Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aitor López Responsable de Desarrollo Rural, Agricultura, Ganadería y Pesca de La Laguna

«La situación agrícola no es buena, pero hay oportunidades de revitalización»

«Actualmente, el principal reto es visibilizar y fomentar la agroecología», afirma el responsable de Desarrollo Rural, Agricultura, Ganadería y Pesca de La Laguna

Aitor López, en las dependencias de Urbanismo. María Pisaca

Aitor López es ingeniero agrónomo y durante años se ha dedicado junto a su familia a la agricultura. Nacido en 1984, desde niño estuvo vinculado al movimiento asociativo y tradicional de Tejina. En las últimas elecciones fue en el número tres en la candidatura de la formación Avante y, desde entonces, se encuentra al frente de las políticas agrícolas, ganaderas y pesqueras del Ayuntamiento de La Laguna.


En las últimas fechas se conoció que alrededor del 40% de la superficie potencialmente cultivable de La Laguna está sin plantar. ¿Cómo analiza el dato?

Este dato se extrae del Mapa de Cultivos de 2016, que es el último publicado. Actualmente se está trabajando en un nuevo mapa que nos dará más información, aunque no creo que la situación haya cambiado mucho, sino que puede ser que el sector primario esté en unos niveles de abandono similares. Se ha producido un deterioro progresivo del sector agroalimentario que ha perjudicado no solo a los productores, sino también a la población, porque dependemos del exterior tanto para nuestra alimentación como para los insumos de los propios productores. Nosotros apostamos por un modelo totalmente diferente y que se basa en los principios de la agroecología. Y eso es lo que estamos planteando en nuestra estrategia para el fomento de la soberanía alimentaria, la educación ambiental y la sostenibilidad del territorio en La Laguna.

¿Ve margen de mejora?

Hay margen de mejora y esta estrategia que he comentado quiere trabajar para que mejore no solo el sector primario, sino el sistema agroalimentario en su conjunto y la dieta de nuestra población, y que se garantice su soberanía y seguridad alimentarias. Tenemos cuatro líneas estratégicas dentro de dicho plan: la de gobernanza alimentaria; la de producción sostenible; la de comercialización, transformación y distribución agroecológica, y la de consumo consciente y responsable. En cada una de esas líneas estratégicas hay diferentes programas y acciones prioritarias que estamos poniendo en marcha.

Más allá del plano más técnico, se podría decir que la situación en el municipio de la agricultura y la ganadería...

No es buena, pero hay oportunidades que nos pueden permitir su revitalización y que tenemos que aprovechar.

¿Y la pesca cómo se encuentra en la actualidad?

Tenemos pocos pescadores en el municipio. Hay una cofradía y prácticamente la totalidad de lo que pesca se vende a través del sector de la restauración. La covid le ha afectado gravemente ante esa dependencia de la restauración, y por eso en su momento le facilitamos la venta llevando el producto a la calle y acercándolo a la población. No tenemos pescaderías, salvo en el Mercado Municipal y poco más. Hay un trabajo bonito que hacer para fomentar la pesca tradicional y vinculada a la Reserva Marina y de Interés Pesquero de Anaga, que queremos que se ponga en marcha a la mayor brevedad posible.

¿Cuáles son en la actualidad los principales retos?

El reto es visibilizar y fomentar la agroecología, que es una disciplina científica, un conjunto de prácticas y un movimiento social. Permite aprovechar los recursos locales para producir de forma orgánica disminuyendo los costes de producción y vendiendo dicha producción a través de canales cortos de comercialización, con un máximo de un intermediario, para aumentar los ingresos con precios justos al consumidor.

¿En qué medida hay jóvenes en la actividad?

Hay muy poco relevo generacional. Tenemos que trabajar en este tema, sobre todo mejorando la formación y acompañando al emprendimiento con asesoramiento técnico en campo de tal manera que cualquier joven que quiera emprender no se quede solo una vez que reciba la formación. Y que sea una instrucción basada en los principios de la agroecología.

