Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrio Nuevo, en La Laguna, tratará el problema de la fábrica de galletas en una asamblea abierta

Luis Yeray se reúne con la Asociación tras el malestar generado por la ‘pérdida’ del espacio

La antigua fábrica de galletas de Barrio Nuevo.

Barrio Nuevo celebrará el 23 de febrero una asamblea abierta sobre la antigua fábrica de galletas Saydo. A ese acuerdo llegaron este martes el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), y la Asociación de Vecinos Barrio Nuevo-Viña Nava en un encuentro consecuencia del malestar generado en la zona por la pérdida de este espacio como futuro lugar de dotaciones públicas.

En concreto, semanas atrás se conoció que el Ayuntamiento de La Laguna no había logrado alcanzar un acuerdo con la propiedad de la instalación. Se trata de un amplio recinto situado en pleno centro de Barrio Nuevo, en estado ruinoso y que había sido señalado en repetidas ocasiones a través de los años como el lugar óptimo para completar los servicios de este núcleo lagunero.

«Nos ha prometido que se van a buscar terrenos alternativos a propuesta de la Asociación de Vecinos para equipamientos públicos», manifestó el presidente de la Asociación de Vecinos Barrio Nuevo-Viña Nava, Juan Luis Marín, tras una cita que tuvo lugar en la plaza Domingo Cruz Cabrera debido a las restricciones sanitarias y de aforo. Marín también indicó que el regidor local les expresó que la compra no había llegado a buen puerto porque no pudieron alcanzar un acuerdo con los dueños y que, debido a eso, la antigua fábrica ya se encuentra en nuevas manos privadas.

El Consistorio lagunero anunció en 2020 que estaba negociando la compra del recinto. «Ya nos hemos puesto en contacto con uno de los titulares, que se ha mostrado dispuesto a vender la propiedad, y queremos iniciar las negociaciones con los dueños de la otra parcela, que pertenece a una empresa de Gran Canaria», sostuvo entonces el concejal de Hacienda, el también socialista Alejandro Marrero. Sin embargo, eso no ha sido posible y, de ahí, el enfado vecinal.

«Fue una reunión muy fructífera, en la que se ha puesto en valor el trabajo conjunto que estamos realizando desde hace ya varios meses y que va dando sus frutos en los entornos del barrio, después de tantos años de abandono, como nos han trasladado los vecinos», manifestó el alcalde tras la reunión. Luis Yeray Gutiérrez ya había afirmado que se estaban buscando «alternativas para que Barrio Nuevo cuente con otros espacios públicos de esparcimiento» y «de acuerdo con el planeamiento de la zona».

Compartir el artículo

stats