Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música africana a través de Zoom

La asociación África Guimanam pretende crear una aldea ecosostenible en Senegal | Quienes colaboran económicamente reciben actuaciones a través de Zoom

Ngor Mbaye y Tatiana Aguaclara tocan unos tambores en la Punta del Hidalgo.

Ngor Mbaye y Tatiana Aguaclara, una pareja afincada en la Punta del Hidalgo, impulsa una acción con el objetivo de dinamizar la economía de varias comunidades senegalesas. En diciembre viajarán al continente africano para ir avanzando en el proyecto. Tras la puesta en marcha de una granja, esperan poder construir una escuela de música y tradición y unas cabañas dedicadas al turismo sostenible.

Ngor Mbaye y Tatiana Aguaclara, de la Asociación África Guimanam, trabajan en una campaña de captación de fondos para la creación de varias aldeas ecosostenibles en Senegal. Esta pareja afincada en la Punta del Hidalgo explica que el objetivo es apoyar a comunidades senegalesas de las zonas de Mbour y Casamance, donde reside la familia de Ngor. Buscan con ello dinamizar la economía de estas zonas «para que puedan hacer frente a sus necesidades básicas al tiempo que siguen honrando su don y su legado, pues son griots, familias custodias de los ritmos africanos». La iniciativa tiene la particularidad añadida de que, a cambio de la colaboración, ofrecen música en directo desde África a través de la aplicación Zoom.

Ngor nació en una familia de músicos y, tras destacar con el djembe, empezó a desplazarse a Europa a los 13 años como invitado a festivales. Tatiana, que también se dedica a la música, es escritora y profesora de yoga. Ambos son los responsables de África Guimanam, un movimiento sociocultural con el que intentan visibilizar «todo lo que África tiene para el resto del mundo». Según indican, entre su misión se encuentra «aportar felicidad y alegría, que las personas puedan disfrutar, cantar, bailar y tocar, y despertar conciencias a través de la música».

Enfrascados en esa labor para apoyar a las comunidades senegalesas en las que vive la familia de Ngor, se les ocurrió una fórmula turística. «Nuestra idea inicial era llevar grupos de aquí para allá y hacer turismo sostenible, donde ellos pudieran dar las clases de percusión, de danza africana, enseñar su cultura, darles las comidas, llevarlos de excursión y a pescar en cayuco...», señalan. Ante la imposibilidad de poner en marcha por ahora esa iniciativa, Tatiana apostó por reunir y mandar bicicletas con las que, «por lo menos, alegrar a los niños». Pero Ngor le contestó: «¿Sabes lo que les van a durar las bicicletas cuando no tengan para comer?». Así que, ante la previsible venta de las bicis para conseguir dinero, también esa segunda posibilidad quedó aplazada.

Fue ahí, relatan, que un hermano de Ngor sugirió comprar un terreno y crear una granja. El proyecto, al derivar de la otra propuesta, pasó a denominarse Una bicicleta para África. «Nuestra idea es crear una granja sostenible en Senegal y se nos ha ocurrido hacer una especie de crowdfunding. Hay muchas formas de colaborar para que cada persona pueda hacerlo en la medida de sus posibilidades», expresan. Más en detalle, la granja es el primer paso de una iniciativa mayor, dado que esperan poder continuar posteriormente construyendo una escuela de música y tradición, así como unas cabañas tradicionales dedicadas al turismo sostenible.

Los detalles de la acción y las formas de colaborar se encuentran en la web https://www.africaguimanam.org/. En esencia, lo que proponen es que, a cambio de una aportación económica, se ofrecen «clases de danza africana y de percusión y cantos desde Senegal online vía Zoom». En concreto, serán familiares y personas del entorno de Ngor Mbaye los que toquen, canten y bailen delante de la cámara. Para hacerlo posible con buena calidad de sonido han recibido colaboración de la Asociación Sociocultural Mousikê, de La Laguna, que les ha donado dispositivos para la emisión.

Tatiana apunta que en diciembre viajarán a África para ir avanzando en el proyecto, y que su plan en adelante sería vivir entre Tenerife y Senegal. Confían que en esta visita, «con el apoyo y la colaboración de todos», puedan comprar los terrenos y comenzar con la primera fase del proyecto. «Nuestra idea como asociación es transmitir toda la riqueza que África tiene para nosotros. No estamos pidiendo limosna; estamos ofreciendo un intercambio», agrega.

Compartir el artículo

stats