Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última habitante del bloque 39

Urbanismo desaloja a la mujer que quedaba en un edificio de Las Chumberas y le rechaza la ayuda al realojo pues «no es su primera residencia» | Ella lo niega y anuncia un recurso

21

Bloque tapiado en Las Chumberas

El bloque 39 de Las Chumberas ya está tapiado y preparado para su derribo. Es uno de los edificios que va a ser sustituido por otro en esta urbanización afectada por la aluminosis, la enfermedad del cemento. La clausura se había demorado por una razón: todavía vivía una vecina, María Tacoronte. Ayer fue desalojada por el Ayuntamiento, que le niega la ayuda al realojo al defender que no es su primera residencia. Ella lo desmiente.  

María Tacoronte ha permanecido 14 meses como única habitante del bloque 39 de la urbanización de Las Chumberas, en La Laguna, hasta que ayer fue desalojada de su casa por orden municipal. «Me han dejado en la calle sin posibilidad de acceder a las ayudas para realojarme en otra vivienda, a diferencia de lo que ha ocurrido con los otros vecinos», aseguró ayer después de que pasadas las 13:00 horas dejara el piso «con lo puesto». «Dejé dentro hasta la comida», puntualiza esta mujer de 68 años.

El bloque 39 fue tapiado ayer por orden municipal dentro del proceso para rehabilitar toda la urbanización pues los edificios de Las Chumberas sufren aluminosis, un problema en la calidad del hormigón que pone en peligro la estructura de los inmuebles. Ya se han derribado 10 bloques y otros 17 tienen orden de desalojo y tapiado. Actualmente sólo faltan 3 bloques por desalojar y tapiar después de que los técnicos de la Gerencia de Urbanismo, acompañados por agentes de la Policía Local, procedieran ayer a hacerlo con el 39, en el que solo quedaba María Tacoronte.

La historia que narra la mujer no tiene nada que ver con la que defiende el Ayuntamiento lagunero. Según aclararon fuentes de Urbanismo y Bienestar Social, María Tacoronte es propietaria de uno de los pisos de este bloque pero no es su primera residencia, requisito imprescindible para que pueda acceder a las ayudas al realojo. En concreto, estas fuentes municipales aseguran que tenía alquilado el piso, mientras residía en otra casa. Es decir, María tiene derecho a recibir un piso cuando se construyan los nuevos bloques de Las Chumberas pero no tiene derecho a acceder a las subvenciones para ocupar otra casa destinadas a las familias con su primera residencia en estos edificios que han tenido que abandonarlos para su derribo y sustitución por otros nuevos.

El bloque es uno de los últimos en ser tapiados en el barrio para su derribo y reconstrucción

decoration

El Consistorio lagunero asegura que tiene documentación que avala el procedimiento, sin la cual no habría podido proceder a su desalojo ni a la denegación de la ayuda. María Tacoronte lo niega, asegura que «siempre» ha vivido en esa casa de Las Chumberas y señala que tiene declaraciones de vecinos que lo confirman. Aún no ha presentado un recurso al carecer de abogado, aunque apunta que lo está buscando porque considera que es «víctima de una injusticia». «Admito que he alquilado habitaciones, en la última ocasión a dos estudiantes de la Universidad de La Laguna. Pero yo seguía viviendo en la casa. Es verdad que salía y volvía pero siempre he vivido ahí», puntualiza la mujer. Aún cuando no tiene derecho a ayuda para el realojo, el Ayuntamiento de La Laguna le ha ofrecido costear los gastos de un alojamiento provisional en una pensión. La mujer insiste en que quiere una ayuda para irse a otra casa mientras espera que se construya el nuevo bloque.

Los daños estructurales como consecuencia de la aluminosis se confirmaron en Las Chumberas en 2009, una urbanización de 42 bloques y 675 viviendas de protección oficial levantada en los años 70. La Sociedad Municipal de Viviendas y Servicios de La Laguna (Muvisa) confirmó ese mismo año el primer caso de problemas generados por la enfermedad del cemento en uno de los bloques. Luego se comprobaría que el 70% de las construcciones de este barrio lagunero tenían aluminosis. Los vecinos ya han sido desalojados y las obras para derribar los antiguos bloques y construir unos nuevos van a buen ritmo.

Compartir el artículo

stats