Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pegamento de las trampas de ratones, una grave amenaza para aves protegidas

El Centro de Recuperación de Fauna La Tahonilla salva este año a 26 ejemplares afectados | Los veterinarios usan gofio para curar a búhos, petirrojos, cernícalos o murciélagos

El personal de La Tahonilla usa gofio para curar a un ave afectada por el pegamento de las trampas de ratones.

La colocación indiscriminada de trampas para ratones se ha convertido en una grave amenaza para las aves en Tenerife. El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Tahonilla, situado en el municipio de La Laguna ha recuperado a lo largo del año que finaliza un total de 26 ejemplares de aves de distintas especies afectadas por pegamentos en las alas, producto de las trampas para ratones que se siguen colocando en el exterior, pese a que la normativa vigente lo prohíbe.

La Tahonilla, un centro dependiente del Cabildo de Tenerife y ubicado en el primer tramo de la carretera de La Esperanza. Los ejemplares atendidos en el mismo en 2021 fueron siete búhos, un petirrojo, diez cernícalos y ocho murciélagos. Todos ellos presentaron diferentes problemas en sus plumajes producidos por el pegamento. La limpieza de estas sustancias se realiza con petróleo. Sin embargo, en muchos casos, debido a la gran cantidad de pegamento no se puede limpiar de esta forma, se usa gofio, el cual funciona como apelmazante que frena la dispersión del producto y permite la cura.

El efecto contrario

La consejera de Gestión del Medio Natural del Cabildo de Tenerife, Isabel García, asegura que los búhos y los cernícalos son «unos excelentes cazadores que limitan la presencia de roedores en el campo». «Sin embargo, estas trampas dirigidas a ratones y ratas afectan directamente a sus principales depredadores, no solo por su caza, sino porque su presencia es disuasoria para los roedores», matizó García, quien ha pedido a la población «sentido común y sobre todo precaución al instalar estas trampas en exteriores porque afectan a unos animales que no hacen daño a las cosechas».

La consejera Isabel García recuerda que búhos y cernícalos son depredadores de los roedores

El veterinario de La Tahonilla, Alejandro Suárez, aporta que cada año se multiplican los casos de aves afectadas por estas trampas. «En La Laguna se recogieron recientemente más de una docena de murciélagos afectados por la colocación de este pegamento», recordó, para detallar que los murciélagos «están protegidos y corren peligro cuando desempeñan una excelente labor insectívora que ayuda al bienestar del ser humano». De la misma manera, el veterinario apuntó que los que se recuperan en el centro son solo aquellos que son notificados, y que con seguridad mueren muchos que ni siquiera son vistos, presos del pegamento.

Endemismos

En Canarias existen siete especies de murciélagos, dos de ellas endémicas de las islas y otra perteneciente a la Macaronesia, todas insectívoras y altamente beneficiosas para el sector primario. El conjunto de las mencionadas especies están protegidas.

Compartir el artículo

stats