciedad

Llegados a este punto, y más allá de que el convenio de La Laguna esté vencido, su final ya estaba escrito. Así lo recuerda el área de Hacienda y Asuntos Económicos en la comunicación dirigida a Telefónica Móviles España. En ella expone que «el propio legislador estatal», tras un acuerdo de noviembre, fijó 2022 como límite temporal para la retirada de todas las cabinas telefónicas que aún se encuentren en vías publicas en todo el territorio nacional. En el texto también se recoge que «tanto el marco en el que se estableció la prestación de este servicio como la situación actual en lo que se refiere a la telefonía móvil han devenido innecesarias dichas instalaciones». Tan innecesarias que están hoy más cercanas a un museo de lo vintage que al día a día de la comunicación.

Compartir el artículo

stats