Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan para proteger los restos guanches de El Becerril ya tiene un anteproyecto

El objetivo es preservar los restos aborígenes de la necrópolis localizada en la zona | El espacio entre Salud Alto-El Rocío y La Candelaria tendrá un centro de interpretación

El plan para proteger los restos guanches de El Becerril ya tiene un anteproyecto Domingo Ramos

Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de La Laguna sigue adelante con su proyecto para proteger los restos guanches de la necrópolis de El Becerril, en La Cuesta. La Concejalía ya dispone de un anteproyecto que localiza el futuro centro de interpretación en el barrio de Salud Alto-El Rocío, tal y como requería la moción aprobada por el Pleno lagunero el pasado mes de febrero, según informa la concejala Elvira Jorge. Ese recinto era uno de los puntos centrales de la iniciativa plenaria, en la que también sobresalía la idea de declarar bien de interés cultural (BIC) los enterramientos.

Jorge, de Avante La Laguna, apunta que se ha solicitado a la directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, María Antonia Perera, que sufrague la realización de prospecciones arqueológicas en dicha zona. «Desde la Concejalía de Patrimonio Histórico hemos organizado y mantenido reuniones con la presidenta y con personal del Organismo Autónomo de Museos del Cabildo de Tenerife (Museo de Ciencias Naturales de Tenerife y Museo Arqueológico de Tenerife), con quien hemos estado trabajando de forma muy fructífera», señala la edil, antes de añadir que se ha establecido contacto con el área de Patrimonio Histórico de la institución insular.

«El punto siete de la moción hacía referencia a que se ubicase el centro de interpretación lo más cercano posible al Barranco de Santos, en el barrio de Salud Alto-El Rocío, y se ha dado cumplimiento también a ese punto. Ya contamos con el anteproyecto que lo localiza ahí», resalta la máxima responsable del área local de Patrimonio Histórico. «Se sigue trabajando en dar cumplimiento a todos y cada uno de los distintos puntos que formaron parte del acuerdo plenario», expresa.

«Me encuentro contenta de los pasos que desde Patrimonio Histórico hemos impulsado para cumplir con los puntos que conformaban dicho acuerdo plenario», celebra. «Quiero dar las gracias a todos los cargos políticos y al personal de las distintas administraciones públicas señaladas, que se están implicando y trabajando desde hace meses para que el centro de interpretación pueda ser una realidad», manifiesta.

Mil metros cuadrados

El anteproyecto para la instalación planeada ha sido redactado por el arquitecto de Patrimonio Histórico Joaquín Galera y contempla una instalación de aproximadamente 1.000 metros cuadrados en suelo de propiedad municipal. «Se sitúa entre los barrios de Salud Alto-El Rocío y La Candelaria, junto al pequeño núcleo urbano existente a la altura del depósito municipal de agua», precisa Elvira Jorge. «El edificio se desarrolla en tres alturas, entre las cotas superior e inferior, garantizando en todo momento la accesibilidad peatonal con escaleras y rampas entre ambos niveles». El 85% de la superficie ocupada tiene uso y acceso público abierto.

Más en detalle, la entrada principal se produce al nivel de la acera superior, junto a la rotonda, mediante su prolongación a modo de terraza-mirador. En este nivel se ubicará una pequeña cafetería, así como las escaleras y rampas de acceso a la planta -1, donde se encuentra la entrada al oficialmente denominado Centro de Interpretación Arqueológica El Becerril (CIAB). Apoyada sobre la cubierta de ese pequeño establecimiento de hostelería se dispondrá de una superficie fotovoltaica suficiente para cubrir la demanda energética con la que contará el futuro edificio. La cafetería dispone de baños, cocina, un pequeño almacén y también un cuarto de baterías e instalaciones.

El CIAB posee dos plantas de altura, con un espacio vacío común a ambas. En la planta alta se sitúan la entrada, el mostrador de atención al público y la administración, y en la planta baja, los baños y una amplia dependencia independiente del resto de los espacios expositivos. Por último, el nivel inferior -3 coincide con la vía pública existente de acceso al núcleo urbano y su función aún no está totalmente definida. «La intención es que el edificio incorpore un ascensor panorámico de acceso al sendero que conduce al conjunto de cuevas, que podrán recorrer los visitantes, incluso aquellos con movilidad reducida», completa.

Modificación presupuestaria

Jorge también se detiene en que en julio se aprobó una modificación presupuestaria para realizar el encargo de la redacción del proyecto básico y de ejecución de este centro. Asimismo, sostiene que este recinto «es necesario para contribuir a recuperar la memoria de la existencia de la necrópolis de El Becerril –una de las más importantes descubiertas en la Isla de Tenerife–, acercar el conocimiento y difundir aspectos relacionados con la vida y la muerte de nuestra población prehispánica, los guanches, además de para poner en valor el enclave del Barranco de Santos, que posee también importantes valores geológicos, de la naturaleza, de su flora, fauna...». Y apostilla: «No podemos dejar que el cemento borre la memoria de nuestro pasado».

Entiende la concejala lagunera que Salud Alto-El Rocío y el barrio de La Candelaria conforman una zona «que debe contar con dotaciones que recuperen la historia que se les ha invisibilizado, y esta actuación contribuirá a hacerlo, al tiempo que servirá para ayudar a evitar la degradación de un lugar tan entrañable».

Compartir el artículo

stats