Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienzan los trabajos previos para consolidar las ruinas de San Agustín, en La Laguna

La previsión es que la obra se prolongue durante diez meses para abrir al público el espacio | La actuación había sufrido varios contratiempos tras su adjudicación

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, en las ruinas, este viernes.

La Laguna recuperará en diez meses el recinto de la antigua iglesia de San Agustín como espacio abierto. Así lo anunció este viernes el Ayuntamiento coincidiendo con el comienzo de los trabajos de limpieza de la vegetación necesarios para iniciar la obra. El inicio de la actuación, cuya tramitación arrancó el pasado mandato, se había demorado después de la formalización del decreto de adjudicación desde agosto de 2020.

Un equipo de aproximadamente 40 personas, entre técnicos y operarios, llevarán a cabo un proceso que comenzará con la datación exacta del subsuelo, la retirada de la capa vegetal (que será repuesta en algunas zonas, ya que el lugar fue también utilizado como huerto) y se hará una comprobación de ensayos, extrayendo elementos resistentes para comprobar su estado en laboratorio, informó el Consistorio. Posteriormente se inyectarán las resinas y se colocará un suelo reversible (que puede ser retirado en cualquier momento sin que afecte a los elementos históricos importantes). La parte del altar y trascoro se realizará en una segunda fase.

En esencia, y según las explicaciones del Ayuntamiento en los últimos años, las obras tendrán como fin último dar solidez a las ruinas desde la zona del coro de la antigua iglesia –destruida por un incendio en 1964– hasta la plaza Guillermo Rancés, sin llegar a intervenir en el edificio contiguo de los Bethlemitas. Eso permitirá que el espacio pueda volver a ser visitado cuando las obras finalicen, recuperando así un recinto emblemático de Aguere.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), visitó este viernes el lugar. «Este es uno de los días más importantes de este mandato. Como Ciudad Patrimonio Mundial teníamos la obligación de recuperar para la ciudadanía un espacio de referencia, vinculado estrechamente a la historia de nuestro municipio», aseguró el mandatario local durante el recorrido por las ruinas, en el que estuvo acompañado por el concejal Josimar Hernández y los responsables técnicos de la obra.

«Iniciábamos este mandato diciendo que íbamos a recuperar La Laguna, y esto es parte de ese proceso de recuperación», señaló Gutiérrez. «Hoy saldamos una deuda con nuestra ciudad al dar comienzo a la rehabilitación de un lugar emblemático, vinculado a nuestra historia, que ofrece unas enormes posibilidades como recinto cultural y para el esparcimiento. La consolidación de las ruinas de la antigua iglesia de San Agustín será un ejemplo a la hora de conjugar la modernidad y la recuperación del patrimonio», manifestó.

Más de 845.000 euros

El arquitecto Esaú Acosta explicó que la intervención, adjudicada por 845.209 euros, no está exenta de dificultades técnicas. «Cuando se produjo el incendio, hubo un enfriamiento súbito en las pilastras, que han ido perdiendo sección y tamaño, hasta el punto de que algunas están muy adelgazadas y tienen una resistencia mínima. Necesitamos inyectar resinas para detener ese efecto de degradación y recuperar resistencia». Otro de los aspectos complejos pasa por apuntalar y consolidar los arcos, de unos quince metros de altura, y que se encuentran «muy degradados» en la actualidad. «El objetivo del proyecto no es generar un falso histórico para que la iglesia parezca nueva, sino que debe reflejar el propio proceso del incendio, como un elemento más de la historia del recinto», indicó el profesional.

El proyecto de recuperación de la antigua iglesia de San Agustín se remonta a septiembre de 2005, cuando el estudio FAM Arquitectura y Urbanismo (actualmente SIC Arquitectura y Urbanismo) ganó el concurso internacional convocado al efecto «por la calidad integral y la viabilidad y rentabilidad económica de las propuestas, su inserción en el entorno, las respuestas a los condicionantes del lugar, el respeto a las condiciones históricas del emplazamiento, la aportación e innovación de las soluciones planteadas, la estricta observancia de las normativas de protección aplicables, además del cumplimiento del objeto del concurso», de acuerdo con el fallo del jurado.

Hasta abril de 2008 no finalizó el proceso de contratación del proyecto básico y ejecución para la construcción del Centro Cultural San Agustín. En diciembre de 2008 concluyó la redacción del proyecto básico y a finales de 2009 se entregaron los proyectos de ejecución en fase de demolición y consolidación y en fase de rehabilitación. Tras un largo paréntesis de casi siete años, en julio de 2016 el Ayuntamiento adjudicó a SIC Arquitectura y Urbanismo la modificación del proyecto de consolidación para adecuarlo a la normativa actual que permita el acceso de personas al interior. «Dicho proyecto fue entregado al Ayuntamiento en octubre de ese mismo año, pero su ejecución no llegó a materializarse hasta el día de hoy», recoge la nota de prensa enviada este viernes por el Consistorio lagunero.

Compartir el artículo

stats