Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado busca soluciones a los problemas de agua de la prisión de Tenerife II

El Ayuntamiento rosariero se queja desde hace años de las incidencias que genera el abastecimiento en Tenerife II

Anselmo Pestana, Escolástico Gil y Sara Cabello, ayer. E. D.

El Estado se compromete a buscar soluciones para los problemas con el agua de la prisión de Tenerife II. Así lo indicó el Ayuntamiento de El Rosario en una nota de prensa tras un encuentro celebrado este jueves entre el alcalde, Escolástico Gil (IR-Verdes), y el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana (PSOE). Se trata de un asunto sobre el que el Consistorio se viene quejando desde hace años, debido a las incidencias por el abastecimiento de la cárcel.

Gil recibió a Pestana en la que fue su primera visita oficial al Ayuntamiento de El Rosario, aprovechando la ocasión para firmar en el libro de honor del Consistorio. En el encuentro, al que también asistió la primera teniente de alcalde, Sara Cabello, se mantuvo una reunión de trabajo, de forma telemática, con la directora del centro penitenciario Tenerife II, María José Llamazares.

El primer edil rosariero trasladó la importancia de actuar, con la previsión suficiente, para evitar posibles incidencias en el suministro de agua tanto a la población reclusa y de funcionarios de prisiones como a la ciudadanía de zonas de La Esperanza o de Llano del Moro. De esta manera, Gil expuso el proyecto para la bifurcación de las conducciones de agua hacia la prisión, comprometiéndose el delegado del Gobierno a informar a la Secretaría de Estado de Seguridad sobre la solución propuesta al objeto de contemplar la futura financiación del proyecto.

Anselmo Pestana afirmó que «es necesario buscar soluciones para la mejora de los servicios que se prestan a la ciudadanía» y que «la colaboración entre el Estado y las corporaciones locales es imprescindible para ello». Por su parte, Escolástico Gil recordó este jueves que El Rosario «fue un municipio solidario albergando una prisión que nadie quería y es justo que se valore el esfuerzo que realizamos para dar agua diariamente a las más de 1.000 personas que conviven en Tenerife II».

Compartir el artículo

stats