¿El sector primario sigue arrastrando una consideración social algo baja?

Yo percibo que sí, y en eso se tiene que producir un punto de inflexión. Es un sector esencial, produce alimentos, necesitamos comer todos los días y la agricultura, la ganadería y la pesca, como cualquier otro sector productivo, requiere esfuerzo y mucho trabajo. Se trata de un ámbito que, si es viable económicamente, es muy atractivo, porque en sí mismo es atractivo. Campañas de promoción de los productos locales como las que estamos viendo en las que se pinta al agricultor o ganadero como a un pobrecito que no le puede dar salida a sus productos y que percibe un precio por debajo de los costes de producción, que no le permite vivir dignamente, no ayudan en nada. Los pequeños productores tienen la actitud, los conocimientos, la formación, el asesoramiento y el acompañamiento adecuados como para producir los alimentos sanos, frescos y de cercanía que necesita cualquier persona. Actualmente yo creo que la pobreza radica en el sistema agroalimentario que hemos construido y que está generando graves problemas de salud sobre la población.

«Me siento más satisfecho de haber iniciado el camino del Mercado del Nordeste»

¿En qué punto se encuentra el mercadillo que han promovido en el Nordeste?

El Mercado Agrario del Nordeste es uno de nuestros proyectos estrella en el área, porque uno de los factores limitantes que tiene el sector en la actualidad es la comercialización, y nosotros estamos trabajando para acortar la cadena de distribución, facilitar la venta de los productos locales y acercarlos a la producción. Y una forma de hacerlo es a través de la creación de mercados. La Comarca Nordeste tiene un potencial enorme para producir alimentos de cercanía, frescos y saludables, no solo para el consumo de la propia Comarca sino del Área Metropolitana. Productos frescos, frutas y hortalizas en su mayoría, que podrían cubrir un nivel de autoabastecimiento bastante importante. Ese mercado es una demanda histórica tanto de los consumidores como de los productores. Y nosotros hemos recogido el guante y estamos trabajando para ponerlo en marcha a la mayor brevedad.

¿Les queda mucho trabajo para tenerlo listo?

Ya se está trabajando en la redacción del proyecto, que se prevé que esté elaborado el próximo año. Tiene dotación presupuestaria e, incluso, el Ayuntamiento y el Cabildo de Tenerife estamos trabajando ya en dotar en los próximos presupuestos una partida para la ejecución de dicho mercado. En su segunda fase llevará la creación de una escuela de formación y emprendimiento agroecológico porque dispone, además, de unos terrenos rústicos que se podrían aprovechar para eso.

¿De qué se siente más satisfecho del trabajo de estos años?

De haber iniciado el camino hacia la creación del Mercado Agrario del Nordeste.

¿Y dónde hay todavía que avanzar?

Queda mucho camino por recorrer en muchos aspectos, especialmente en la formación de carácter agroecológico y en recuperar el conocimiento y los saberes campesinos e implementarlos con el conocimiento científico y los avances tecnológicos a favor de una agricultura sostenible. Hay que modernizar con criterios de sostenibilidad, dignificar el sector y favorecer el relevo generacional.

¿Cómo ha ido la iniciativa de llevar productos agroecológicos a los colegios?

Muy bien. Ha tenido una gran acogida. Esto puede crear una sinergia importante con un programa puesto en marcha hace ya años por el Gobierno de Canarias, como es Ecocomedores, que está trabajando con aquellos colegios que tienen comedor y cocina y con agricultores ecológicos para que la comida sea saludable gracias a la utilización de dichos productos.

Urbanismo habilitó un procedimiento de venta directa en las fincas a través de una web. ¿Ha sido viable?

Está en marcha. Con unos requisitos, cualquier productor puede solicitar la autorización para la venta directa en finca. De momento no se ha acogido un número grande, más bien reducido, pero es que también aquí falta la cultura de la venta directa en finca, que en esto los franceses nos llevan mucha ventaja.

Compartir el artículo

stats